27 junio 2016

La posibilidad de una cesación de pagos en Venezuela (actualización)

Extracto      

La posibilidad de una cesación de pagos es una realidad en Venezuela. Hasta ahora el Gobierno ha eludido esa eventualidad por la vía de un fuerte racionamiento de divisas destinadas a importaciones en el país, de esta manera ha podido honrar el servicio de deuda. Ahora bien cuál es la posibilidad de seguir con esta estrategia que irremediablemente supone escasez de bienes y servicios y de materias primas para sostener un sector productivo desgastado y alicaído, la respuesta: Venezuela requiere unos 29.939 millones de dólares americanos, de financiamiento internacional  (o su equivalente en entrada e capitales) para mantenerse en los niveles de escasez equivalentes al correspondiente del año 2012, de manera que es inevitable la negociación con los acreedores internacionales, esta vez no basta con una reducción de las importaciones.

Importaciones de bienes y servicios racionados.

Utilizaremos el cuadro siguiente con las importaciones venezolanas en dólares americanos ($ USD), bolívares corrientes y bolívares constantes (base: 2007). Fijemos nuestra atención en los años 2012, 2013 y 2014 es una serie donde se observa una gran disminución de las importaciones venezolanas del 51 %, con unos precios del petróleo sin gran variación. Lo cual nos revela que hay una salida de capitales importante. Con un rígido control de cambios esto es una señal de racionamiento de las importaciones de bienes y servicios de consumo final, y también, de materias primas y bienes de capital. Si los pagos de servicio de deuda externa son relativamente iguales, por reducción a lo absurdo debe existir una fuerte filtración de divisas hacia el exterior. Para el año 2015, la caída de las importaciones alcanza 41,20% con una baja del precio del petróleo del 50%, significa que el descenso de la capacidad para importar es tan grande que desaparece la presunción de fuga de capitales.

Impor012016

Fuente: Banco Central de Venezuela.


Una caída continua de las importaciones desde el 2013, con buenos precios del petróleo hasta el 2014, no deja lugar a dudas, no ha habido una verdadera estrategia para resolver, lo que ya presentaba los signos de desastre económico por mala política pública.

El nivel de seguridad de reservas internacionales y su insuficiencia.

En este trabajo asumimos que un nivel adecuado de reservas internacionales es equivalente a cinco meses de importación más el pago de servicio de deuda externa (capital e intereses). “El nivel de seguridad” se muestra a continuación en millones de dólares americanos, en la cuarta columna, si la comparamos con la primera columna “Reservas internacionales netas”, la diferencia constituye un indicador de suficiencia de medios de pagos internacionales o de reservas.

Insuf012016

Fuente: Banco Central de Venezuela y estimaciones propias.

Desde el 2011 comienzan los tiempos de insuficiencia estructural de reservas internacionales, para el año 2014 no es mayor porque las importaciones se redujeron a la mitad, de no ser así hubiésemos estado en una situación de cesación de pagos mejor conocida como “default”. Es decir se sacrifica el bienestar interno para cumplir con las acreencias internacionales. Para el 2015, con una reducción de casi el 50% de las importaciones, la insuficiencia de divisas llega a 106%, esto explica el cómo se genera la crisis de desabastecimiento y escasez en Venezuela.


Desde el 2011, ya la economía venezolana mostraba los signos de agotamiento de un modelo económico fundado exclusivamente en el mal uso de la renta petrolera y en la capacidad de endeudamiento del país. No puede haber prosperidad donde se asfixia impunemente la capacidad productiva del país.

El drama del año 2016: ¿Se podrá racionar mas el valor de las importaciones?

Hasta ahora el Gobierno Nacional ha sorteado una cesación de pagos con una gran reducción de las importaciones. Vamos ahora a considerar unas premisas sobre las variables determinantes en este caso, para la evaluación del nivel de seguridad de reservas internacionales.

Supongamos las premisas mostradas en la siguiente tabla (mill de $ USD para Importaciones, Exportaciones, Reservas internacionales netas y servicio de deuda, en $ USD por barril para el precio del petróleo):

Premis012016

Fuente: estimaciones propias.


Premisas

  1. Para los precios del petróleo hemos asumido un valor de 24,16 $ USD por barril (nivel de precios actual),
  2. Para las importaciones un nivel equivalente al del año 2012,
  3. El nivel inicial de reservas internacionales netas actual de 15.474 millones de $ USD,
  4. El nivel actual del volumen de exportaciones petroleras, ajustando el valor, según la premisa (1),
  5. Por último tomemos el servicio de deuda externa corresponde al nivel de pagos programados.
Con esas premisas hay un déficit de caja de 29.939 millones de dólares, equivalentes al 192 % de las reservas meta establecidas (15.583 mill $USD).

Insuf010216

Fuente: estimaciones propias.

En consecuencia, la situación actual es insostenible porque las reservas internacionales netas serían insuficientes incluso para el pago del servicio de deuda externa.  Con una pérdida de bienestar del 192%, medido con respecto a las importaciones del 2012.

predbienest012016

Fuente estimaciones propias.

En conclusión, Venezuela requiere unos 29.939 millones de dólares americanos de financiamiento internacional o por entrada de capitales privados, en la eventualidad de restablecimiento de la confianza en el país, de esta manera es inevitable la negociación con los acreedores internacionales, esta vez no basta con una reducción de las importaciones.

La situación necesita de un ajuste económico fundado en el restablecimiento de los equilibrios macroeconómicos (déficit fiscal, inflación y tasa de cambio), la acción de políticas públicas a través del mercado y no por la vía de controles de variables resultado (costos, salarios, tasa de cambio y precios) y la restitución de contrapoderes públicos autónomos e independientes. Ajuste económico que permitiría acuerdos con el resto del mundo para el logro del ingreso de capitales al país.


La sensatez señala la necesidad de un acuerdo nacional con el propósito de presentar al mundo la voluntad de acometer reformas, de cambio de modelo, de cese de la persecución al espíritu emprendedor que ofrezca confianza para que regresen los capitales financieros y humanos que se han ido de este pletórico país.

No hay comentarios :