18 enero 2014

Petróleo, reservas y venta de vehículos en Venezuela

Un automóvil es en Venezuela un producto importante por variadas razones, entre ellas las siguientes:


  1. Los servicios de transporte público pueden calificarse de escasos, además los que existen en lugar de ser bienes públicos son mas bien unos males públicos propagadores de inseguridad y de polución, desde acústica hasta ambiental propiamente dicha.
  2. El costo de la gasolina es prácticamente nulo. En América Latína en el 2013 en promedio, el litro de gasolina cuesta 1,26 dólares, en Venezuela es de 0,097 bolívares, equivalentes a 0,015 dólares al cambio oficial y 0,0013 dólares a la tasa de cambio del mercado paralelo.
  3. El vehículo particular se ha transformado en el bien refugio de valor patrimonial para el venezolano, ha sustituido a los inmuebles, fuera del alcance del poder aduisitivo y sin posibilidades de generar renta.
  4. Por último la posesión de un vehiculo es también reflejo de status social.

Así que un automóvil es algo de imperiosa necesidad para el venezolano al mismo tiempo que es casi su única opción como resguardo de su patrimonio.

Durante los últimos 17 años en nuestro país, cuya dinámica política, social y económica ha estado bajo el signo del socialismo del siglo XXI, pueden identificarse tres períodos en el comportamiento del mercado automotriz, los precios del petróleo y las reservas internacionales netas: 1997-2003, 2003-2008 y 2008 a nuetros días.

Desde 1997 hasta el 2003, los precios del petróleo se mantienen con una ligera tendencia a la recuperación, en tanto que la venta de vehículos es inestable con tendencia a la baja, por su parte a nivel de reservas internacionales observamos un claro comportamiento de deterioro. El inicio del socialismo del siglo XXI nace en medio de la incertidumbre y la desconfianza.

Entre el 2003 y el 2008, todo mejora, la recuperación del precio del petróleo desde su nivel mas bajo -11 dólares por barril- alcanza los 90 dólares por barril en el 2008, nada mas que 718 % de aumento. Estamos en presencia de un verdadero boom económico con un gran impacto redistributivo de la renta petrolera a través del gasto público, pero sin efecto de ampliación de la base productiva del país. Venezuela se transforma en un enorme almacén para el transito de productos importados.

Desde el 2008 a diciembre del 2013, los precios del petróleo siguen aumentando, ahora a menor velocidad, pero la caida de las reservas internacionales y de las ventas de vehículos nos señalan el desborde de un modelo esencialmente aistencialista y distribuidor. Se necesitaría un aumento constante y cada vez mayor del precio del petróleo para el sostenimiento del modelo económico del socialismo del siglo XXI, algo realmente inviable.

Pareciera que el “hombre nuevo de Venezuela no es del abrigo, sino de la incomodidad, donde le maltratan se queda y donde le reconocen se va”

No hay comentarios :