27 junio 2016

Una entrevista premonitoria en el diario "EL Carabobeño" (02/01/2004): controles y desgracias del experimento del Socialismo de la abundancia del Siglo XXI

Venezuela es uno de esos sorprendentes lugares en la historia de la civilización donde la sátira, de la cual somos víctimas los economistas, resulta refutada de manera contundente y trágica, cuando hay un acierto como el relatado en esta nota de prensa del diario "El Carabobeño", del día 2 de enero de 2004, en la antesala del boom petrolero y del despilfarro de una riqueza que hoy tiene al país al borde de un colapso alimentario y sanitario.

Del juicio de los profesionales de la economía en Venezuela aparece corrientemente una frase lapidaria:


"Los economistas lanzan predicciones que nunca se cumplen y luego se la pasan seis meses más explicando por qué erraron".
[caption id="attachment_13374" align="alignleft" width="300"]Foto archivo, enero 2004 "El Carabobeño" Foto archivo del diario "El Carabobeño" 02/01/2004[/caption]

La entrevista tuvo lugar en la sede de ése prestigioso medio impreso del Estado Carabobo, invito a la lectura de la entrevista tal cual como fue reseñada en el diario. No parece que fuera de aquella lejana fecha de hace doce años, es casi una imagen fotográfica de hoy, que si se amplia es exactamente lo que acontece.

Fue una profecía cumplida, en un momento donde lo mediático privilegiaba lo político, una época que ya mostraba los males del Socialismo del Siglo XXI.

Lo preocupante es que sepamos en el país el origen de todos los males, peor que tengamos opciones para sentir la tranquilidad inspiradora de "lo mejor está por venir", pero por una parte, el debate y el discurso, incluso en los medios académicos, lo domina la macroeconomía y las propuestas de medidas puntuales, y por otra, existe una pugnacidad política de protagonismos subalternos cuando el camino es claro:


Hay que abordar el tema en términos de Reformas Económicas e Institucionales que den lugar: primero, a la autonomía, la independencia y la legitimidad de los poderes públicos [1], segundo, a la simplificación y optimización del marco regulatorio [2], tercero, al sometimiento de la política fiscal y monetaria a reglas no discrecionales y anti cíclicas [3] , cuarto, a la evaluación previa de impacto conjetural del mercado de cualquier práctica de gobierno [4].

Carabobopre2



Notas:

[1] De esta forma se evita que los poderes públicos se alineen y no se supervisen entre si para asegurar una gobernabilidad imparcial.

[2] Venezuela padece los males de la asfixia regulatoria de providencias, normas, decretos, reglamentos y leyes de toda naturaleza y de ambigua interpretación lo cual hace que la justicia pierda sentido y se torne sesgada en favor de intereses particulares e ideológicos.

[3] Anti cíclico significa que bajo ningún contexto debe existir déficit fiscal y emisión inorgánica de dinero, bajo niveles de inflación superiores a un dígito.

[4] La política económica no debe dar lugar a incentivos perversos, ni asimetrías de información que favorezcan los intereses particulares de funcionarios públicos, de grupos de presión y de intereses particulares en detrimento de los propios fines de la política pública.

 

No hay comentarios :