29 junio 2015

La clase media venezolana la mas afectada por el estallido estanflacionario

El empobrecimiento y ocaso de la clase media venezolana

El estallido estanflacionario ocurrido en Venezuela tiene un impacto diferente sobre la gente en función de su condición social. Se ha asumido que quienes son los mas afectados por procesos inflacionarios son aquellos que tienen, como medio de sustento, tan solo  un sueldo o salario fijo, ciertamente no pueden eludir la pérdida de poder adquisitivo, como aquellos con ingresos indexados con la inflación. No obstante, quienes pertenecen a la clase media y no tienen las facilidades de tiempo para la búsqueda de bienes y servicios escasos, ni para hacer en colas, tienen que recurrir a los mercados negros, donde la inflación es mayor, pues en esos mercados los precios se indexan con el llamado mercado paralelo del dólar. La clase media venezolana es la que mas se empobrece con el caos económico.

Un estallido estanflacionario asimétrico.

En nuestra anterior entrega “Estallido inflacionario, hiperinflacionario o hiperestanflacionario”, concluimos que ajustando la variación canasta básica del CENDA, en función de la variación del índice de escasez, podríamos alcanzar un lapso superior a tres años (2013, 2014 y 2015), con una inflación mayor a los tres dígitos, lo cual es un signo de hiperinflación. Por otra parte, un entorno como éste que presenta durante el año 2014, cuatro trimestres seguidos, con un decrecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), nos remite a un inminente estallido hiperestanflacionario.
En Venezuela, quienes pertenecen a la clase media, no tienen las facilidades para abandonar sus puestos de trabajo durante la jornada laboral e invertir tiempo en búsqueda y colas, para proveerse de bienes y servicios esenciales, en mercados populares, en MERCAL o en PDVAL. Tienen que recurrir a los gestores de la escasez, mejor conocidos en nuestro medio con el nombre de “bachaqueros”. Ahora bien cuál es el impacto en deterioro del poder adquisitivo para quienes tienen que compensar la penuria comprando a los gestores de la escasez. En las próximas líneas desarrollaremos una metodología para estimar el impacto inflacionario corregido por la escasez, para quienes no tienen acceso a los mercados populares y a los precios regulados.

Inflación ajustada por escasez para quienes compran en los mercados negros.

Para corregir el impacto de la inflación según la escasez para quienes no pueden invertir en tiempo para búsqueda y colas, se procederá de la siguiente manera:
Primera premisa: se supone que para quienes acuden a los gestores de escasez (bachaqueros), el precio al cual realizan las transacciones en el mercado negro, se ajusta con el deterioro de la tasa de cambio en el mercado paralelo (TCP). Ese deterioro alcanza en un año, a junio de 2015, un 468%, lo cual equivale a decir que desde Junio del 2014 a Junio del 2015, lo que se adquiere en el mercado negro tiene un impacto de alza de precios de 468%.
Clase_Media_Hiper1
Segunda premisa: lo que no se adquiere en los mercados negros se ajusta con la inflación (INF), como aproximación de la inflación, se ha utilizado el valor de la canasta básica (CB), formulada por el CENDA. Se evaluaron las series temporales mensuales, del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) y de la Canasta Básica del CENDA, desde el año Enero 2005 a Diciembre 2014, el análisis arrojó el siguiente resultado:
Clase_Media_Hiper2
El estimador para el índice de precios es:
INF = 685,612 + 0,55 * CB
La tabla de datos y estimaciones es la siguiente:
Clase_Media_Hiper3
Si se anualiza el valor de la Canasta Básica hacia delante, al final del 2015 alcanzará Bs 68.948, se puede hacer una predicción de 128 % de alza de precios en los bienes y servicios que se transan en mercados populares, MERCAL y PDVAL.
Tercera premisa: como no se posee información sobre el índice de escasez (IE) desde marzo 2014, utilizaremos como referencia una estimación en función de variables con las cuales la escasez guarda una significativa relación, ellas son: la liquidez monetaria ampliada (LM) y las Reservas Internacionales Netas (RIN). Se evaluaron series temporales anuales de los datos históricos desde el año 2003 al 2014, los niveles de relación entre esas variables se califica con los siguientes resultados:
IE = F(LM, LM)

Clase_Media_Hiper4

IE = 9,736+ 2,106-5 * LM + 3,272-10 * RIN *LM
La tabla de datos y estimaciones es la siguiente:
Clase_Media_Hiper5

Con los niveles de Reservas Internacionales Netas y de Liquidez Monetaria Ampliada, la escasez estimada alcanza 49%, la cual es la proporción que un clase media tiene que complementar en sus compras a través de los gestores de escasez.
Cuarta premisa: el impacto total (IT) en el deterioro del poder adquisitivo, se estimará como un promedio ponderado de la variación del valor de la canasta básica (VAR CB) y de la variación de la tasa de cambio en el mercado paralelo (VAR TCP) , según el índice de escasez (IE).
IT = VAR CB * IE + VAR TCP * (1-IE)
Clase_Media_Hiper6

Quien no recurre a los gestores de escasez, tiene tiempo para la búsqueda y para hacer cola es impactado con un 128% de inflación, quien se ve obligado a recurrir a los gestores de escasez sufre un impacto en su poder adquisitivo de 295% de inflación.

La clase media en Venezuela en un franco proceso de empobrecimiento.

La brecha que origina el efecto conjunto de la escasez y de los mercados negros, para la clase media (295% de inflación), se traduce en un impacto diferencial estimado, para el año 2015, de 130% adicional sobre la inflación que soportan quienes tienen el tiempo disponible para la búsqueda y espera en colas para aprovisionarse de bienes y servicios (128% de inflación esperada).

21 junio 2015

¿Estallido inflacionario, hiperinflación o hiperestanflación?

La hiperinflación, la hiperestanflación y los teólogos de Bizancio

Mientras los teólogos de Bizancio debatían sobre el sexo de los ángeles, los turcos otomanos cruzaron el estrecho del Bósforo, toman la casi totalidad de los Balcanes y se establecen en Constantinopla. Mientras nos ponemos de acuerdo sobre la existencia de la hiperinflación, hay un estallido de precios, cae la producción industrial, se difumina la capacidad para conocer el precio de los bienes y servicios, se entroniza el trueque, muchos bienes y servicios no se expresan en moneda nacional sino en dólares, se anticipan compras sin necesidad de uso o de consumo, los bienes muestran precios diferentes a lo largo de la geografía del país, pululan las colas y campea la escasez.

Hiperinflación.

En economía siempre hace falta alguna validación empírica de lo que sostiene como teoría, es una regla olvidada que quien enuncia una hipótesis debe presentar por una parte, los criterios de demarcación que permiten validar o refutar el enunciado y por otra, la evidencia que documente, en tanto no existan pruebas refutatorias, la tesis presentada.
En Venezuela, la información oficial existente hace difícil el trabajo del investigador, pero no imposible. El criterio que la mayoría de los economistas asume para calificar un estallido inflacionario con características de hiperinflación es el de un contexto con tres años seguidos con mas de 100% de inflación o de 12 meses continuos con mas de 50% de inflación.
Desde octubre de 2014 los organismos oficiales no suministran información sobre el índice de escasez y desde diciembre 2014 tampoco de publica información sobre el índice de precios. Sin embargo, un organismo no oficial el Centro de Documentación y Análisis para los trabajadores (CENDA) hace estimaciones mensuales sobre la canasta básica de los sectores populares, esas estimaciones las hemos evaluado estadísticamente, comparando su comportamiento con el del Índice Nacional de Precios Nacional de Precios al Consumidor (INPC) y resulta que correlacionan entre si con 99,3% de coeficiente de determinación (R2), es decir que el origen de ambas estimaciones es prácticamente el mismo, de modo que reconstruimos el INPC a partir de diciembre de 2014, hasta mayo 2015, y también estimamos la canasta básica para lo que resta del año. Los resultados son los siguientes:
INF_SUBY2

Fuente: Estimaciones propias efectuadas a partir de información del BCV y del CENDA

CB: Canasta Basica (CENDA). 2006-20014
INPC: Índice Nacional de Precios al Consumidor (BCV). 2006-2014
VAR CB: Variación del valor de la canasta básica
VAR INPC: Variación del INPC.
INF_SUB: Ínflación subyacente, es la inflación ajustada confoeme al índice de escasez.
Venezuela se encuentra inmersa en un sistema de control de precios, por lo que la inflación real debe ser ajustada por la escasez, si realizamos el ajuste encontramos que desde el 2013 tenemos un promedio anual superior a 100% de inflación, de modo que en nuestro caso ya nos podemos ocupar de los turcos pues hemos determinado el sexo de los ángeles.
INF_SUBY1

Hiperestanflación

Si hablar en Venezuela de hiperinflación genera polémica, mas aun debe provocar la palabra hiperestanflación. Este término se utiliza cuando una explosión inflacionaria se acompaña con un ciclo recesivo. El marcador de un proceso con estancamiento es de difícil documentación en Venezuela, no existen cifras sobre la coyuntura económica referida al crecimiento económico y tampoco sobre la desocupación actualizada para el año 2015.
INF_SUBY3


Si asumimos que existe una recesión cuando un país presenta dos trimestres consecutivos con decrecimiento del PIB, entonces nos encontramos en una situación recesiva, los datos mas recientes ofrecidos por el Banco Central de Venezuela son los siguientes:
Es una verdad de Perogrullo, porque un país de economía dependiente con un elevado componente importado, en sus procesos de manufactura, hace inevitable la caída de la actividad económica, en un ambiente de insuficiencia estructural de reservas internacionales.
El racionamiento en Venezuela puede ser observado con la evidencia que ofrece la presencia de colas y escasez en la mayoría de los centros de aprovisionamiento de bienes y servicios.
De modo que si aceptamos la existencia de hiperinflación, tendremos que aceptar la de la hiperestanflación: estancamiento con estallido inflacionario.

"We now have the worst of both worlds —not just inflation on the one side or stagnation on the other, but both of them together. We have a sort of stagflation situation". 17 de noviembre de 1965.
(Iain Norman Macleod, 1913-1970)

10 junio 2015

Entrevista en CNN Dinero: ¿Hiperinflación en Venezuela?

Entrevista en CNN Dinero: ¿Hiperinflación en Venezuela? 

El guión de la entrevista

 Enlace para ver el video ¿Qué es la hiperinflación?

La documentación sobre países en condición hiperinflacionaria, según el criterio de Phillip Cagan, de 100% de inflación contínua durante tres años solo aplica en dos casos Grecia y Nicaragua, la condición de 50% de inflación mensual por mas de 12 meses consecutivos aplica a solo 20 países. Sin embargo la tabla de Hanke-Krus, extiende el análisis a 56 países como integrantes de la historia de las hiperinflaciones del mundo. Venezuela no entra hasta ahora en ese grupo selecto, pero ha manifestando signos de un ciclo inflacionario de larga duración sin tendencia al equilibrio (mas de 28 años con inflación de dos dígitos), podemos estar cerca.

¿Qué hace pensar en un proceso hiperinflacionario?

En ausencia de información y con controles de precios y otras regulaciones, la atención debe centrarse mas en la forma como se manifiesta un hiperinflación o explosión inflacionaria, que en datos oficiales, esos signos son:
  • El bolívar deja de servir como medio de pago de muchos bienes y servicios.
  • Los precios de los bienes y servicios se presentan preferencialmente en moneda extranjera.
  • Hay aversión hacia el mantenimiento de saldos de dinero en efectivo y en cuentas bancarias.
  • No hay estadísticas oficiales sobre la inflación y la escasez.
  • Hay diferentes precios para un mismo bien en sitios diferentes.
  • No se consiguen los bienes que necesita.
  • Se realizan compras por encima de las necesidades por temor a escasez.
  • Los precios de los bienes aumentan significativamente cada mes.
  • Se recurre al trueque para aprovisionarse de bienes.
  • La presencia de colas para comprar bienes y servicios.

¿Dónde está el origen de las explosiones inflacionarias?

Por emisión inorgánica de dinero y también porque el dinero deja de ser orgánico. El dinero orgánico puede devenir inorgánico, bajo una caída de la producción y no por una simple emisión de dinero. En Venezuela podrían confluir ambos efectos, y de tener información oficial detectar una señal evidente de transición de una explosión inflacionaria a un estado de hiperinflación.

Ese momento de inicio del ciclo hiperinflacionario lo marcaría la insuficiencia del impuesto inflacionario como palanca del financiamiento del déficit fiscal, es el llamado efecto Oliveira-Tanzi [1].
El momento Oliveira-Tanzi cuando la recaudación fiscal se queda rezagada ante el acortamiento del ciclo inflacionario, de manera simple: se registra un impuesto inflado por la inflación, se recauda, se administra, y cuando se va a utilizar el recurso, el valor del destino del recurso ha cambiado de precios significativamente, con un efecto inducido de nuevo déficit.

¿Puede haber un impulso desde los aumentos salariales?

Parcialmente, al ser un componente de los costos, pero ninguna remuneración puede ser indexada por definición, en un 100% de la pérdida de poder adquisitivo. Solo queda para minimizar la pérdida de bienestar, reestructurar el presupuesto para reducir gastos y jerarquizar en orden de importancia lo que resta de poder adquisitivo. Lo que si es importante es asegurar un buen portafolio de activos inmunes a la erosión monetaria por inflación, para sobrevivir a la hiperinflación, es la mejor decisión.

¿El índice nacional de precios refleja la inflación?

La inflación en Venezuela medida a través del índice nacional de precios es la parte visible de un mal mucho mas profundo. Los controles de precios hacen que la inflación se desdoble en escasez y en un costo mayor por búsqueda y espera en colas para realizar cualquier compra. Desde hace meses no existe información oficial sobre los niveles de escasez, tampoco hay investigaciones sobre el costo social implícito en la búsqueda y espera en colas. El aumento de la liquidez monetaria, la paulatina reducción de las reservas internacionales netas y un riesgo país en alza, constituyen todo un cuadro de sostenimiento de la inflación.

¿Qué hacer?

Si la decisión de la empresa o del grupo familiar es defender la permanencia en el país afectado, hay que preparar un plan que permita la máxima capacidad de respuesta ante la adversidad, centrando la atención en el cuadrante estratégico del éxito: el de las fortalezas activas y las oportunidades que se presenten. Hay que proteger la integridad de la organización y del grupo familiar, adaptándose, recuperándose ante la fatalidad. Hay que crear un estado de lucha tenaz y perseverante, con disposición alentadora y acciones que permiten avanzar rompiendo paradigmas. Esa preparación debe cubrir hasta un máximo de 15 meses con posibilidades de duplicación de precios cada 30 días.

¿Cómo se entiende el sobrevivir a la hiperinflación?

A las empresas.
Hay que formular escenarios realistas para superar la duración y potencia de la explosión inflacionaria, algunas reglas que vale la pena considerar son: 
• Utilizar deuda si se cumplen las siguientes condiciones:
o Alto poder de negociación o condición de indispensabilidad real frente a clientes y proveedores (condición necesaria). 
o Si se tiene certeza de ventas reales (condición necesaria). 
o Cuando el rendimiento ponderado supera la tasa de inflación anticipada más el riesgo país (condición necesaria y suficiente), mas específicamente cuando el uso del financiamiento permite pagar el capital e intereses del préstamo.
• Acumulación estratégica de inventarios. Bajo regulaciones impidan la acumulación de inventarios, hay producir bajo acuerdos con el cliente final, para que pague directamente al proveedor las materias primas necesarias para productor. 
• Reducción del crédito y redefinición de cartera de productos y servicios. 
• Control de costos y sobre todo de los gastos superfluos, limitar todos los costos y gastos exclusivamente para mantener las operaciones. 
• Eliminar productos, servicios, equipos, maquinarias y recursos para reasignarlos en la producción de bienes y servicios de alto rendimiento. 
• Aumentar las ventas por cliente, la frecuencia y el desarrollo de nuevos mercados y canales.
A las Familias
• Convierta el dinero excedente, al financiamiento de las transacciones corrientes y de previsión, en activos con riesgo mínimo de perdida anticipada de capital, tales como joyas, oro y obras de arte. Si posee excedentes considerables, invertir en terrenos, en vivienda o en materias primas. Con altas tasas de inflación la deuda real, aunque no la nominal, disminuye con el tiempo, al ritmo que lo hace la inflación. 
• Aproveche las habilidades para producir bienes y servicios susceptibles de ser cambiados en el mercado por otros bienes y servicios duraderos. 
• Desarrolle su talento: capacítese, aprenda a hacer cosas nuevas, conozca las nuevas tecnologías. No desdeñe las ventas: son una fuente de riqueza. 
• Establezca un riguroso presupuesto y cúmplalo. 
• Evite realizar compras como forma de entretenimiento, distinga entre necesidad y deseo. 
• Manténgase saludable. Las enfermedades cuestan dinero. Pónganse a dieta, baje de peso, haga ejercicio, bajen el consumo de cigarro, bajen el del alcohol. 
• Contribuya con el rescate del capital social a través de la creación y participación en redes sociales donde se comparta información y se puedan establecer reglas recíprocas de trueque solidarios.

Trueque o innovación frugal

No debe interpretarse que se sugiere como práctica de política pública el trueque, es mas bien su presencia una señal de explosión inflacionaria. No obstante, en economías con limitaciones materiales, puede en conjunción con el uso de las redes sociales, transformarse en una práctica de acercamiento de oferta y demanda, con reducción de costos de transacción, de modo que se constituye en una innovación frugal que no podría ser calificada de trueque arcaico.
Es el caso de las redes sociales en Venezuela, que reducen los costos de búsqueda, de colas compartiendo información e inventarios que transan luego bajo reglas sencillas por intercambio, por ejemplo, se establece como valor de cambio el precio de venta al público, en independencia del precio al cual fue adquirido por el poseedor del mismo.

¿Cuáles acciones y principios deben orientar las decisiones bajo hiperinflación?

Acciones
• Buscar oportunidades en la adversidad. 
• Hacer más con menos. 
• Pensar y actuar con flexibilidad. 
• Simplificar los procesos de creación. 
• Incluir el excedente en el valor de la producción. 
• Actuar con sentimiento.
Principios
• Asumir la frugalidad como principio: añadir más valor para los emprendedores, los consumidores y la empresa con menos recursos económicos, naturales y tiempo. 
• Actuar con Ingeniosidad: facilitar espacio para la improvisación. 
• Orientar las actividades hacia la inclusión: hacer que el producto o servicio, incluyendo los márgenes, sea accesible al consumidor. Pensar de manera inclusiva en el consumidor desde la fase de diseño.
“Es mas responsable guiar a la gente que provocar pánico anunciando catástrofes, es mejor mostrar como enfrentar un incendio en la sala de cine, que gritar incendio y que la gente muera apisonada o atropellada buscando una salida instintiva.”
Notas bibliográficas

07 junio 2015

Entrevista en el Foro Dominical en "El Carabobeño": Con la hiperinflación perdemos todos

Con la hiperinflación perdemos todos

image
Foto Fernando Aguirre
Dhameliz Díaz
ddiaz@el-carabobeno.com
“El problema es más serio que ese”. El economista Francisco Contreras se deslinda. No es el asunto, acusar de dolarización de la economía porque está siendo autorizada una automotriz para vender vehículos en el signo monetario del "Imperio Norteamericano". “Es inevitable. El acuerdo con la Ford no le está quitando un solo dólar a las reservas internacionales, sino las blinda, en un país que importa todo”.
Especialista en prospectiva, baraja estadísticas colocándolas en escenarios posibles despojadas del azar. Destapa: Hiperinflación, alerta en rojo la que estará definiendo el juego económico. ¿Las señales? “Los precios se duplican mes a mes. Disminuye entre 11 y 45% la capacidad de comprar en cantidades. Se busca eliminar saldos en bolívares, preferencia del pago de la deuda en dólares. Comprar aunque no se necesite, acumular, para proteger el patrimonio. Los precios referenciales son en dólares, porque los bienes cuestan diferente en cada lugar. Y la gente vive en una angustia por tener bolívares en el banco aunque sea poquitico, porque no será suficiente cuando lo necesita. Comienza a funcionar el trueque, síntoma de la fase pre-hiperinflacionaria”.
“Con la inflación un gobierno puede ganar, pero con la hiperinflación, pierde todo el mundo. Los impuestos que se recaudan hoy no alcanzarán ni para ejecutar las obras presupuestadas dos meses atrás. ¡Los gobiernos implosionan! La única manera de salir del paso es emitiendo dinero inorgánico, que agravará el problema”.
¿Aturdidos? Puede haber identificado estas señales en la economía personal, familiar o mostrándose ante sus ojos en la empresa donde trabaja. “En la historia económica del mundo se han registrado 56 casos de hiperinflación. El promedio de duración está entre 8 y 15 meses”. Silencio.
¿Entre 8 y 15 meses de agonía?, la pregunta quedada.
“Tienen que aplicarse medidas ahora. Es inevitable”. (Cálculo político. Relacione tiempo con las elecciones en puerta). “Frenar la emisión de dinero inorgánico y el déficit fiscal, el golpe que recibe la economía es equivalente a un electroshock. Inmediatamente se necesitará ayuda de financiamiento externo, condicionado a la eliminación de las regulaciones”.

"La dolarización de la economía busca corregir la irresponsabilidad de los gobiernos que imprimen dinero inorgánico, financian el déficit fiscal poniendo la maquinita del Banco Central a imprimir dinero; pero si se hace una dolarización, sin ajustes institucionales y eliminación de regulaciones perversas, los males se reproducirán en dólares"
¿Se puede esperar entre 8 y 15 meses más?
- Es el plazo que la historia económica dice que dura un estallido hiperinflacionario. Y no es mucho tiempo, tenemos 28 años con inflación de dos dígitos.
Alejado del pelotón de los economistas en el ruedo político, la academia es su principal escenario, aunque por estos días CNN lo trajo a la diatriba pública. ¿Controversial? ¿Polémico? “Tal vez... Es una tendencia humana, sostengo que no solo los gobiernos son culpables, hay una responsabilidad cívica de los venezolanos de los acontecimientos que suceden en el país”.
¿Qué somos responsables de la hiperinflación a la cual estamos en puerta? (Pregunta exacerbada)
-Bueno, bueno... se mueve con paciencia como atajando la emocionalidad engatillada. “Unos más otros menos. La abstención por ejemplo, es uno de los mayores enemigos cívicos para la alternabilidad en el poder.
O sea, un economista que se me pone hablar de política
-Los hechos de la vida son tan políticos, que la gente prefiere escuchar lo que quiere y no las verdades amargas de la realidad que no satisfacen. La hiperinflación es la respuesta terminal del mercado frente a la mala política pública, que existe debido a los patrones culturales de la sociedad. ¿Acaso Hitler llegó solo al poder en la república alemana? Creo que es hora que los líderes políticos enseñen a la gente que no se puede hacer un país sin trabajar, pidiéndole al Gobierno que le de la casa y le regale todo.
Dolarización, no... Por ahora
Permitir el financiamiento del componente importado de las ensambladores liberando en el país la venta de vehículos en dólares, “parece un exabrupto, pero yo te diría que se está ‘bolivarizando’ la economía, porque no salen de las reservas internacionales de Venezuela, sino de las posesiones en divisas de los particulares. Vamos a decirlo así: El vehículo llega al país, paga arancel de 45%; más 1% de tasa aduanera que hay que multiplicar por 12% que es el IVA, más 15% de impuesto al lujo. Cada vez que se trae un vehículo, el Estado se queda con una gran proporción de su valor. Aporta divisas, no las quema”.
Harina de otro costal. “¿Por qué unos venezolanos tienen más facilidades que otros para conseguir las cosas? ¿Ha sido gratis? me pregunto. Énfasis en ‘facilidades y conseguir’. No ahondaré mucho en el tema, la censura en Venezuela es grande”. Imagine pues. La carpeta para la nacionalización de la mercancía se movería veloz para la firma sobre dólares, conseguir el carro o le den la tarjeta del banco del Estado para viajar... “El costo de todas esas gestiones, de delegar aquellas actividades que inciden en su actividad, por ejemplo el precio por un puesto en la cola para adquirir la batería o los cauchos (tema de economía institucional) será en dólares. Entran en la economía los incentivos perversos, que no se convierte en producción de bienes y servicios... Es una de las patas del trípode de donde se mueve la economía. La micro economía y la macroeconomía, las otras dos. “Está prohibido, es verdad, pero al hacer el análisis costo beneficio, el gestor abultará la prima para cubrir las posibles consecuencias de ser sancionado. ¿Lo ves? Eso es micro economía”.
Una economía paralela, atino a decir
-Sí, eso es el mercado negro. Sobre el cual puede sustentarse este sistema político para someter a la población
-También puede ser...
(Desasosiego, me muevo incómoda en el confortable sofá. Aparecen los pensamientos. La inflación acorrala, la escasez somete, no hay revisión salarial que compense, peor aún, peligra el puesto de trabajo).
-Pero fíjate, la venta de vehículos en dólares puede destrozar un mercado negro donde el Estado está perdiendo porque no cobra impuestos.
¿El mercado negro en auge puede ser la pata de la microeconomía en el cual se monte este modelo político “autoritarismo competitivo” para mantenerse en el poder?
-Sí, pero con un enorme costo social que se está pagando en inflación, en escasez e inseguridad.

¿Qué hacer en un escenario hiperinflacionario? Tercera Parte (Francisco J Contreras M)

Extracto

¿Qué hacer en situaciones de hiperinflación? Se presenta una propuesta sin conjeturas sujetas a refutación, a través de una partecita de historia de un venezolano, cuya vida sigue igual, con altos y bajos, ahora mas bajos que nunca, pero sujetando el destino con sus manos y con un sentimiento en su humanidad, que le permiten una supervivencia con limitaciones materiales, pero llevando su existencia con dignidad, sin jamás arrastrarla. Es una manera de hacer frente a un escenario de hiperinflación o de explosión inflacionaria, es la innovación frugal, cuyos lineamientos son [1]:

  • Buscar oportunidades en la adversidad.
  • Hacer más con menos.
  • Pensar y actuar con flexibilidad.
  • Simplificar los procesos de creación.
  • Incluir el excedente en el valor de la producción.
  • Actuar con sentimiento.

¿Hiperinflaciones o explosión inflacionaria?

Resumiendo nuestro discurso de la primera y segunda entrega, la hiperinflación o explosión inflacionaria no constituye una enfermedad en si, sino la manifestación de muchos males que proceden esencialmente de la debilidad institucional de un país. Tomamos como referencia los criterios de Phillip Cagan y luego procesamos la información mejor documentada y susceptible de procesamiento estadístico y encontramos paradojas:

  1. La documentación sobre países en condición hiperinflacionaria, según el criterio de Phillip Cagan, de 100% de inflación contínua durante tres años solo aplica en dos casos Grecia y Nicaragua, la condición de 50% de inflación mensual por mas de 12 meses consecutivos aplica a solo 20 países. Sin embargo la tabla de Hanke-Krus, extiende el análisis a 56 países como integrantes de la historia de las hiperinflaciones del mundo.  Venezuela no entra hasta ahora en ese grupo selecto, pero ha manifestando signos de un ciclo inflacionario de larga duración sin tendencia al equilibrio (mas de 28 años con inflación de dos dígitos)[2].
  2. La hiperinflación o explosión inflacionaria, en ausencia de data oficial sobre escasez e inflación puede evaluarse a través de la tabla propuesta en mi primer escrito. Asumimos un contexto hiperinflacionario o explosivo de la inflación cuando se manifiesta de manera conjunta y extrema la aparición de los siguientes signos:
    • El bolívar deja de servir como medio de pago de muchos bienes y servicios.
    • Los precios de los bienes y servicios se presentan preferencialmente en moneda extranjera.
    • Hay aversión hacia el mantenimiento de saldos de dinero en efectivo y en cuentas bancarias.
    • No hay estadísticas oficiales sobre la inflación y la escasez.
    • Hay diferentes precios para un mismo bien en sitios diferentes.
    • No se consiguen los bienes que necesita.
    • Se realizan compras por encima de las necesidades por temor a escasez.
    • Los precios de los bienes aumentan significativamente cada mes.
    • Se recurre al trueque para aprovisionarse de bienes.
    • La presencia de colas para comprar bienes y servicios.
En las condiciones referidas y asumiendo esos criterios, nuestro país presenta al menos, un contexto de explosión inflacionaria.

Simplificación ante la inflación y la escasez

El transito obligado de un país rentista a un país creador de riqueza pasa por asumir dos principios de claves para países con severas limitaciones de recursos: la innovación frugal y la generación y aprovechamiento de las externalidades positivas.
Un mundo bajo limitaciones, y mas en situaciones extremas como la inflación galopante, explosión inflacionaria o la hiperinflación, requiere del ciudadano frugalidad, ingeniosidad e inclusión, mas específicamente:

  • Asumir la frugalidad como principio: añadir más valor para los emprendedores, los consumidores y la empresa con menos recursos económicos, naturales y tiempo.
  • Actuar con Ingeniosidad: facilitar espacio para la improvisación.
  • Orientar las actividades  hacia la inclusión: hacer que el producto o servicio, incluyendo los márgenes,  sea accesible al consumidor.  Pensar de manera inclusiva en el consumidor desde la fase de diseño.

Sobreviviendo a la explosión inflacionaria

Sin la carga de la necesaria prueba del discurso académico, nos adentramos en los retazos de vida de la gente en Venezuela, de experiencias a partir de las imágenes de Benjamín Osorio un adulto mayor, con sus 87 años, en un geriátrico merideño, sin recursos y olvidado por la vida. Buscó su oportunidad en la adversidad.
2015-06-03 19.09.44
El personaje no posee conocimiento formal de economía, pero ante los avatares de esta encrucijada, decidió detrás del geriátrico, y solito, hacer lo que de joven hizo hasta su eternidad: sembrar. Como lo quisieron Alberto Adriani y Arturo Uslar [3]. La diferencia solo tiene sus callosas manos y el sentido de vida en su corazón. Deambulando por las calles se encontró con centros de enseñanza de la ciudad, allí observó desechos sin utilidad para la educación formal, pero llenos de oportunidades para transformar esas cajas  en semilleros, así crea un pequeño huerto y rescata no solo lo que se consideró inservible, se reencontró a si mismo con las capacidades que tuvo, que creyó perdidas y que ahora toman nueva vida. Hizo mas con menos.
A escondidas lo hizo para comer y compartir con otros mayores, lo que en este país se le niega después de tanto trabajar. Él lucha frente a la cercanía de una explosión inflacionaria, no debate bizantinamente si es una hiperinflación u otra cosa, él ha decidido quedarse, desconoce lo que es irse. Pensó y actúo con flexibilidad.
Todo está en una imagen, como dijo Ernst Friedrich Schumacher, "Lo pequeño es hermoso" [4], es un huerto de pocas cosas, creadas desde la simplificación de complejidad, orientado hacia la necesidad mas que hacia el deseo. Todo se mantiene simple.  Es la búsqueda permanente de oportunidades que reducen y hasta eliminan los procesos no esenciales, los cuales deben ser externalizados [5] a agentes capaces de realizarlos con garantías suficientes y a un bajo costo.
2015-06-03 19.09.57
De paso a paso, Benjamín produjo mas de lo necesario y pudo intercambiar el excedente por semillas en el Mercado Municipal de la ciudad, llevó cilantro, albahaca y lo que muestra la imagen a los hogares vecinos, y obtuvo mas recursos, y diversificó algo mas su pequeño huerto. Su trabajo genera excedentes, su actividad incluye márgenes.
A Benjamín lo tienen por loco, y es que quienes aman lo que le rodea, hablan con la naturaleza, y él lo hace con las maticas, es la locura de amar. Muestro la foto de su sembradío y también su conversación con las plantas que cultiva. Asume sus tareas, las hace con sentimiento.
Es la sabiduría de la simplificación de los procesos de la cotidianidad, es una propuesta diferente fundada en:

  • Escala: Lo importante es conseguir muchos nuevos clientes, alrrededor de muchas pequeñas unidades productivas.
  • Margen: El margen que deja cada cliente es muy corto, pero suficiente para asegurar el incentivo al emprendedor, sustentabilidad y capacidad de replicación.
  • Procesos: Los procesos de llegada al cliente deben ser muy ligeros y flexibles, con bajos costos de transacción.

Notas bibliográficas

[3]: Arturo Uslar Pietri. (1936). Sembrar el Petróleo. Ahora. Año 1. No.183, Venezuela.
[4]  Schumacher, E. F.; Small Is Beautiful: Economics As If People Mattered : 25 Years Later...With Commentaries (1999). Hartley & Marks Publishers ISBN 0-88179-169-5
[5] El tema abarca dos aproximaciones, una la económica: externalidades (positivas) son aquellas actividades que afectan a otros para mejorar, sin que éstos paguen por ellas o sean compensados. La otra aproximación organizacional: es la que considera a las externalidades como  la delegación de los servicios de procesos próximos al núcleo del negocio pero no relacionados con la actividad productiva en si.

¿Qué hacer en un escenario hiperinflacionario? Segunda Parte (Francisco J Contreras M)

Extracto
¿Qué hacer en situaciones de hiperinflación? Este escrito va dirigido a quienes toman la decisión de quedarse en el país, la tarea no es fácil pero es posible sobrevivir. Los estados de explosión inflacionaria se han caracterizado históricamente, por tener una duración máxima de 15 meses con duplicación de precios cada 30 días, la mayoría de los países que han sufrido ese transe se han recuperado y mas nunca han permitido que la irresponsabilidad gubernamental y  la carencia de cultura cívica permita la elección de malos gobernantes con propuestas demagógicas. Hay que estar alertas pues están presentes los signos que anticipan una escalada de precios de naturaleza explosiva.

Las hiperinflaciones en el mundo

Es importante en la formulación de estrategias frente a situaciones de explosión inflacionaria o hiperinflación, tener una idea cuantitativa de la magnitud y duración de esos eventos, porque un contexto de esa naturaleza no puede tener larga permanencia, a menos que una sociedad decida su destrucción, a la larga el mercado obliga a los gobiernos irresponsables a deponer su fatal arrogancia[1].
En nuestro país, esa fatal arrogancia se manifiesta a través de las acciones de política pública, bajo la creencia de que se posee toda la información necesaria para asegurar buenas decisiones, con el propósito de someter al mercado, por la vía de regulaciones arbitrarias y controles de todo tipo de variables resultado: precios, tasa de cambio, salarios, costos.
No solo la fatal arrogancia consiste en querer maniatar al mercado, es también creer que los gobiernos pueden extender como quieran su capacidad de gasto y de emisión de dinero inorgánico. El mal mayor no solo consiste en esas veleidades de naturaleza macroeconómica, es que las regulaciones al margen de su análisis de impacto sobre el mercado dan lugar a todo tipo de ineficiencias que lejos de agregar valor lo destruyen, porque resulta mas fácil la apropiación de renta fortuita con el comportamiento oportunista y aprovechador de las regulaciones, que producir bienes y crear servicios con el esfuerzo emprendedor.
Cuando las sociedades se vuelven cómplices y alcahuetas de gobiernos irresponsables y les aúpan en sus desafueros económicos, construyen la hoja de ruta de la situación terminal de la arrogancia: la hiperinflación. Hiperinflación, que en la mayoría de los casos, es el mas grande escarmiento social que pone fin a los males públicos de gobiernos irresponsables y a la insensatez cívica de los pueblos[2].
Para tener una aproximación sobre los signos de procesos de explosión inflacionaria, nos hemos servido de un trabajo realizado por Steve Hanke[3], autor de muchos trabajos sobre el tema. El trabajo del profesor Hanke persigue evaluar los procesos hiperinflacionarios utilizando el enfoque del profesor Phillip Cagan, ya citado en nuestro trabajo anterior[4]. Hemos efectuado una traducción libre, reconstruyendo parte de la tabla con los datos estadísticos originales. Esos datos los someteremos a evaluación estadística, de manera que podamos identificar la duración del proceso y lapsos de duplicación de la inflación.

Tabla I: La tabla de Hanke-Krus sobre la hiperinflación en el mundo

Hipertablahenke
Fuente: Steve H. Hanke and Nicholas Krus (2012) "World Hyperinflations", Cato Working Paper no. 8, August 15. Forthcoming in: Randall Parker and Robert Whaples (eds.) (2013) The Handbook ofMajor Events in Economic History, London: Routledge Publishing. (expected publication date: Summer 2013).

Estadística descriptiva con base en la duración en días de los eventos hiperinflacionarios

hiperest1

Estadística descriptiva con base en el tiempo de duplicación en horas de los eventos hiperinflacionarios

hiperest2

Límites al 95 % de confianza de duración y tiempo de duplicación de un proceso hiper-inflacionario

hiperest3

¿Qué hacer?

Si la decisión de la empresa o del grupo familiar es defender la permanencia en el país afectado, hay que preparar un plan que permita la máxima capacidad de respuesta ante la adversidad, centrando la atención en el cuadrante estratégico del éxito: el de las fortalezas activas y las oportunidades que se presenten. Hay que proteger la integridad de la organización y del grupo familiar, adaptándose, recuperándose ante la fatalidad. Hay que crear un estado de lucha tenaz y perseverante, con disposición  alentadora y  acciones que permiten avanzar rompiendo paradigmas. Esa preparación debe cubrir hasta un máximo de 15 meses con posibilidades de duplicación de precios cada 30 días.

A las empresas.

Hay que formular escenarios realistas para superar la duración y potencia de la explosión inflacionaria, algunas reglas que vale la pena considerar son:

  • Utilizar deuda si se cumplen las siguientes condiciones:
    • Alto poder de negociación o condición de indispensabilidad real frente a clientes y proveedores (condición necesaria).
    • Si se tiene certeza de ventas reales (condición necesaria).
    • Cuando el rendimiento ponderado supera la tasa de inflación anticipada más el riesgo país (condición necesaria y suficiente), mas específicamente cuando el uso del financiamiento permite pagar el capital e intereses del préstamo.
  • Acumulación estratégica de inventarios. Bajo regulaciones impidan la acumulación  de inventarios, hay producir bajo acuerdos con el cliente final, para que pague directamente al proveedor las materias primas necesarias para productor.
  • Reducción del crédito y redefinición de cartera de productos y servicios.
  • Control de costos y sobre todo de los gastos superfluos, limitar todos los costos y gastos exclusivamente para mantener las operaciones.
  • Eliminar productos, servicios, equipos, maquinarias y recursos para reasignarlos en la producción de bienes y servicios de alto rendimiento.
  • Aumentar las ventas por cliente, la frecuencia y el desarrollo de nuevos mercados y canales.

A las familias

  • Convierta el dinero excedente, al financiamiento de las transacciones corrientes y de previsión, en activos con riesgo mínimo de perdida anticipada de capital, tales como joyas, oro y obras de arte. Si posee excedentes considerables, invertir en terrenos, en vivienda o en materias primas. Con altas tasas de inflación la deuda real, aunque no la nominal, disminuye con el tiempo, al ritmo que lo hace la inflación.
  • Aproveche las habilidades para producir bienes y servicios susceptibles de ser cambiados en el mercado por otros bienes y servicios duraderos.
  • Desarrolle su talento: capacítese, aprenda a hacer cosas nuevas, conozca las nuevas tecnologías. No desdeñe las ventas: son una fuente de riqueza.
  • Con respecto al presupuesto familiar [5]:
    • El cambio de automóvil, de las prendas de vestir o el celular que querías adquirir deberá ceder terreno ante el pago de deudas, renta o hipoteca, educación y la adquisición de alimentos.
    • Los ingresos extraordinarios por concepto de aguinaldos, bonos, etcétera, es preferible resguardarlos para hacer frente a imprevistos y urgencias. Tenga en mente los verdaderos ingresos mensuales.
    • A partir de esto, empezar a desglosar o escribir cuáles son las necesidades básicas y los productos que se acostumbran comprar con regularidad cada mes.
    • Habrá aumento de la inflación, por lo cual los precios de numerosos bienes, incluyendo bienes de la canasta básica, subirán de manera considerable, sobre todo aquellos que se importan, y debemos recordar que este país importa demasiados bienes, por lo cual deben programarse los gastos y hacer un presupuesto para así disminuir el impacto de la crisis en nuestro hogar.
    • Ser disciplinado, esto es, no gastar más de lo debido, respetar el presupuesto mensual.
    • Revisar los gastos familiares y reducir lo no imprescindible. No gastar en cosas que no sean de primera necesidad, ahorrar lo más posible, esto se hace aun más importante por la incertidumbre que existe actualmente. Promover la moderación en los gastos.
    • Jerarquizar los gastos a ejecutar durante el periodo que comprende el presupuesto familiar.
    • Analizar si el gasto que se realizó se adecuó al presupuesto con el que se contaba. Además, puede irse ajustando el presupuesto conforme se tenga más focalizados los gastos.
    • Planificar la recreación familiar en conjunto y no un plan para cada miembro.
    • El verdadero problema: no es cuánto dinero tienes, sino cuánto tiempo puedes vivir sin trabajar.
    • No ceder ante la tentación de ofertas, reducen tus ingresos y generan pagos de interés (si además te endeudas).
    • Pague todas las deudas que pueda, al contrario, para los créditos hipotecarios a tasa fija en este momento es mejor no adelantar pagos, sino ahorrar el dinero correspondiente. No dejen de pagar a tiempo sus casas. Es su patrimonio más importante.
    • Evite realizar compras como forma de entretenimiento, distinga entre necesidad y deseo.
  • Manténgase saludable. Las enfermedades cuestan dinero. Pónganse a dieta, baje de peso, haga ejercicio, bajen el consumo de cigarro, bajen el del alcohol.
  • Contribuya con el rescate del capital social a través de  la creación y participación en redes sociales donde se comparta información y se puedan establecer reglas recíprocas de trueque solidarios.
  • Comentar todo esto con su familia, es importante que sus parejas y sus hijos lo entiendan.

Notas bibliográficas
[1] Hayek, F. A. (1990). The Fatal Conceit: The Errors of Socialism. London: Routledge.

[2] http://www.liberalismo.org/articulo/124/19/arrogancia/fatal/reconsiderada/

[3] Steve H. Hanke and Nicholas Krus (2012) “World Hyperinflations”, Cato Working Paper no. 8, August 15. Forthcoming in: Randall Parker and Robert Whaples (eds.) (2013) The Handbook of Major Events in Economic History, London: Routledge Publishing. (expected publication date: Summer 2013).

http://climateerinvest.blogspot.com/2012/10/great-hyperinflations-of-past-220-years.html

[4] Phillip Cagan, The Monetary Dynamics of Hyperinflation, in Milton Friedman (editor), "Studies in the Quantity Theory of Money", Chicago, University of Chicago Press (1956).

[5] Rivers, Patrick (1986). Vivir Mejor con Menos. Cuatro Vientos Editorial. Santiago de Chile