11 abril 2010

Primer trimestre del año en Venezuela: inflación, recesión y racionamientos

Periódicamente realizo modificaciones en la tabla de ajuste por inflación, en la medida que el Banco Central de Venezuela publique estadísticas sobre el Índice Nacional de Precios (INP).

Luego de tres meses del año 2010, hemos convenido en corregir nuestra predicción sobre la inflación para el presente año en 4,43 hacia abajo, de 34,53% a 30,10%, esta modificación es de naturaleza econométrica, pues es producto de la aplicación de herramientas estadísticas de análisis de series temporales de datos publicados por el Banco Central de Venezuela. No contiene juicios de valor, ni es producto de la consideración de escenarios a partir de expectativas de lo que pueda o no hacer el Gobierno en materia de política económica.

La inflación de Venezuela se encuentra entre las más altas del mundo, en un ciclo global donde apenas se está saliendo de una crisis de naturaleza recesiva (precios estables con tendencia a la baja con algunos señales de recuperación), el caso venezolano se sale del patrón de la economía global, con una fuerte caída del PIB en los últimos trimestres y crecimiento de la liquidez monetaria, lo cual condiciona un estado de inflación con recesión. Así cuando la economía mundial muestra signos de recuperación para la venezolana es todo lo contrario.

En los medios y en la calle cada vez que mostramos nuestros análisis la gente nos manifiesta que la inflación es mayor que la registrada por el BCV, creemos que no es así. La conducta humana tiende a exagerar la magnitud de la inflación por dos razones: una mediática producto del estado de confrontación y polarización política de más de diez años, otra, emocional pues desde más tiempo todavía, desde el decenio de los ochenta, el venezolano ha venido soportando de manera continua un estado de inflación que nunca termina. El venezolano tiene razón en pensar que la inflación es alta, de hecho lo es, pero las cifras mensuales son correctas en términos de los procedimientos de recolección estadística, se hace conforme a las prácticas universales para tales efectos.

Lo que sí es novedoso es que desde el momento en que el Gobierno realizó el último ajuste cambiario, es que los más afectados son los que tienen que dedicar una mayor proporción de sus ingresos al gasto en alimentación: los pobres y la clase media baja. Seguimos pensando que la clase media en general ha sido la más perjudicada por la inflación durante estos últimos diez años, ahora le toco también a los pobres. No se debe interpretar que los otros estratos son inmunes al alza de precios; a la inflación no le gana casi nadie, el único favorecido con la inflación es el Gobierno y más cuando posee la fuente generadora de divisas. Para el Gobierno la inflación es más recaudación tributaria y más recursos cuando se ve obligado a efectuar ajustes cambiarios, en fin más recursos para gastar.

Creemos que hay una responsabilidad compartida por parte de todos los venezolanos en las gestiones gubernamentales de los últimos treinta años, de manera reiterada en cuanto proceso electoral se sucede el venezolano ha votado por la oferta electoral más populista, por la que ofrezca más dadivas, más asistencialismo, no por la que le invita a trabajar y a hacer algo por este país. Pareciera que lo que más gusta en este país es que no funcionen las instituciones. No escapa ninguna institución donde existan elecciones, se prefiere la conchupancia, el contubernio, la componenda y la perpetuación en el poder.

La historia, como todas, ha sido escrita por los vencedores, sin embargo permite ver entre sus intersticios verdades inobjetables como la que en la vida republicana de este país únicamente el Gobierno de Medina Angarita tuvo una verdadera y autentica propuesta de fortalecimiento institucional, que lamentablemente un suceso fortuito como la enfermedad de Diógenes Escalante dio al traste. Fue el único proyecto de país que no partió de la destrucción de lo existente, sin presos políticos, en libertad.

Un trimestre donde los augurios pueden ser oscuros, piense usted en lo siguiente:

  • Más liquidez monetaria;
  • Estabilización de precios del petróleo;
  • Racionamientos;
  • Insuficiente aprovisionamiento de divisas
  • Momento electoral;

Por un lado más demanda y por otro una oferta con complicaciones para responder al mercado. Saqué usted mismo sus conclusiones.

En este enlace puedes descargar tabla de ajuste por inflación con los nuevos valores: http://www.franciscocontreras.com.ve/Archivos/Tabla%20de%20reexpresi%c3%b3n.exe

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Inocencio T Sánchez B
http://www.inosanchez.com

“Esa predicción o proyección de la inflación 2010 en 30,1% es sumamente baja. Basta considerar que tuvimos una devaluación cuyo promedio ponderado es alrededor de 75%. Por eso, mi predicción no baja de 45% real y 38-39% manipulada. Los efectos de la devaluación y de los cambios de precios en los renglones regulados se empezaran a ver en el segundo trimestre.”

Francisco J Contreras M dijo...

Como lo manifiesto en mi escrito son predicciones eminentemente econométricas elaboradas a partir de la información oficial, si tuviese otra lo evaluaría. Te comento que en muchas ocasiones he propuesto a gente vinculada a las diferentes cámaras empresariales formular un indicador alterno al del BCV, como los llevados por el CENDA con respecto a la canasta básica y la canasta alimentaria, no ha sido posible. Creo que la investigación al igual que la capacitación y la formación son en nuestro país convidados forzados para el mundo empresarial, con las contadas excepciones como FUNDAMETAL, CEPROCA, y otras cuantas, a nadie le interesa. En nuestro país, hasta mis propios colegas, se han acostumbrado a enunciar predicciones carentes de soporte o evidencia empírica que valide sus percepciones, los errores de predicción los puedo mostrar, son concluyentes.

Una inflación de más de 10% es un problema, Venezuela una excepción ha soportado un promedio sobre 26% en los últimos años, eso es catastrófico. Pienso que el problema más serio que se avecina es el recesivo: acoso del Gobierno al sector productivo, expropiaciones y más aún los racionamientos de agua y electricidad no me dejan campo para la duda, y con recesión la inflación se ralentiza.

Si sustraemos los productos bajo control de precios es posible que el IPN mostrara otra realidad pero tal como está configurado el análisis que debe hacer un economista, con sus herramientas, no deja duda. Es lo que pienso llevó a José Guerra esta semana a afirmar que la inflación estará entre 25% y 30% (declaraciones hechas a César Miguel Rondón y a Associated Press) , José conoce bien la competencia de los funcionarios de planta del BCV y de las normas para la formulación del IPN.

Por supuesto cuando analizo mi propia canasta de gastos el efecto que sufro como persona me da un 55% de inflación anualizada durante los últimos 12 meses.

La devaluación en promedio según mis cálculos no sobrepasa un efecto anualizado del 9,92%, ya que una gran parte de los rubros importados se hace a dólar permuta y el resto que también se ajusta (por el lapso que hay entre el trámite y el suministro por parte de CADIVI), mis cálculos pueden ser revisados en: http://www.franciscojcontrerasm.com/prospectiva/?p=452.

Repito como ciudadano, como persona tengo una percepción de impacto inflacionario de 55%, pero los números me indican otro resultado, cuando emito una opinión al no poseer otra información tengo como economista que ajustarme a los principios.

Referencia de citas:
"Soundtrack" de José Guerra (2:08 PM Apr 9th via UberTwitter):
“Quise decir no veo la inflación superior al 35%
No comparto un pronóstico de inflación mayor que el 35% para este año
No comparto un pronóstico de inflación mayor que el 30% para este año”
http://www2.centrotampa.com/ap-espanol/2010/apr/08/sube-la-inflacin-en-venezuela2/?paises-venezuela-noticias
También el Profesor D F Maza Zavala manifestó que en “La inflación el mejor de los casos se situará en 30%”: http://www.entornointeligente.com/resumen/resumen-completo.php?items=1028939