23 febrero 2015

La posibilidad de una cesación de pagos en Venezuela (Francisco J Contreras M)

Extracto      
La posibilidad de una cesación de pagos es una realidad en Venezuela. Hasta ahora el Gobierno ha eludido esa eventualidad por la vía de un fuerte racionamiento de divisas destinadas a importaciones en el país, de esta manera ha podido honrar el servicio de deuda. Ahora bien cuál es la posibilidad de seguir con esta estrategia que irremediablemente supone escasez de bienes y servicios y de materias primas para sostener un sector productivo desgastado y alicaído, la respuesta: Venezuela requiere unos 14.970 millones de dólares americanos, de financiamiento internacional  (o su equivalente en entrada e capitales) para mantenerse en los niveles de escasez actuales, de manera que es inevitable la negociación con los acreedores internacionales, esta vez no basta con una reducción de las importaciones
Importaciones de bienes y servicios racionados.
Utilizaremos el cuadro siguiente con las importaciones venezolanas en dólares americanos ($ USD), bolívares corrientes y bolívares constantes (base: 2007). Fijemos nuestra atención en los años 2012, 2013 y 2014, es una serie donde se observa una gran disminución de las importaciones venezolanas del 51 %, con unos precios del petróleo sin gran variación. Lo cual nos revela que hay una salida de capitales importante. Con un rígido control de cambios esto es una señal de racionamiento de las importaciones de bienes y servicios de consumo final, y también, de materias primas y bienes de capital. Si los pagos de servicio de deuda externa son relativamente iguales, por reducción a lo absurdo debe existir una fuerte filtración de divisas hacia el exterior.
Default 1
Fuente: Banco Central de Venezuela.
El nivel de seguridad de reservas internacionales y su insuficiencia.
En este trabajo asumimos que un nivel adecuado de reservas internacionales es equivalente a cinco meses de importación mas el pago de servicio de deuda externa. “El nivel de seguridad” se muestra a continuación en millones de dólares americanos, en la cuarta columna, si la comparamos con la primera columna “Reservas internacionales netas”, la diferencia constituye un indicador de suficiencia de medios de pagos internacionales o de reservas. Default 2
Fuente: Banco Central de Venezuela y estimaciones propias.
Desde el 2011 comienzan los tiempos de insuficiencia estructural de reservas internacionales, para el año 2014 no es mayor porque las importaciones se redujeron a la mitad, de no ser así hubiésemos estado en una situación de cesación de pagos mejor conocida como “default”. Es decir se sacrifica el bienestar interno para cumplir con las acreencias internacionales.
El drama del año 2015: ¿Se podrá racionar mas el valor de las importaciones?
Hasta ahora el Gobierno Nacional ha sorteado una cesación de pagos con una gran reducción de las importaciones. Vamos ahora a considerar unas premisas sobre las variables determinantes en este caso, para la evaluación del nivel de seguridad de reservas internacionales.
Supongamos las premisas mostradas en la siguiente tabla (mill de $ USD para Importaciones, Exportaciones, Reservas internacionales netas y servicio de deuda, en $ USD por barril para el precio del petróleo):Default 3
Fuente: estimaciones propias.
Para los precios del petróleo hemos asumido un valor de 48 $ USD por barril (nivel de precios actual), para las importaciones una reducción del 7%, fijemos un nivel meta de 17.000 millones de $ USD para las reservas internacionales netas, recalculamos las exportaciones manteniendo el volumen de exportaciones petroleras, ajustando el valor según los precios del petróleo, por último tomemos el servicio de deuda externa corresponde al nivel de pagos programados. Con esas premisas hay un déficit de caja de 14.970 millones de dólares, equivalentes al 88 % de las reservas meta establecidas (17.000 mill $USD).Defaul 5
Fuente: estimaciones propias.
Default 4
Una situación de este tipo es insostenible porque dejaría a las reservas internacionales netas en unos 2.000 millones de dólares americanos. Con una pérdida de bienestar del 93%, medido con respecto a las importaciones del 2012.
Fuente estimaciones propias.
En conclusión, Venezuela requiere unos 14.970 millones de dólares americanos de financiamiento internacional o por entrada de capitales privados, en la eventualidad de restablecimiento de la confianza en el país, de esta manera es inevitable la negociación con los acreedores internacionales, esta vez no basta con una reducción de las importaciones.
La situación necesita de un ajuste económico fundado en el restablecimiento de los equilibrios macroeconómicos (déficit fiscal, inflación y tasa de cambio), la acción de políticas públicas a través del mercado y no por la vía de controles de variables resultado (costos, salarios, tasa de cambio y precios) y la restitución de contrapoderes públicos autónomos e independientes. Ajuste económico que permitiría acuerdos con el resto del mundo para el logro del ingreso de capitales al país.

15 febrero 2015

El mal social de las regulaciones en Venezuela (Francisco J Contreras M)

Extracto

Venezuela atraviesa por una crisis económica, política y social donde también afloran tópicos relacionados con los valores, la ética y el comportamiento de los actores sociales. Son temas en el campo de la economía que constituyen elementos cruciales de la política pública, dentro de lo institucional, por el importante rol que tienen los incentivos perversos derivados de las malas regulaciones. Nuestro argumento central es que cualquier política pública, sin la debida consideración del plano institucional y de la evaluación de impactos regulatorios, en lugar de resolver problemas, los agrava.

El impacto mayor de la inflación no solo es la erosión del poder adquisitivo.

El origen de los procesos inflacionarios se encuentra en la emisión de dinero inorgánico con el propósito de financiar el gasto fiscal cuando una economía no genera renta suficiente, esto ocurre en palabras coloquiales, cuando un gobierno demagogo que no ha hecho una buena gestión no quiere “arroparse hasta donde le llega la cobija” y desea distribuir lo que no posee y por ello al entrar en déficit, emite dinero inorgánico, insufla la demanda y se recrea el proceso inflacionario.
El problema no solo es solo monetario y de erosión del poder adquisitivo, es que tiene connotaciones microeconómicas porque la inflación disloca la formación de precios relativos. Cuando una organización hace una propuesta futura, bajo estabilidad económica y sin inflación, solo debe considerar los riesgos inherentes a sus factores propios y específicos como negocio. En esta condición la empresa está libre de costos de transacción por eventos fuera de control. Si existe inflación e inestabilidad económica, su cálculo económico se distorsiona, incurre en costos adicionales y su error de predicción está sujeto a la incertidumbre.
Por ejemplo, una cosa es ofrecer un menú para un evento festivo que tiene lugar en el futuro próximo (digamos tres meses), en condiciones de estabilidad, bajo las cuales se tiene un conocimiento relativamente preciso del costo y disponibilidad de los insumos y servicios necesarios, para presentar el menú a la fecha convenida. Y otra cosa es si se desconoce el costo y disponibilidad futura de los insumos bajo un contexto inflacionario.
Bajo inestabilidad económica, el error de predicción por incertidumbre da como resultado, al final al cierre la negociación, pérdidas o ganancias extraordinarias no relacionadas con la eficiencia y competitividad, con la consiguiente destrucción de valor social. Es el mal mayor estructural de la inflación, mucho mayor que la propia erosión monetaria por inflación.

Entre precios los controlados y el exceso de medios de pagos

Bajo inestabilidad económica (inflación, y volatilidad del tipo de cambio), los controles de precios y de asignación de divisas, generan rupturas en los procesos que reducen la flexibilidad de la oferta para responder a la demanda en expansión.
Por ejemplo, si se quiere producir mayonesa se necesita: yemas de huevo, azúcar, aceite, ácido acético, agua suavizada, cloruro de sodio, especias y ácido cítrico, basta que falte algún componente para que: primero, se rompa el ciclo de producción y baje la oferta, y segundo, se tenga que absorber los costos laborales, gastos financieros y otros, además de mantener los precios. A la larga en propio Gobierno aceptará el ajuste, con una destrucción de valor social que se paga con mayor escasez o con mas inflación.
Como hay medios de pago en abundancia, la gente tiene como comprar pero no encuentra lo que necesita, y solo unos pocos privilegiados pueden tener acceso a ese mercado controlado, esos pocos privilegiados tienen todas las oportunidades para lucrar a partir de los productos comprados. Cuando la escasez pone en riesgo la alimentación de la gente, no hay punición, ni castigo que impida comprar y vender en ese mercado negro a un precio cuyo limite es el de la liquidez en poder del público.
Cabe preguntarse ante este escenario: ¿Estar primero en una cola, es un evento al azar?, ¿Existe información privilegiada y financiamiento para ejecutar una compra del tamaño de la que se ve, entre quienes revenden bienes?, ¿Cómo estar de primero siempre?, ¿De dónde surge el dinero necesario para realizar grandes transacciones?, ¿Podrá un humilde buhonero despectivamente llamado “bachaquero” disponer de esa información y de esos recursos de financiamiento por si solo?.

Los incentivos perversos y la corrupción

Toda regulación implica gastos que no agregan valor y otorga poder discrecional a quienes son encargados de administrar la reglamentación. La corrupción se hace posible a partir del momento en que existe una norma, un administrador de la norma y un administrado cuyos resultados económicos dependen del administrador de la norma. Toda delegación de poder abre la puerta a la legitimación de abusos. En la medida que un funcionario puede ocultar su comportamiento ilegal, surge el incentivo para sacrificar el interés público por el suyo propio.
La corrupción se facilita en la medida que: primero, los funcionarios públicos tengan un bajo nivel de remuneraciones, falta de competencias para ejercer sus funciones y su ingreso sea producto de tráfico de influencias, segundo, las sanciones sean de difícil aplicación, sujetas también a la discrecionalidad e insuficientemente punitivas, tercero, haya ausencia de mecanismos de auditoría no discrecionales.
Todo ese contexto en Venezuela con regulaciones y procedimientos diversos y numerosos sin contar con los recursos suficientes para administrar las reglas, con pocos funcionarios mal pagados y sin competencias para realizar su tarea, está en el origen del caos económico del país. El fenómeno se reproduce y multiplica cuando existe perpetuación en el poder de los mismos gobernantes y cuando hay ausencia de contra poderes, porque el clientelismo político toma el lugar del análisis de impacto regulatorio y de la economía en el diseño de políticas económicas.

La banalización de la corrupción y las coartadas morales

Cometer infracciones de transito en Venezuela es una cultura, la violación de la norma es en cierto modo justificada con todo tipo de argumento, hay una frase muy escuchada, cuando alguien espera la luz verde para avanzar y existe posibilidad de que el conductor avance con poca probabilidad de accidente con otros vehículos con derecho de paso en la vía transversal, el conductor que le sigue grita: “Tu como que crees que estás en Suiza”. Esta cultura de aceptación moral impregna toda la sociedad, es fácil decir: “dile de una vez al funcionario cuánto quiere”. En el mundo de las ilegalidades que alguien sea honesto ciudadano, es ser tomado como un perfecto idiota.
Cuando la impunidad hace que los hechos de corrupción dejen de ser puntuales y se institucionalicen, los efectos son tremendamente destructivos del capital moral de una sociedad, puede haber mas riesgos cuando se asume un comportamiento cívico, que cuando se actúa violando la ley, por ejemplo, la banalización puede justificar que sea preferible pagar al funcionario de tránsito un soborno, que decirle que sancione y cumpla la ley, aun cuando la sanción sea menos onerosa que el soborno, porque el infractor sabe que el funcionario tiene poder discrecional para infringir una pérdida superior a la sanción.

Precaria o inexistente análisis de impacto regulatorio en el diseño de políticas públicas

Por razones ideológicas, políticas y culturales e ignorancia de aspectos básicos de la economía, en la formulación de leyes, reglamentos, ordenanzas y normas, en Venezuela, no solo se crean condiciones para la propagación de la corrupción, sino que en muchas ocasiones no existe posibilidad de sostener una actividad económica o iniciar un emprendimiento sino es al margen de la ley.
A título de ejemplo, en el país hay ordenanzas municipales que de ser cumplidas impedirían actividades relacionadas con las operaciones logísticas. Así, en la Alcaldía de Guacara del Estado Carabobo, según gaceta municipal del 30 de diciembre de 2014 (número extraordinario), la ordenanza de impuesto sobre actividades económicas de industria, comercio, servicios o de índole similar, aumentó la alícuota de patente desde 1,06% a 11,06%, es decir 953% en una año, sin considerar todas las otras leyes de impacto económico sobre las empresas que harían imposible operar sino bajo situación inevitable de pérdida financiera.

El contrabando como resultado de mala praxis de política pública

Actualmente en Venezuela se ha desatado un mal social propio de economías intensamente reguladas de manera indiscriminada, es el contrabando. Este mal tiene su origen cuando en el precio de un bien, susceptible de comercio internacional, hay una gran diferencia entre su valor y el precio regulado en el mercado.
Esa diferencia, es la que hace atractivo el delito, ya que el margen resulta tan grande que supera ampliamente el costo de delinquir, la situación que se hace mas crítica, en la medida que las autoridades crean regulaciones adicionales, para controlar la efectividad de las regulaciones previas, acentuando el mal social del contrabando, puesto que, con cada regulación el margen o diferencial de precios se hace mayor.
El mal se agrava cuando de manera equivocada se atribuye a otras causas, por razones políticas e ideológicas interesadas, soslayando al conocimiento económico, que hoy en día, en cualquier país socialista o capitalista, es la condición necesaria que precede cualquier política económica, lo que se denomina la acción pública a través del mercado: el análisis de impacto regulatorio.
Sostenemos que esa mala praxis de política económica es interesada, porque refuerza la perpetuación en el poder de los gobernantes de turno. Ese comportamiento interesado solo tiene lugar en países con una débil institucionalidad y con poderes públicos sin autonomía e independencia mutua.

13 febrero 2015

El Petróleo y sus falacias: ¿Venezuela qué haremos? (Francisco J Contreras M)

Extracto.

Venezuela es un país de mucha retórica mediática y poca rigurosidad en el análisis de sus problemas, en el caso de la caída de los precios del petróleo, son comunes las falacias sobre el tema, la lista que vamos a referir está compuesta por:
Primera falacia: Los intereses de Arabia Saudita y EEUU son divergentes
Segunda falacia: La caída es transitoria y es consecuencia de intereses geopolíticos promovidos por EEUU
Tercera falacia: Todos los productores de petróleo son perdedores
Cuarta falacia: Existe reciprocidad política e ideológica del ALBA y otros socios del Gobierno Venezolano hacia el país
La economía de la energía en el mundo depende de variables económicas de mercado, no significa que la situación no sea una oportunidad geopolítica para los ganadores con la crisis. Los factores críticos con impacto futuro sobre la demanda y la oferta energética son: el cambio climático (promoviendo el uso limpio de la energía) y el progreso técnico (provocando eficiencias de uso y de producción).
La verdad es que el gran ganador histórico es China y los grandes y únicos perdedores son Rusia, Irán, Nigeria, Argelia y el mayor de todos: Venezuela. En nuestro país nunca hubo interés por el uso de la riqueza petrolera como palanca del desarrollo, siempre prevaleció su uso para la recreación del populismo.

Primera falacia: los intereses de Arabia Saudita y de EEUU son divergentes[1].

Existe una historia con las características de un matrimonio por conveniencia, entre EEUU y Arabia Saudita: el “Acuerdo de Quincy”, llevado a cabo el 14 de febrero de 1945, a bordo del crucero Quincy donde se reunieron Franklin Delano Roosevelt y el Rey Abd Al Aziz, en líneas generales el arreglo consideró:


  • La no cesión de cualquier parte del territorio de Arabia Saudita a potencia, ni empresa extranjera, las empresas petroleras solo serían arrendatarios.
  • El período de concesión está previsto para 60 años. A la expiración del contrato (en 2005) pozos, instalaciones y equipo serían propiedad, en su totalidad, de la monarquía.
  • La estabilidad de la Península Arábiga forma parte de los intereses vitales de EE.UU.
  • El acuerdo no solo se refiere a la condición de proveedor de petróleo a precios moderados para EEUU y países occidentales, sino también al reconocimiento de EEUU como potencia hegemónica en la Península Arábiga.
  • Los EE.UU. garantizan a Arabia Saudita la estabilidad de la península y el más amplio apoyo en toda región del Golfo, sea legal, militar, en litigios, ofreciéndole apoyo incondicional a los Saud (por extensión a toda familia real) y a los otros emiratos de la Península, contra cualquier amenaza exterior eventual.
Este acuerdo se mantiene vigente en lo esencial, como toda relación tiene altos y bajos. El acuerdo es mas fuerte que cualquier tratado firmado entre naciones, pues ambos actores están condenados por los hechos a su acatamiento.
El entorno de desenvolvimiento de EEUU y de Arabia Saudita tiene como amenaza a los mismos actores: Rusia e Irán. Por supuesto a Arabia Saudita no le agrada mucho el acercamiento de EEUU e Irán, como en EEUU no le agrada mucho la relación con de Arabia Saudita y con los suníes radicales. Pero son mas fuertes los lazos que les unen.
En términos de racionalidad de negocios EEUU seguirá ampliando la capacidad de producción mientras sea rentable, y el límite de retiro actual está probablemente a nivel de 40 dólares por barril. Para Arabia Saudita, el interés es el de mantener su posicionamiento en el mercado, por lo tanto no reducirá su producción, además posee reservas soberanas que le permiten hasta 15 años de financiamiento del presupuesto fiscal a los precios actuales.


Segunda falacia: La caída es transitoria y es consecuencia de intereses geopolíticos promovidos por EEUU.

La caida del precio del petróleo no es transitoria y obedece a las condiciones de demanda y oferta del mercado, no es resultado de una conspiración de naturaleza geopolítica de alguna nación en el mundo, ni siquiera de EEUU o de Arabia Saudita. Evidentemente, el comportamiento de los precios en el mercado constituye una oportunidad o una amenaza que dependiendo de la condición productora o demandante de los productos derivados del petróleo, evento que si es susceptible de ser aprovechado geopolíticamente.
Los acontecimientos actuales tienen su origen en factores relacionados con las condiciones del mercado, que en el pasado (altos precios y beneficios extraordinarios), hicieron posible la investigación y desarrollo en el sector energético. Los impactos sobre la demanda se derivan del mejor aprovechamiento de la energía fósil en todas las actividades económicas y los impactos sobre la oferta se relacionan con el abaratamiento de la exploración, la extracción y el procesamiento de las fuentes de energía fósil, que tienen como resultado la sobreoferta y la consecuente caída del precio del petróleo. Todo este contexto se refuerza por las decisiones de las grandes potencias incluida China, de mejorar la eficiencia energética y las condiciones climáticas.
Ha finalizado un ciclo de altos precios y comienza otro que tendrá una mayor duración, donde el mercado es quien marca la pauta de los precios y la geopolítica pasa a tener un papel reactivo o acomodaticio frente al mercado, es decir, se han invertido los roles.


Tercera falacia: Todos los productores de petróleo son perdedores.

Según la generalidad de los expertos en economía de la energía, los países realmente perdedores con la caída del precio del petróleo son: Rusia, Argelia, Nigeria, Irán y Venezuela, la mayoría de los países petroleros poseen suficientes reservas internacionales netas para afrontar la crisis sin comprometer sustancialmente su gasto fiscal. La fortaleza a nivel de reservas internacionales, de Arabia Saudita es tan grande, que puede soportar durante quince años, el nivel de gasto presupuestario a los precios actuales del petróleo.
Un país es sensible a la caída de precios del petróleo cuando posee un bajo nivel de reservas internacionales netas, está en déficit fiscal y depende a nivel de su balanza comercial de las exportaciones de petróleo.
Venezuela en el conjunto de los países perdedores es el que se encuentra en la peor situación: primero, tiene un bajo nivel de reservas internacionales, depende de manera absoluta del petróleo y se encuentra en situación de déficit fiscal, segundo, es un país con una gran debilidad institucional, no existe autonomía, ni independencia entre sus poderes públicos, y tercero, no posee capacidad para aumentar ni la producción de petróleo, ni para asegurar un adecuado nivel de mantenimiento, necesarios para mejorar la participación en el mercado petrolero.


País Reservas internacionales Millones USD $ Situación fiscal Dependencia petrolera Institucionalidad democrática
Canada 71.937 Superávit Baja Democrático
Algeria 201.437 Déficit Alta Democracia débil
Iraq 77.747 Déficit Alta Democracia débil
Kuwait 32.410 Superávit Alta Autocracia
Norway 58.283 Superávit Baja Democracia
Russian Federation 509.692 Déficit Media Democracia débil
Saudi Arabia 737.797 Superavit Alta Autocracia
United States 448.509 Defícit Baja Democracia
Venezuela, RB 20.275 Defícit Alta Democracia débil

Cuarta falacia: Existe reciprocidad política e ideológica del ALBA y otros socios del Gobierno Venezolano hacia el país.

En este trabajo asumimos como premisa que el negocio petrolero genera una renta, ya que su precio mantiene un enorme diferencial en relación con los costos, como resultado de una localización desigual de yacimientos en el mundo, y no, porque haya sido producto de un esfuerzo creador en el sitio de localización. Esa diferencia inmensa entre los costos y el valor transado se distribuye entre los países productores y los países consumidores, dependiendo de las condiciones del mercado.
Cuando el precio es alto la distribución de esa renta favorece a los productores, cuando el precio es bajo favorece a los consumidores. En esta perspectiva, el socialismo del siglo XXI en Venezuela, se inclinó por tomar esa considerable riqueza y repartirla en asistencialismo social y en ayuda a países del ALBA. Eso le permitió dividendos políticos al gobierno venezolano ya que lograba el apoyo de esos países en los diferentes foros económicos, ideológicos y políticos.
Uno esperaría que ahora que los precios del petróleo caen, esa renta que Venezuela cedió a esos países de alguna forma se revirtiera, en solidaridad, hacia el país, la realidad es otra ya en el Caribe, y mas concretamente en Cuba, se están avizorando cambios donde ahora la extracción de renta no está en Venezuela (anteriormente estuvo en URSS), sino en EEUU. Definitivamente de la misma manera que el capital no tiene patria, la solidaridad socialista no conoce otra cosa que el aprovechamiento, como buscadores de rentas de las oportunidades que ofrezcan ideologías anacrónicas como el socialismo.
La otra sorpresa que el destino le deparará a Venezuela será el cumplimiento de los acuerdos alegres que firmó con China y que han comprometido el futuro del país, veremos hasta donde llega la solidaridad esperada del socialismo.


¿Qué hacer?

Cuatro cosas deben hacer nuestros gobernantes:
Primero: Todo aquello que genera renta es porque comprende un acervo o acumulación de capital, cuya formación requiere un ciclo de reproducción superior al tiempo que transcurre entre una jornada y un mes. Los proventos derivados del negocio petrolero en Venezuela no resultan de un esfuerzo local creador del mismo, proceden del hecho fortuito de yacimientos localizados en nuestro país, yacimientos cuya formación geológica supera ampliamente el horizonte temporal de la vida humana. Cada vez que extrae un barril de petróleo, el valor de reponerlo es indeterminado. Esta consideración económica significa que no se debería repartir, ni distribuir la renta petrolera como si se tratase de un bien de consumo final.
Segundo: Si el petróleo no es un bien de consumo final en todo rigor, una parte del excedente debe servir para sostener y aumentar la capacidad de una industria petrolera eficiente y multiplicadora de riqueza para el país. De esta forma se dispone de la flexibilidad para sostener la producción y la participación en el mercado cuando los precios son bajos, asi lo que se deja de ganar por un margen menor por barril de petroleo, se compensa con un mayor volumen de ventas. Y simplemente ajustar el volumen de producción, según las circunstancias, cuando se hace escasa la oferta de petróleo y los precios son altos.
Tercero: El excedente restante debe utilizarse como aval para emprender en el país opciones para el desarrollo de ventajas competitivas que reduzcan la vulnerabilidad creada por el negocio petrolero. Es crucial evitar que el excedente económico se traduzca en gasto de consumo final, cuando esto ocurre, el flujo de divisas es tan grande que al aumentar la oferta de divisas, el tipo de cambio se abarata de tal manera, que cualquier producto, que no sea petroleo, se hace menos costoso importarlo que producirlo. De este modo evitamos la “enfermedad holandesa”[2] y protegemos el patrimonio petrolero en forma de acervo de capital y no en consumo de bienes finales. Con esta estrategia aumentamos la acumulación de capital, el empleo y la capacidad de producción nacional de bienes y servicios.
Cuarto: Se debe conservar en forma de medios líquidos de pago una proporción que sirva para estabilizar la economía en función de la volatilidad del precio del petroleo.


[1] http://www.lesclesdumoyenorient.com/Etats-Unis-et-Arabie-saoudite-les.html
[2] En estos tres trabajos que he publicado con anterioridad trato con amplitud el tema de la “Enfermedad Holandesa”
http://prosprev.com/2014/06/26/petroleo-venezolano-una-renta-que-jamas-se-sembro/

02 febrero 2015

De la locura y el amor
I
Del amor y la locura, hay mas de mil y una noches de explicación.
Aquí en la vida, no hay otra cosa diferente de los hechos.
Solo sabemos del amor por sus efectos y nada de la sustancia que lo compone.
III
Para Nicolás, fue el polvo con que Dios amasó las estrellas.
Para Pablo, algo tan corto y tan largo de olvidar.
Para Mario, una razón para que no te quedarás conmigo y no te salvaras.
VI
Pero esta tarde cuando nos vayamos, como en la tarde el sol, 
será lo que no se dijo, y más de lo que no se hizo, 
que sientan pesar quienes amaron aquel día.
VII
Antes del adiós,
Lucidez no me niegues vivir y un sitio para mirarte.
Instantes para sentir que sientas, solaz sobre tu fragancia.
VIII
Amarena tus labios, rosas, rosados botones, 
Enciendan las miradas del nocturno para guardar tu aroma.

Febrero 2015