09 noviembre 2014

Lineamientos económicos para una propuesta de país (Francisco J Contreras M)

EXTRACTO
Ni el control por decreto de variables resultado: inflación, costos, salarios, tasa de cambio, desempleo, como tampoco, de manera aislada, los constructos de la caja de herramientas del economista: equilibrio fiscal, eliminación de la emisión inorgánica de dinero, dolarización constituyen por si mismos una verdadera propuesta de país. Hace falta una aproximación integral de actuación a través del mercado en tres planos: el macroeconómico, el microeconómico y el institucional

Variables resultado y caja de herramientas económicas

En las calles y en los medios se ha asimilado como economía al comportamiento de la inflación, de las tasas de interés, del tipo de cambio, del desempleo, del Producto Interno Bruto (PIB), peor aun existe la creencia de que esas variables son la causa de los problemas que tiene el país. En economía esas son variables macroeconómicas denominadas “resultado” porque son el reflejo de una buena o mala gestión pública no el problema en si, es como el sobrepeso en el individuo, el exceso de peso es el resultado de una mala alimentación o de un problema genético, no es el problema en sí, es un resultado.
Otra falacia llena de popularidad es la creencia que existen pócimas mágicas en economía, no es así, hay herramientas como son las estrategias de contención fiscal, el sometimiento de la emisión inorgánica de dinero, el mercado libre de divisas, la dolarización, pero todas ellas solo dan resultados positivos en el marco de su consistencia, coherencia y evaluación de efectos colaterales microeconómicos cónsonos con una actuación a través del mercado, por último tiene que haber una infraestructura institucional con contrapesos de poder, que evite los males públicos del ejercicio de gobierno.
Ni el control de variables resultados, ni las medidas económicas aisladas constituyen verdaderas propuestas económicas para la solución de los problemas del país.

No hay piedras filosofales en economía

En Venezuela, la intensidad retórica, ideológica y política en el discurso sobre los temas económicos ha dado resultados poco claros en las propuestas de política económica. Vivimos en un estado de permanente emergencia donde a cada instante surge un evento o contrariedad, tanto o mas grave que los precedentes, donde se pierde la perspectiva de los criterios que deben guiar el análisis, dando lugar a prescripciones aisladas, muchas veces contradictorias entre sí, con efectos colaterales perversos. Cada grupo político, cada experto o aficionado a la economía, cada quien, cree tener en sus manos el “opus magnun”, su piedra filosofal que de una vez resuelve los graves problemas de Venezuela.
Para hacer la explicación mas simple, haciendo analogía con las ciencias de la salud, cuando se evalúa a un paciente, como mínimo se hace una evaluación clínica, se solicita un perfil de laboratorio, se realizan exámenes complementarios y al final se valida una hipótesis y se prescriben medicamentos, su posología, con la debida advertencia de los efectos colaterales indeseables y contraindicaciones. Como colofón se le indica al paciente que debe cambiar de modo de vida, que esto es la clave del éxito de su curación o de la mejora de su calidad de vida.
Ese trato exquisito que se tiene con la medicina no existe ni remotamente para la economía, se confunden los síntomas con la enfermedad, hay inflación entonces controlemos los precios, hay déficit fiscal propongamos su equilibrio, hay emisión inorgánica de dinero pongamos en práctica la dolarización, y así sucesivamente. La práctica de la formulación y ejecución de políticas económicas sujetas a criterios ideológicos y políticos, ensayando estar bien con todos, da lugar en nuestro país a mas problemas de los que se pretenden solucionar. En el campo de la salud a nadie se le ocurre, y tampoco el paciente cuerdo lo hará, administrarse indiscriminadamente toda suerte de fármacos, infusiones y terapias, todos contradictorios unos con otros.
Por supuesto, como todo en la vida, hay alternativas, hay alópatas, hay homeópatas, en ocasiones un enfoque conviene, a veces el otro, nadie mezcla una cosa con otra. Ambos enfoques coinciden en algo: el paciente debe aprender a vivir de otra manera, si no lo hace habrá recaídas cada vez mas graves.

Los desafíos prospectivos para Venezuela 2015

En nuestros escritos (1) hemos planteado que se requieren tres condiciones para el reencuentro del país con la prosperidad:
Nivel macroeconómico: el ajuste de la tasa de cambio para reducir la sobrevaloración del bolívar y el retorno al equilibrio fiscal. Es necesario establecer un mecanismo de estabilización económica y de crecimiento económico, no discrecional fundado en reglas que aseguren el sostenimiento de los equilibrios monetarios, fiscales y de pagos internacionales.
Nivel microeconómico: sometimiento de la política pública a la evaluación de impacto regulatorio, para evitar asimetrías de información creadas por el propio gobierno, a fin de reducir el riesgo moral y eliminar los incentivos perversos, por ejemplo, los que favorecen la pereza social y laboral. Es un modelo de actuación a través del mercado que nunca ha existido en el país.
Nivel institucional: devolver al Banco Central de Venezuela su autonomía e igualmente al resto de los poderes públicos. Un contexto de complejidad como el del desarrollo económico, social y político del país  requiere contrapesos de poder que eviten distorsiones económicas.

Conclusión

Ni la interdicción de emisión inorgánica de dinero, ni el equilibrio fiscal por si mismos, ni la dolarización constituyen soluciones a los problemas económicos, son simples instrumentos de la caja de herramientas utilizada por los economistas para la solución de las dificultades económicas. Las propuestas deben enfrentar los males en su origen, libres de atajos, de manera consistente, coherente y no contradictoria, en términos de los tres componentes estructurales de la infraestructura económica: el macroeconómico, el microeconómico y el institucional.
(1) http://prosprev.com/2014/11/01/aspectos-cuantitativos-de-las-perspectivas-economicas-para-el-2015-francisco-j-contreras-m/

No hay comentarios :