27 junio 2016

Petróleo, reservas y reactivación del sector automotriz en Venezuela

Un automóvil es en Venezuela un producto importante por variadas razones, entre ellas las siguientes:

  1. Los servicios de transporte público pueden calificarse de escasos, además los que existen en lugar de ser bienes públicos son mas bien unos males públicos propagadores de inseguridad y de contaminación, desde acústica hasta ambiental propiamente dicha.
  2. El costo de la gasolina sigue siendo prácticamente nulo (por supuesto a precios internacionales). En América Latina para el 2016 en promedio, el litro de gasolina cuesta 1,23 dólares, en Venezuela es de 6,00 bolívares (la de mayor precio), equivalentes a 0,60 dólares al cambio oficial y 0,03 dólares a la tasa de cambio de 200 Bs/$ y a 0,005 a un coeficiente de 1,200 Bs/$.
  3. Al son de la samba va la producción automotriz en Venezuela, del ritmo del precio del petróleo y de la acumulación de reservas internacionales, este periplo objetivamente nos señala que durante 17 años del socialismo de la abundancia, el país en lo absoluto se liberó de la dependencia del petróleo, todo lo contrario se hizo más dependiente.

    [caption id="attachment_13577" align="aligncenter" width="715"]Auto032115_Datos Producción automotriz (Unidades), precio de petróleo ($/B) y reservas internacionales netas (millones de dólares americanos). Fuente: Cámara Venezolana Nacional de Ensambladoras y Banco Central de Venezuela.[/caption]
  4. El vehículo particular se ha transformado en el bien refugio de valor patrimonial para el venezolano, ha sustituido a los inmuebles, fuera del alcance del poder adquisitivo y sin posibilidades de generar renta. Es posible que a finales de 2016 ya el vehículo esté fuera de alcance de la mayoría de los venezolanos.
  5. Por último la posesión de un vehículo es también reflejo de estatus social.
Así que un automóvil es algo de imperiosa necesidad para el venezolano a mismo tiempo que es casi su única opción como resguardo de su patrimonio.Auto032115_3


Durante los últimos 17 años en nuestro país, cuya dinámica política, social y económica ha estado bajo el signo del socialismo del siglo XXI, pueden identificarse tres períodos en el comportamiento del mercado automotriz, los precios del petróleo y las reservas internacionales netas: 1997-2003, 2003-2008 y 2008 a nuestros días.Auto032115_2

Desde 1997 hasta el 2003, los precios del petróleo se mantienen con una ligera tendencia a la recuperación, en tanto que la venta de vehículos es inestable con tendencia a la baja, por su parte a nivel de reservas internacionales observamos un claro comportamiento de deterioro. El inicio del socialismo del siglo XXI nace en medio de la incertidumbre y la desconfianza.Auto032115_5

Entre el 2003 y el 2008, todo mejora, la recuperación del precio del petróleo desde su nivel mas bajo -11 dólares por barril- alcanza los 90 dólares por barril en el 2008, nada mas que 718 % de aumento. Estamos en presencia de un verdadero boom económico con un gran impacto distributivo de la renta petrolera a través del gasto público, pero sin efecto de ampliación de la base productiva del país. Venezuela se transforma en un enorme almacén para el tránsito de productos importados. Es un pueblo iluso que ratifica su decadencia cívica, pues confunde la transitoria alegría de un bienestar con pies de barro, ha comenzado la destrucción de la base productiva del país, la tendencia a importar todo y no producir nada. La obnubilación socialista no deja espacio para la sensatez.

Desde el 2008 a diciembre del 2013, los precios del petróleo siguen aumentando, ahora a menor velocidad, pero la caída de las reservas internacionales y de las ventas de vehículos nos señalan el desborde de un modelo populachero esencialmente asistencialista y distribuidor. Se necesitaría un aumento constante y cada vez mayor del precio del petróleo para el sostenimiento del modelo económico del socialismo del siglo XXI, algo realmente inviable.

Desde el 2013 a nuestros días, es el doloroso despertar de quien se gana la lotería, la dilapida en unos días y termina en una mayor miseria que aquella con la cual inicio su ilusión: escasez extrema, horas y horas en cola en búsqueda de las pocas cosas que ya no es posible producir.


El Plan de Reactivación Automotriz.

Esta semana se ha anunciado un "Plan Nacional de Reactivación Automotriz", para tener esperanza de algún logro futuro debería existir algún esbozo de modelo de transición económica e institucional que permita responder claramente las siguientes interrogantes:


  • De dónde vendrán los recursos en divisas  para la adquisición del componente importado:
    • De ensamblaje de los vehículos.
    • De fabricación del componente nacional de las piezas y partes, donde también se necesitan divisas, allí también aparece el fantasma del componente importado.
  • Dónde están los recursos necesarios para asegurar la puesta a punto de toda la cadena de valor del "cluster" automotriz, desde la extracción de hierro, la industria del acero, la metalurgia y la metalmecánica.
  • Cuáles son las pautas de recuperación de todo el conocimiento, cultura y destrezas laborales perdidas a lo largo de una inducción ideológica de lucha de clases y de incentivos laborales perversos adversos a la productividad.
  • Cómo asegurar flexibilidad y capacidad de respuesta en medio de una maraña de reglas, providencias, reglamentos y leyes que existen en el país.
  • Cómo lograr la confianza requerida para el funcionamiento del mercado con una retórica política de enfrentamientos e insultos sobre la base de la colonización de los poderes públicos.
  • Dónde está ese Plan de Reformas Económicas e Institucionales que vamos a ofrecer a los inversionistas, a los medios financieros y a los organismos internacionales de ayuda para disponer de un flujo de divisas que no poseemos.
  • Cómo va el Gobierno a reorganizar las cuentas presupuestarias para liberar recursos desde la configuración actual hacia una en apoyo a la reactivación, sin un déficit presupuestario abierto.
  • Cuáles serán las pautas de estabilización monetaria para evitar la destrucción de dinero orgánico y la creación de dinero inorgánico.
  • Cuál será el esquema de ajuste de pagos internacionales que evite el mercado negro de divisas y las exportaciones no productivas mediante subvenciones indirectas del componente de costo importado a un tipo de cambio artificioso.
  • Dónde está el plan de subsidios directos transitorios para paliar la crisis alimentaria y sanitaria del país.

Pareciera que el “hombre nuevo de Venezuela no es del abrigo, sino de la incomodidad, donde le maltratan se queda y donde le reconocen se va”

No hay comentarios :