28 abril 2010

Cómo evitar la manipulación: argumentos y falacias

Desde hace algún tiempo hemos venido reflexionando sobre el trabajo del consultor, una parte importante de éste consiste en entablar conversaciones, con Juntas Directivas, Socios, Gerentes, Empleados y Trabajadores de Organizaciones que contratan sus servicios. Es gente con la cual es necesario lograr consensos sobre ideas, hipótesis, estrategias, políticas entre otras cosas. Se observa como gran parte de esa actividad se resuelve muy a menudo, no por la confrontación de pruebas refutatorias sino por la habilidad discursiva de la persona, más allá del conocimiento, de la evidencia empírica y de la ética. Por ello nos proponemos presentar estas ideas que confesamos no son originales, pero que hemos trabajado para darle sistematización sobre el modo en que pueden ser utilizadas por nosotros de modo que prevalezcan resultados más próximos del saber, de la evidencia empírica y de una sana responsabilidad moral de quien hace uso de la Ciencia Económica.

En el mundo gerencial latinoamericano domina en el discurso las formas representativas de la tolerancia, de la apertura, de la aceptación de ideas diversas, de la participación democrática, pero al final lo que decide es el imperativo del poder. Una aproximación al estilo de gatopardo de mostrarse favorable a las más avanzadas y recientes innovaciones para al final mantener el statu quo y la perpetuidad en el ejercicio del poder. Uno de los modos de mostrar amplitud consiste en el uso extenso de falacias que permiten, en un aparente diálogo participativo, la legitimación de lo existente donde no se transforma, ni se cambia nada.

He revisado obras, como la de Nicholas Capalti y la de Juan Manuel Comesaña, sobre la teoría de la argumentación, para ofrecerle al lector una guía que le permita en sesiones de brainstorming eludir la amenaza de ser víctima de falacias y refrendar de esa manera, acciones que impiden la transformación organizacional. El resumen se ofrece en dos presentaciones una de Eduardo Harada sobre las ideas de J M Comesaña y otra preparada por nosotros sobre N Capaldi.

En la obra de Capalti nos encontramos ante una visión donde se debe tomar conciencia de las diversas formas de presentar argumentos falaces y desarrollar estrategias de debate donde se permite un uso más elaborado de las mismas. Se pudiera concluir que en los debates prevalece a la a larga no las reglas de una búsqueda fundada en la razón y la refutación de hipótesis, sino el convencimiento del auditórium más allá del bien o del mal.

Cómo mínimo se debería, en organizaciones en cuyo contexto la búsqueda del consenso es prioridad, establecer las reglas lingüísticas que aseguren el dialogo lo más libre de razonamientos falaces. Sin embargo, algunos autores señalan que hay razonamientos sólidos que por sus premisas pueden ser inaceptables y otros que pudiendo ser falaces pueden ser valiosos en determinados contextos. Este nivel de reflexión es el que se encuentra en la obra de Comesaña.

Listado previo de acuerdos y reglas:

  1. Tratar los temas de discusión uno a uno;
  2. Rebatir las objeciones con argumentos;
  3. Afirmar lo que se puede probar;
  4. Distinguir las premisas de las conclusiones;
  5. Limitar expresiones emotivas o sensibles;
  6. Lograr credibilidad;
  7. Tolerar, escuchar al otro;
  8. Solicitar, exponer y ofrecer:
    1. razones;
    2. criterios.
  9. Reconocer las falacias;
  10. Confortar, refutar y contra argumentar;
  11. Mostrar sensibilidad al contexto.

Enlace sobre reseña de la obra de Juan Manuel Comesaña publicada por Eduardo Harada:http://prepa8.unam.mx/colegios/filosofia/P01/2Articulos/resenac.pdf

Enlace de presentación creada por nosotros sobre la obra de Nicholas Capaldi:http://www.franciscocontreras.com.ve/Archivos/L%c3%b3gica%20Informal.pdf


24 abril 2010

Las Universidades son templos del saber y jamás serán partidos al servicio de ideologías

En Venezuela las Universidades son, con toda seguridad, los últimos sitios donde la gente, sin importar ideologías, credos, razas, edad, pueden dirimir y superar sus diferencias en la más absoluta paz, tolerancia y libertad, sin tener que recurrir a otra arma que la de la argumentación. Una Universidad no puede pervertirse para transformarse en medio ejecutor de reformas y revoluciones, puesto que la amplitud de espíritu es la esencia de sus fines. No puede ser la Alma Mater Studiorum el instrumento de la represión social e ideológica, para la promoción del socialismo, del capitalismo, de sectas o religiones. Entiendan los políticos la Universidad es un Foro para el advenimiento de la duda no para el refrendar ninguna verdad última.

No puede convertirse a las Universidades en herramienta propagandística de la idealización de un hombre nuevo, es una falacia pensar que con tan sólo el poder gubernamental se superan los males sociales, es un error que conduce a males mayores. Es así que se explica toda la corrupción que embarga a la sociedad, porque no solo la economía de mercado conduce a desigualdades también el poder político lo hace, a los males del mercado hemos añadido los males del Estado.

Ciertamente, a pesar de que en el capitalismo avanzado ricos y pobres mejoran su bienestar, la brecha entre los más ricos y los menos ricos y pobres no cesa de aumentar, sin embargo existe la esperanza de que las instituciones y los constructos producto de la democracia compensen los males derivados de esas brechas, los hechos de reducción de jornada laboral, de prohibición del trabajo infantil, de protección social dan fe de ello. Bajo el socialismo la realidad ha sido otra, esas desigualdades entre las más altas esferas de la burocracia gubernamental y el resto de la sociedad son más intensas y abrumadoras, el éxito mayor de los fundamentalismos y del pensamiento único es el logro de la igualdad en la pobreza o en la miseria, con un precio mayor por la pérdida o sacrificio de las libertades individuales.

Ocurrió una vez:

"Universidad de Salamanca, 12 de Octubre de 1936

Miguel de Unamuno: "Estáis esperando mis palabras. Me conocéis bien, y sabéis que soy incapaz de permanecer en silencio. A veces, quedarse callado equivale a mentir, porque el silencio puede ser interpretado como aquiescencia. Quiero hacer algunos comentarios al discurso -por llamarlo de algún modo- del profesor Maldonado, que se encuentra entre nosotros. Dejaré de lado la ofensa personal que supone su repentina explosión contra vascos y catalanes. Yo mismo, como sabéis, nací en Bilbao. El obispo, dice Unamuno señalando al arzobispo de Salamanca-, lo quiera o no lo quiera, es catalán, nacido en Barcelona. Pero ahora acabo de oír el necrófilo e insensato grito "¡Viva la muerte!" y yo, que he pasado mi vida componiendo paradojas que excitaban la ira de algunos que no las comprendían he de deciros, como experto en la materia, que esta ridícula paradoja me parece repelente. El general Millán-Astray es un inválido. No es preciso que digamos esto con un tono más bajo. Es un inválido de guerra. También lo fue Cervantes. Pero desgraciadamente en España hay actualmente demasiados mutilados. Y, si Dios no nos ayuda, pronto habrá muchísimos más. Me atormenta el pensar que el general Millán-Astray pudiera dictar las normas de la psicología de la masa. Un mutilado que carezca de la grandeza espiritual de Cervantes, es de esperar que encuentre un terrible alivio viendo cómo se multiplican los mutilados a su alrededor."

Millán-Astray: "Muera la intelectualidad traidora" "Viva la muerte"

Miguel de Unamuno: "Éste es el templo de la inteligencia, y yo soy su sumo sacerdote. Estáis profanando su sagrado recinto. Venceréis, porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis. Para convencer hay que persuadir, y para persuadir necesitaréis algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil el pediros que penséis en España. He dicho."


11 abril 2010

Primer trimestre del año en Venezuela: inflación, recesión y racionamientos

Periódicamente realizo modificaciones en la tabla de ajuste por inflación, en la medida que el Banco Central de Venezuela publique estadísticas sobre el Índice Nacional de Precios (INP).

Luego de tres meses del año 2010, hemos convenido en corregir nuestra predicción sobre la inflación para el presente año en 4,43 hacia abajo, de 34,53% a 30,10%, esta modificación es de naturaleza econométrica, pues es producto de la aplicación de herramientas estadísticas de análisis de series temporales de datos publicados por el Banco Central de Venezuela. No contiene juicios de valor, ni es producto de la consideración de escenarios a partir de expectativas de lo que pueda o no hacer el Gobierno en materia de política económica.

La inflación de Venezuela se encuentra entre las más altas del mundo, en un ciclo global donde apenas se está saliendo de una crisis de naturaleza recesiva (precios estables con tendencia a la baja con algunos señales de recuperación), el caso venezolano se sale del patrón de la economía global, con una fuerte caída del PIB en los últimos trimestres y crecimiento de la liquidez monetaria, lo cual condiciona un estado de inflación con recesión. Así cuando la economía mundial muestra signos de recuperación para la venezolana es todo lo contrario.

En los medios y en la calle cada vez que mostramos nuestros análisis la gente nos manifiesta que la inflación es mayor que la registrada por el BCV, creemos que no es así. La conducta humana tiende a exagerar la magnitud de la inflación por dos razones: una mediática producto del estado de confrontación y polarización política de más de diez años, otra, emocional pues desde más tiempo todavía, desde el decenio de los ochenta, el venezolano ha venido soportando de manera continua un estado de inflación que nunca termina. El venezolano tiene razón en pensar que la inflación es alta, de hecho lo es, pero las cifras mensuales son correctas en términos de los procedimientos de recolección estadística, se hace conforme a las prácticas universales para tales efectos.

Lo que sí es novedoso es que desde el momento en que el Gobierno realizó el último ajuste cambiario, es que los más afectados son los que tienen que dedicar una mayor proporción de sus ingresos al gasto en alimentación: los pobres y la clase media baja. Seguimos pensando que la clase media en general ha sido la más perjudicada por la inflación durante estos últimos diez años, ahora le toco también a los pobres. No se debe interpretar que los otros estratos son inmunes al alza de precios; a la inflación no le gana casi nadie, el único favorecido con la inflación es el Gobierno y más cuando posee la fuente generadora de divisas. Para el Gobierno la inflación es más recaudación tributaria y más recursos cuando se ve obligado a efectuar ajustes cambiarios, en fin más recursos para gastar.

Creemos que hay una responsabilidad compartida por parte de todos los venezolanos en las gestiones gubernamentales de los últimos treinta años, de manera reiterada en cuanto proceso electoral se sucede el venezolano ha votado por la oferta electoral más populista, por la que ofrezca más dadivas, más asistencialismo, no por la que le invita a trabajar y a hacer algo por este país. Pareciera que lo que más gusta en este país es que no funcionen las instituciones. No escapa ninguna institución donde existan elecciones, se prefiere la conchupancia, el contubernio, la componenda y la perpetuación en el poder.

La historia, como todas, ha sido escrita por los vencedores, sin embargo permite ver entre sus intersticios verdades inobjetables como la que en la vida republicana de este país únicamente el Gobierno de Medina Angarita tuvo una verdadera y autentica propuesta de fortalecimiento institucional, que lamentablemente un suceso fortuito como la enfermedad de Diógenes Escalante dio al traste. Fue el único proyecto de país que no partió de la destrucción de lo existente, sin presos políticos, en libertad.

Un trimestre donde los augurios pueden ser oscuros, piense usted en lo siguiente:

  • Más liquidez monetaria;
  • Estabilización de precios del petróleo;
  • Racionamientos;
  • Insuficiente aprovisionamiento de divisas
  • Momento electoral;

Por un lado más demanda y por otro una oferta con complicaciones para responder al mercado. Saqué usted mismo sus conclusiones.

En este enlace puedes descargar tabla de ajuste por inflación con los nuevos valores: http://www.franciscocontreras.com.ve/Archivos/Tabla%20de%20reexpresi%c3%b3n.exe

05 abril 2010

Sobre la propuesta de Edwin Erminy: “Primer Concurso Nacional de ideas: estrategias para sobrevivir como docente”

Me pareció interesante compartir con Ustedes, un artículo de opinión, aparecido en el diario "Mundo: economía y negocios" con fecha 5 de abril de 2010 página 3, donde el Dramaturgo y Colega Universitario Profesor Edwin Erminy hace una invitación para participar en el "Primer Concurso Nacional de ideas: estrategias para sobrevivir como docente".

El enlace del documento citado es: http://www.elmundo.com.ve/Default.aspx?id_portal=1&id_page=15&Id_Noticia=14589

Esta iniciativa trajo del recuerdo una realizada en nuestra Universidad de Carabobo, por el Profesor Gustavo Guevara Inciarte, con la creación de una Asociación de Profesores: ASOPELBO. No tuvimos éxito en la convocatoria por nuestras justas reivindicaciones de los ochenta, época en la cual nuestro ingreso sufrió más de 80 % de deterioro en el poder adquisitivo (recientemente publiqué en mi blog una hoja de cálculo con información sobre el empobrecimiento secular del profesor universitario http://www.franciscojcontrerasm.com/prospectiva/?p=506). Esta Asociación no pretendió ser paralela a la APUC, sería un apéndice de ella, agrupando a los profesores no votantes y más limpios (depauperados).

La condición del docente universitario en Venezuela es muy particular, no es empleado público, tampoco trabajador de ninguna especie, nos las pasamos entre el limbo y el purgatorio sin tener a quien reclamar, y con pena ajena por no hacerlo. Algunos no dan clase, la quitan, otros dan vergüenza, pero en su mayoría son Docentes de verdad, verdad. La estructura de incentivos existente en nuestra alma mater es una incitación para que el profesor realice carrera política y no académica. Como ocurre en el país la mejor opción para un venezolano es ser político y si es del partido del gobierno mucho mejor, hay probabilidad de salvarse de los acosos que sufre el común de los venezolanos producto del Imperio, de Uribe Velez, de la Oposición en fin del calentamiento global.

Vivimos aplastados por la madre naturaleza, cuando nos estábamos acostumbrando al niño le dio por irse y ahora llueve sin saber que maldición global nos traerá, hasta ahora el Gobierno nos ha dado alguna tranquilidad pues la llovizna causó unos apagoncitos, nada más. Así mis colegas les remito la invitación del Profesor Edwin Erminy.


El texto de invitación es el siguiente:

"Abr 05, 2010, 05:27 PM

Queridos colegas:

Este sábado, aprovechando que entregaron los Cesta Ticket (que son de las pocas alegrías que me quedan en la vida), fui a hacer mercado; así que lo que reporto tiene toda la fuerza de la actualidad: para que un profesor de nuestra universidad sobreviva tiene que trabajar al menos 2,5 veces un tiempo completo a dedicación exclusiva.

Comprobar este sencillo hecho aritmético me sirve para confirmar la sabiduría del siempre vilipendiado Carlos Marx cuando establecía la diferencia entre los proletarios, cuyos ingresos están calculados estrictamente para que puedan reproducir su fuerza de trabajo en beneficio del capital, y el lumpen, que está marginado del aparato productivo y, por lo tanto, no importa mucho si se muere de hambre. Hoy sábado 27 de abril a las 11:00 a.m., descubrí que oficialmente formo parte del Lumpen Profesariat. Que, con postgrado en el exterior, premios municipales y obra publicada, amén de una vida dedicada al servicio de la educación y la cultura, ya no me alcanza para comer.

Es bueno saber dónde está uno ubicado socialmente porque eso le permite a uno ajustar sus expectativas. Nunca tendré carro, ni casa propia; no debería tener hijos ni otras cargas familiares (o debería deshacerme de ellas a la brevedad posible); ni hablar de comprar libros, viajar o ir al cine, fantasías pequeño burguesas que sembró en nuestra psiquis el ancien regime. Teniendo esto claro, podemos diseñar estrategias para afrontar de manera diligente la realidad.

Aquí ofrezco algunas ideas, con la esperanza de que los que lean esto puedan sugerirme otras. La mejor sugerencia se ganará un Cesta Ticket que tengo encaletado en la cartera:

  • Asignarle a cada profesor un platico para que, al estilo de los monjes budistas, reciban al final de cada clase una propina si los estudiantes encontraron que la clase fue provechosa o, cuando menos, agradable. El plato debería ser más bien un cuenco para permitir que los estudiantes más generosos puedan además colocar alimentos líquidos o sólidos, mezclados con el dinero.
  • Aprovechar el peligroso paso peatonal frente a nuestra universidad para constituir equipos de a tres docentes (uno con franela roja, otro con amarilla y otro con verde), que entre clase y clase se conviertan en semáforos humanos que, por una módica suma que no enriquece ni empobrece, garanticen la vida de los transeúntes.
  • Colaborar con el ahorro energético ofreciendo el servicio de cargar estudiantes por las escaleras y así reducir el uso de ascensores.
  • Colocar filas de profesores frente a las ventanas para convertirlos en cortinas humanas inteligentes que oscurezcan los salones para que se puedan proyectar presentaciones de video en las aulas.
  • Asumir de una buena vez la carga horaria de 2,5 veces tiempo completo a dedicación exclusiva, que debe implicar algo así como 20 horas diarias de presencia en la institución. Al multiplicar de esa manera la productividad de cada docente, estaremos aportando a la masificación de la educación superior. Calculando media hora para el aseo personal y las necesidades fisiológicas, una hora para comer, dos horas optimistas perdidas en el tráfico (aumentan si hay que dar clases en dos núcleos), nos quedaría media hora completa para dormir, actividades de descanso y tiempo libre. ¿Será que creamos una comisión de deportes para usar ese tiempo provechosamente?


Por favor envíen sus ideas a erminy01@yahoo.com. Espero, literalmente con hambre, sus aportes. El tema salarial es apenas uno de los muchos desafíos que tenemos por delante los docentes para construir y defender la universidad que soñamos. Ojala no ignoremos el llamado a organizarnos e incorporarnos a la lucha por la defensa del Alma Mater en esta hora difícil.

Atentamente,


Edwin Erminy


Docente universitario Edwin Erminy"