31 octubre 2015

La demolición de la salud pública en Venezuela

2015-10-23 05.08.02El contenido social preferente de la salud.

La salud tiene un contenido social preferente  y abarca todos los planos del pacto social constitutivo de una sociedad.
La demanda, es una demanda derivada de un estado clínico del paciente en un momento ante la percepción de un malestar. La asistencia es una variable de flujo (durante un período). El análisis de la salud trasciende al de cualquier otra mercancía sujeta exclusivamente al cálculo económico.
Su naturaleza preferente hace que los comportamientos perversos estratégicos se acrecienten a causa de la debilidad institucional y de la ausencia de análisis de impacto regulatorio, de esta manera confluyen asimetrías de información [1]: de selección adversa, de riesgo moral y de incentivos perversos. Es el drama de la ausencia  del análisis de impacto regulatorio, clave en todo proceso de reforma económica y condición necesaria que precede cualquier ajuste de naturaleza macroeconómica. Males públicos que se recrean en medio de una ausencia de poderes públicos independientes y autónomos (muchos de ellos sin la debida legitimidad)
En Venezuela estamos en presencia de una demolición institucional del sistema de salud.

El entorno económico

El mundo para el año 2016 va a continuar en un estado de fragilidad, los dos gigantes de la economía mundial (EEUU y China) marcan una tendencia donde prevalece la  sujeción de la política económica a la evaluación del impacto regulatorio a través del mercado, no es una dinámica inducida desde la demanda sino desde la eficiencia y la competitividad. No es una fase de crecimiento, mas bien hay un gran parecido a un estado de estancamiento secular, de debilidad de las monedas de los países emergentes junto con el regreso de Irán en el mundo de la energía, todo anticipa  bajos precios de las materias primas.Fragilidad_mundial8
Venezuela inmersa en la fragilidad [2] de la economía mundial debe sumar la fragilidad de su propia debilidad institucional. Entre 189 países estudiados, Venezuela se encuentra en un club nada envidiable de los 10 países con mayor asfixia regulatoria en el mundo [3].
MR2

Las partes interesadas del sistema de salud [4].

Pacientes: son las personas asistidas por el sistema sanitario porque tienen alguna demanda específica en relación con su estado de salud.
Ciudadanos: conjunto de personas naturales o residentes del país.
Profesionales: es el conjunto de personas que trabajan en el sector sanitario y asumen directamente la responsabilidad en la prestación de los correspondientes servicios.
Instituciones productoras: las distintas organizaciones que producen servicios sanitarios
Agencias compradoras: empresas como las compañías de seguros u otras agrupaciones de profesionales o empresariales que hacen efectivas las políticas de aseguramiento.
Financiador: quien se hace cargo de los gastos que ocasiona la atención sanitaria. Puede coincidir con la agencia compradora.

Los intereses de los pacientes.

  • Quieren curarse.
  • Consideran secundarios los condicionamientos financieros que pudieran impedirlo.
  • Desean el ambiente más cómodo y agradable posible en los hospitales y centros de salud.
  • Esperan gratuidad de la atención sanitaria que requieran (que el pago de cuotas o tributos garantice totalmente los costos que sean necesarios).
  • Esperan solidaridad de los demás contribuyentes.

Los profesionales del sector salud.

  • Esperan de los pacientes conductas apropiadas y cierta disciplina
  • Esperan niveles predeterminados de satisfacción, no sólo vinculados a condiciones de trabajo y a beneficios en especie, sino también a aspectos retributivos de los gestores de las organizaciones sanitarias .
  • Aspiran que no se entorpezca en demasía su libertad clínica y prescriptora, de tal manera que el sistema cuente con la holgura financiera que reduzca el nivel de exigencia.
  • Esperan el apoyo social al sistema en su conjunto y a su propio prestigio en particular por parte de los ciudadanos.
  • A falta de incentivos específicos, para la adecuada prestación sanitaria y sus condiciones laborales, colocan en primer lugar la retribución por encima de las exigencias financieras del sistema .

Los productores del sistema

  • Desean que los pacientes hagan un consumo racional de los servicios puestos a su disposición.
  • Aspiran a convencer a los profesionales de la salud para que pongan su capacitación y aptitud a disposición de la institución, sirviendo los intereses de las organizaciones en las que desarrollan su actividad.
  • Esperan de la entidad financiadora, fondos estables y suficientes que permitan un marco de compensación estable y adecuado.
  • Esperan la transparencia en los mecanismos de financiación de servicios.
  • De los ciudadanos: buscan obtener su lealtad en la utilización de los servicios, de manera coherente con la reputación con la que cuenta la organización y con costo de los equipamientos puestos a disposición de los profesionales.

Las aseguradoras

  • Las aseguradoras pasan en cierta medida a ser demandantes, probablemente disminuya la inversión neta en salud tanto por la reducción del valor de su rendimiento como por posibles comportamientos más descuidados (riesgo moral) y la demanda de asistencia sanitaria es tanto más rígida cuanto menor sea el peso del copago.
  • En la relación médico-paciente existe una información asimétrica bilateral porque cada una de las partes debe confiar en la otra que dispone de una parte importante de la información.

Los compradores del servicio.

  • Desean que los pacientes hagan una utilización adecuada del conjunto del sistema,
  • Desean una actitud de los profesionales favorable a la satisfacción del usuario, más allá de la capacitación que se les supone, y a una mayor consciencia de los costos incurridos.
  • Esperan de las organizaciones productoras de servicios unas tarifas de actividad que revistan carácter mínimo.
  • Esperan del financiador un traspaso de recursos suficientes con el adecuado traslado de riesgo.
  • Aspiran a que los ciudadanos realicen una elección racional entre los distintos servicios disponibles y exterioricen demandas reales.

Autoridad financiadora.

  • Espera de los pacientes, la aplicación de criterios de racionalidad individual, en contra de cualquier noción de despilfarro y abuso moral ante la libre y gratuita disposición aparente de servicios.
  • Esperara una ética de la eficiencia en los profesionales, destinatarios últimos de sus políticas de pagos y responsables directos, de buen número de gastos en los que incurre el sistema.
  • Espera de quien dé cumplimiento a la cobertura del servicio un estricto respeto a las prestaciones reales incluidas como derechos de los usuarios (de manera comprensiva y sin procesos sesgados de selección de riesgos o de servicios).
  • Espera del ciudadano, como contribuyente, que entienda las medidas de disciplina y control que se arbitren ante la necesidad de garantizar la racionalidad financiera. Obsérvese que, a priori, es este agente el único que tiene el problema financiero como el fundamental en sus preocupaciones. Lo cual puede suponer, en sentido opuesto, que coloque la atención sanitaria propiamente dicha en un puesto secundario dentro de sus preferencias.
  • Procurarán poner límites a esa demanda, inducida o no, en su preocupación por reducir costes

Los ciudadanos.

  • Desean que los pacientes gocen de un nivel de aseguramiento apropiado.
  • Esperan eficiencia, economía y código deontológico de los profesionales.
  • Esperan que la eficiencia a corto plazo de los organizaciones no les lleve a un exceso de especialización o a unos coeficientes de utilización que impidan que, en situación de urgencia, no se pueda acceder al servicio.
  • Esperan un esfuerzo de servicio a unos costes razonables.
  • Esperan del financiador que las cargas fiscales o cuotas para cubrir los costes asistenciales derivados sean mínimas.
  • Desearán que el gasto sea mínimo, como potencial usuario no será partidario de restricciones al servicio por causas presupuestarias.

La evaluación conjetural y el análisis de impacto regulatorio.

  • El control de los fallos del mercado y de los males públicos, si quiere ser eficaz, se desplaza mucho más hacia el control de los incentivos y los desincentivos de la acción humana que hacia al control de variables resultado, como el manejo de subvenciones, de subsidios, de la producción directa por parte del Gobierno y de las asignaciones presupuestarias.
  • Es necesario procurar en la formulación de reglas, normas y leyes, donde sea costoso infringir la regulación, fácil acatarla y poco costosa su administración.
  • Hay que determinar:
    • Lo que se quiere que hagan o no las partes que transan en el mercado.
    • La secuencia que relaciona la norma con la conducta deseada por parte de las partes que transan en el mercado.
  • La administración de la norma debe ser eficiente: sujeta a análisis costo / beneficios.

La situación actual.

Venezuela es un mito, debe pensarse que cuando un Gobierno se califica como socialista, sus indicadores de salud deben ser mejores que la de sus vecinos que no lo son y también la situación debe reflejar un mejoramiento en el tiempo.Salud 1
La realidad es otra, a pesar de la enorme cantidad de recursos financieros durante los últimos 16 años, los indicadores del país están por debajo de la media para América Latina y el Caribe. No solo es que esté por debajo es que en casi todos desmejoró.Salud 2



Observen con cuidado que el único indicador que refleja mejora se encuentra aún por debajo [5].

Controles de precios.

En materia de Salud existen dos sistemas de control de precios, uno el establecido en la Ley de Precios Justos y el otro el correspondiente a la resolución 294. La Providencia 294, es considerada de carácter temporal por el Gobierno Nacional, en tanto entraba en vigencia la Ley de Costos y Precios Justos, con lo cual se establecerían los precios basados en la estructura de costos de las clínicas, como lo establece la nueva Providencia 003 del año 2014, complemento de esta ley. Hasta ahora, existe una situación confusa, pues dependiendo de las circunstancias el Gobierno aplica una u otra.





Referencias.

[1] El riesgo moral es un concepto económico que describe aquellas situaciones en las que un individuo, por ejemplo, al estar asegurado deja de tomar precauciones. Selección adversa, son aquellas situaciones previas a la firma de un contrato, en las que una de las partes contratantes, no es capaz de distinguir la buena o mala calidad de lo ofrecido por la otra parte. Un incentivo perverso, acontece cuando tiene lugar un resultado no intencionado y no deseado que es contrario a los intereses de los propulsores del incentivo, la inamovilidad laboral, como no se puede despedir a un trabajador, éste asume comportamientos contrarios a los intereses de la organización.
[2] Venezuela 2016: esquemas para su evaluación. http://prosprev.com/2015/09/18/venezuela-2016-en-el-mundo-esquemas-para-evaluacion/

[3] Venezuela un país con asfixia regulatoria. http://prosprev.com/2015/10/05/venezuela-un-pais-con-asfixia-regulatoria-extrema/

[4] Manuales de dirección médica. http://www.editdiazdesantos.com/libros/catalogos/manuales-de-direccion-medica-y-gestion-clinica-C273.php

[5] Origen de la información presentada en las tablas.Salud 3

Nobel de economía 2015: por segunda vez un reconocimiento a la economía aplicada microeconómica y a la evidencia empírica frente a la macroeconomía

deatonPara el 2014 el nobel de economía fue otorgado a Jean Tirole un especialista de la economía industrial, también conocida como organización industrial, es decir un reconocimiento a la economía aplicada y a la microeconomía. Esta vez en premio es para Angus Deaton [1], investigador cuya fundamentación es esencialmente microeconómica con base en el comportamiento individual. Estas herramientas guardan una relación con el análisis de impacto de las regulatorio, como aspecto mas relevante de la política económica de hoy en día. En la economía aplicada toda proposición tiene que  estar sujeta a la contrastación, lo mas rigurosamente posible y consistente con su marco erístico.
Leer a Deaton y compartir sus ideas es como decir:

Desconfíe de los grandes números generados por la contabilidad nacional: inflación, política fiscal, creación de dinero, manejo de tasa de cambio, como aspectos dominantes del debate económico, pues hay una gran diferencia entre la realidad y los grandes números de la economía, es pensar que se puede influir sobre los movimientos de las masas profundas del mar controlando las olas observadas en la superficie.
La política económica debe partir del análisis del comportamiento del individuo y de las conjeturas acerca de la repuesta del mercado frente a las normas y las regulaciones.
El uso del conocimiento microeconómico no es usual en Venezuela, un país bajo asfixia regulatoria [2], donde prevalece en los medios académicos una aproximación esencialmente macroeconómica,
Para ilustrar más el debate, en estos días se ha hablado de un posible estallido del sistema cambiario, por lo que se sugiere la conveniencia de posicionarse en bolívares, ya que estamos en una condición de hiperinflación no tradicional  por hipermafia.

Asi se concibe en la perspectiva macroeconómica, con una lógica impecable que es: si se establece un tipo de cambio acorde con el mercado, nunca será en los niveles actuales del dólar paralelo (unos 800 bolívares por dólar), por lo que quienes tengan posesiones en dólares tendrán una pérdida anticipada de capital a un tipo de cambio, digamos 130 bolívares por dólar.
La solución a lo problemas de Venezuela se resuelven con la liberación de precios, de tasa de cambio y equilibrio fiscal, el discurso se reduce al cómo administrar el problema de ajuste: se dolariza la economía o se le restituye la autonomía al Banco Central, de modo que desaparezca la emisión inorgánica de dinero.
En la perspectiva microeconómica, todos esos eventos son consecuencias más que causas del problema, es necesario considerar dos factores:

La existencia de una debilidad institucional donde los poderes públicos y el Banco Central de Venezuela no gozan de autonomía e independencia entre si, de forma que no operan contrabalances de poder, que impidan el déficit fiscal, la emisión inorgánica de dinero y la apropiación discrecional del otorgamiento de divisas.
La asfixia regulatoria extrema que promueve todo tipo de comportamiento perverso que caracteriza a los mercados negros, es decir la proliferación de regulaciones sin analisis de impacto previo sobre el cómo reaccionan los individuos y sobre el cómo responden los mercados a los controles.
En esta visión la respuesta a un individuo sobre qué hacer bajo una situación de extrema incertudumbre es diferente. No va a ser llénese de dinero, la sugerencia es otra, considere tres motivaciones para mantener dinero, una para hacer frente a los pagos básicos del hogar (alimentos, bebidas, salud, vivienda, educación, prendas de vestir, servicios públicos y recreación), una segunda, para hacer frente a imprevistos y tercera, como reserva temporal de valor para disponer de un dinero a utilizar según las circunstancias.
En este momento un grupo familiar debería ajustar su presupuesto para reducir el gasto en un 20% por mes si hace compras en mercal, pedval o en mercados populares, si hace compras suplementarias fuera de esos expendios el monto podría alcanzar 30%. El otro escenario, es el de mantener su presupuesto y generar ingresos adicionales, en un monto equivalente a la reducción sugerida anteriormente, en modo alguno tenga dinero en exceso porque tendrá una pérdida anticipada de 20% mínimo por mes. Estos porcentajes debe fijarlos en función de su percepción sobre la inflación (entre 10% y 20% mensual si la economía se mantiene en las condiciones actuales).
Con el dinero para precaución revise su historia de riesgos, eventos inesperados y mantenga un nivel de recursos en dinero con un 20% adicional sobre el monto mensual anterior, si puede aumente la cobertura de sus seguros, cuide la salud y los medios de transporte de manera rigurosa.
Por último, si todavía le queda un excedente, no puede tampoco mantener fondos en bolívares, debe aplicarlos a inversiones que multipliquen su dinero en el futuro.
En conclusión, no se llene de recursos líquidos arbitrariamente, analice y planifique.




[1] http://www.nobelprize.org/nobel_prizes/economic-sciences/laureates/2015/announcement.html
[2] http://prosprev.com/2015/10/05/venezuela-un-pais-con-asfixia-regulatoria-extrema/

Clase media venezolana es la más golpeada por la crisis económica

Reseña de la entrevista

8 de Octubre de 2015 - 09:30 AM
Contreras: clase media venezolana es la más golpeada



El economista opina que la clase media es la más afectada por la situación.  (Foto Archivo)
Merys Guerra
Durante la entrevista con Dhameliz Díaz en el programa "Primera Voz" en El Carabobeño Radio, el economista Francisco Contreras expresó que el sentido de la empresa se ha banalizado en Venezuela, pues los excesivos trámites iregulatorios por el Estado dificultan el funcionamiento de las mismas.


Contreras explicó lo que vive la clase media venezolana ante la situación socio económica que se presenta en el país. El profesional de la economía reiteró que el declive institucional y de los valores pone en riesgo el soporte de económico y además, se “Deja de contar con las instituciones”.
Afirmó que debido a la condición económica del país, pocos ciudadanos de clase media podrían adquirir vehículo o vivienda debido a los excesivos costos. También, muchas personas están dejando sus vehículos paralizados, pues el mantenimiento de estos resulta difícil.
Respecto a los temas jurídicos del país, el economista opinó que “el venezolano vive en un estado de precariedad jurídica”, pues para cualquier trámite es mucho el cúmulo de cosas por hacer que termina pareciendo imposible".

Reiteró que si la ley es algo de difícil interpretación hace difícil el desarrollo del país. 

Enlace para escuchar la entrevista

https://soundcloud.com/elcarabobeno-1/entrevista-primera-voz-081015-francisco-contreras-economista

Expectativa inflacionaria de Venezuela (actualización octubre 2015)

La cumbre Banco Mundial FMI

Durante la cumbre del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (http://www.bancomundial.org/reuniones/anuales/2015/), se ha manejado información económica de gran interés para Venezuela. Esta reunión anual tiene lugar este año entre el 9 y el 11 de octubre. Comentaremos brevemente, que se anticipa para Venezuela una inflación de 190 %  para este año 2015 y 204 % para el 2016, en nuestra opinión, ese pronóstico subestima la realidad. Un referente de la inflación es la canasta básica, la evaluación estadística de las series del indice nacional de precios de Venezuela y de la canasta básica del CENDA [1] revela una similitud de 98,3 %, si desde el mes de enero 2015 al mes de agosto, la canasta básica ha aumentado en 160 % , nos resulta poco probable que cerremos en año con un 190% de inflación.

Ajuste a las predicciones según evaluación estadística de la canasta básica del CENDA

Hemos tomado como referencia para la estimación de la inflación en Venezuela la variación de la canasta básica del CENDA. En la tabla acontinuación se muestra la evolución porcentual de la canasta básica, se observa que desde enero 2015 hasta agosto 2015, la variación acumulada es de 160,5 %.
CB_ENE_AGOST_2015
Las predicciones sobre la inflación del FMI [2] para el año 2015 (correción de octubre 2015), es de 190 %, la única forma de que este pronóstico se cumpla es que la inflación desde septiembre se reduzca a 3 % mensual.
Si las condiciones económicas se mantienen en el futuro, sin ajustes, ni reformas, la aplicación de las herramientas estadísticas anticipan el siguiente comportamiento de la canasta básica.InfMensual08
La misma información con la variación acumulada.

InfAcuml08

De modo gráfico.

CBIMAGINFACUM
En conclusión, si la inflación sigue el comportamiento de la canasta básica, la inflación esperada estará entre 275% y 422%, mas allá de los errores de predicción, los valores del FMI lucen improbables.
Para este año 2015 tendremos el record de inflación en toda la historia de Venezuela, insólitamente bajo un esquema de control de precios.




[1] http://cenda.org.ve/

[2]  Table A7. Emerging Market and Developing Economies: Consumer Prices1(continued) (Annual percent change). p. 178
http://www.imf.org/external/pubs/ft/weo/2015/02/pdf/tblparta.pdf

Venezuela un país con asfixia regulatoria extrema

El marco lógico.

A estas alturas de desorden y caos económico en Venezuela, las medidas de orden coyuntural: monetarias, fiscales y de ajuste de pagos internacionales, no constituyen una panacea. Mientras no se modifique el marco regulador, para fortalecer las instituciones, no habrá equilibrio que pueda ser restablecido. Así quienes piensan que los ajustes macro-económicos constituyen una solución, deben revisar la consistencia teórica de sus argumentos y presentar evidencia que de soporte a sus hipótesis. El rescate de la institucionalidad, el empoderamiento y la formación de capital social, sujetos a evaluación previa de impacto y de respuesta del mercado son la clave de éxito.
Con un nivel de burocracia y de regulaciones de todo tipo, la corrupción se banaliza y hasta en la empresa privada, más organizada, resulta difícil evitar que su departamento de cuentas por pagar, no solicite al proveedor, su habilitación (coloquialmente llamada en nuestro país “bajada de mula”), para honrar el pago de una deuda. O la cesión de propinas (llamadas coloquialmente “dame una fuercita”), para adelantar un proceso de compra de un cliente. Evidencias de toda naturaleza existen, hasta las formales recolectadas por organismos supranacionales.
La asfixiante regulación de todos los aspectos de la vida que existe en nuestro medio, es de tan larga data que se toma como normal y más lo grave se acepta que su intensificación es un mal necesario. El clamor no es de exigencia para simplificar y optimizar el marco regulatorio. Hay una resistencia en todos los niveles para tratar el asunto. Académicos y consultores prefieren la intensidad de un debate alrededor de temas como la dolarización o reducción del dinero inorgánico, la necesidad de ajuste fiscal, lo imperioso de una liberación de precios y evaden un debate sobre la necesidad de reformas para el rescate institucional del país.

Venezuela, no tiene paralelos para ser comparada, no existe en el mundo un país sentado sobre una plétora de riquezas de todo orden, con un momento estelar de su talento humano, que huye del país. Sin embargo se sigue, se insiste y se pierde tiempo, en discursos coyunturales sobre la dolarización o no, sobre la emisión de dinero orgánico, sobre la liberación de precios, cuando todos esos eventos y factores tienen como raíz primigenia lo estructural: la imperiosa necesidad de reforma de marco regulatorio y del rescate de la fortaleza institucional del país.
En el mundo, las leyes existen para señalar los límites de lo que no se debe hacer, para evitar la invasión del espacio vital del otro. Aquí, a la inversa se debe escudriñar, entre la maraña de leyes, providencias y reglamentos, donde aparezca de manera explícita, clara y sin ambigüedad algo que se pueda hacer, de lo contrario estarás en condición de precariedad jurídica. La condición de venezolano es, de manera técnicamente inevitable, la de un sujeto al margen de la ley, prácticamente todo está sumido a normas de imposible cumplimiento,

La evidencia.

Vamos a utilizar la información estadística ofrecida por el Banco Mundial[1], de los datos fuente nos referiremos varias actividades que califican la eficiencia regulatoria de un país: iniciar un negocio, construir una vivienda, gestionar una conexión eléctrica, gestionar un crédito, exportar e importar. El resumen se muestra en la siguiente tabla:MR1
En una muestra de 189 países nuestro país se encuentra en los últimos lugares. El desorden institucional y las regulaciones extremas, en relación con el inicio de una actividad empresarial, el país se encuentra en el lugar 182, solo nos superan: Afganistán, República Democrática del Congo, Chad, Sudán del Sur, República Centro africana, Libia y Eritrea.
La capacidad de un país para administrar el exceso de regulaciones, a su vez propaga y multiplica el mal uso de los recursos productivos, pues funcionarios mal pagados, con remuneraciones cada vez más erosionadas por la inflación, son fácil presa de la corrupción, de manera que los controles se multiplican para controlar a quienes controlan y a los controlados, en una cadena sin fin de fallos regulatorios.
Los primeros lugares de la lista de 189 países con asfixia regulatoria son [2]:MR2
La información parece sorprendente, quizás porque no es un fenómeno nuevo en nuestro país, es algo corriente desde hace mucho tiempo, nos hemos acostumbrado y lo tomamos como normal. Para quienes dudan de la información presentada, durante el año 2009, en el Centro de Extensión y Asistencia Técnica a la Empresas (CEATE) de la Universidad de Carabobo, realizamos un estudio para un grupo inmobiliario en la ciudad de Valencia, se listaron procedimientos que se deben cumplir y los lapsos que en promedio requiere cada trámite, los resultados se ofrecen a continuación:MR3
El resultado arroja un total de 1.335 días, mucho más de lo que revela el Banco Mundial.
Uno se pregunta a qué obedece esta disparidad en la información. En toda economía con asfixia regulatoria, los promedios esconden la condición extrema de esos lugares, pues hay quienes pueden acortar esos lapsos y no tienen problema alguno que les impida realizar su actividad, como hay otros cuyos proyectos permanecen arrumados en cualquier sitio de la extensa maraña de gestores, gestorías y oficinas que intervienen en los procesos de aprobación de cualquier cosa en esas naciones con asfixia regulatoria.
Esos resultados no causan sorpresa, iniciar una actividad empresarial en Venezuela nos ubica en el último lugar, nadie nos supera, hacerlo requiere une gran dosis de perseverancia. No solo es lo del último lugar, es que nos encontramos distante de los valores medios a 95 % de probabilidad, para tener una mejor idea de la estrafalaria situación el promedio mundial es de 22 días.
MR4

Conclusión

Venezuela necesita, como condición necesaria, a nivel microeconómico, una reforma que simplifique y optimice la manera como se hace política económica, las normas tienen que estar sujetas a evaluación previa de impacto regulatorio, en función de la respuesta anticipada por el mercado, y luego ratificadas en función de excluir o reducir la aprobación de aquellas que generen incentivos perversos, mercados negros y reasignaciones de recursos que no agregan valor social.
A nivel macroeconómico, la otra condición necesaria es la legitimación institucional, para asegurar la autonomía e independencia mutua de los poderes públicos. A nivel de instancias económicas, el Banco Central de Venezuela requiere igualmente autonomía e independencia.
Son contenidos previos sin los cuales, cualquier estrategia coyuntural, de estabilización del poder adquisitivo interno, de equilibrio fiscal y de ajuste de pagos internacionales, no tendrá éxito sea la que sea.




Notas
[2] Para el Banco Mundial La distancia a la frontera de una economía se muestra en una escala del 0 al 100 en la que 0 representa el desempeño más bajo y 100 la frontera del buen desempeño.