22 octubre 2009

Tabla de ajuste por inflación de Venezuela (Abril 2014)

Puedes descargar, desde el enlace indicado al final, una hoja en formato excel cuyo propósito es servir como herramienta de reexpresión en función de la inflación.

Su utilidad es limitada, ya que en Venezuela, las bases de formulación del índice de precios se han modificado siete veces desde 1950 (1957, 1968, 1970, 1984, 1990, 1997 y 2007).

Durante la última modificación (2007) se creó un Índice Nacional de Precios, con una complicación adicional: la referencia anterior era el índice para el Área Metropolitana de Caracas.
Antes del caos socialista

Se debe tener el cuidado con reexpresiones que combinan posiciones en bolivares con mediación de equivalencias en dólares.

Se cometen errores cuando se utiliza el dólar para formarse una idea de la pérdida de valor del bolívar, ya que también el dólar sufre deterioro de poder adquisitivo. Es por ello que cuando usamos esta tabla, previamente reexpresamos en dólares según la inflación en Estados Unidos.

Esperamos que revises y nos hagas llegar tus observaciones.

Agradecemos tu opinión.

Francisco J Contreras M


Enlace para descargar tabla de ajuste

24 septiembre 2009

RENOVACIÓN Y MODERNIZACIÓN DEL PARQUE AUTOMOTOR NACIONAL EN ARMONÍA CON EL MEDIO AMBIENTE Y EL DESARROLLO SOCIAL (ECODESARROLLO)

Hacia el mes de mayo del 2008 se me encargó formular un esquema que sirviera de base para ejecutar un proyecto de renovación y modernización del parque automotor venezolano. La propuesta debía estar sujeta a criterios eminentemente sociales y de respeto ambiental. Más específicamente consistía en una aproximación centrada en la fabricación de un vehículo familiar en total armonía con en medio ambiente. Recordemos a nuestros lectores fuera de nuestra nación, que Venezuela es un país petrolero, con una alta densidad de vehículos a energía fósil (para un país de desarrollo equivalente), con un deficiente servicio de transporte y con un parque automotor anticuado.

La propuesta no llegó a materializarse, no pasó de este esquema, las razones no vienen al caso, había interés, necesidad y recursos, faltó lo demás. En la unidad de extensión de la Universidad de Carabobo, el Centro de Extensión y Asistencia Técnica a las Empresas (CEATE), participantes en diversos programas de consultoría me han solicitado su divulgación y es por ello con propósitos didácticos que ahora se hace.

No se hace mención alguna a documentación bibliográfica pues este documento solo persigue constituirse en una lista explicativa del cómo diseñar una investigación sobre el tema. Se trata de un ejercicio de aplicación a partir del estado del arte en el ámbito del análisis de externalidades en economía.

Esquema de presentación
• Naturaleza del proyecto
• El sistema de transporte y el parque automotor
• El problema del parque automotor fuera de especificaciones
• Marco Conceptual
• Métodos con base en precios de mercado
• Métodos con base en valoración directa de costos reales y potenciales
• Métodos con base en mercados hipotéticos
• Variables origen de pérdida social y mecanismos compensadores
• Soluciones alternas a la optimización del uso del parque automotor

Naturaleza del proyecto
La investigación consiste en la evaluación económica de la renovación y modernización del parque automotor terrestre, en términos de la comparación costo / beneficio, entre el mantenimiento del status actual de antigüedad del parque automotor y la opción de un programa de desincorporación de unidades consideradas un “mal social” y su remplazo por unidades nuevas.

Se debe tener en cuenta que la renovación del parque automotor es una de las perspectivas del problema ambiental surgido del sistema de transporte; también existen otras relacionadas con la conducta cívica, con las normas y regulaciones públicas, con la inversión en infraestructura vial, con el planeamiento urbano. Así pues la optimización del uso del parque automotor constituye una perspectiva complementaria de condición necesaria en el manejo del problema ambiental.

El tema de la evaluación costo beneficio social requiere una aproximación multidisciplinaria por los variados efectos ambientales pero es una aproximación eminentemente económica en términos de evaluación de opciones de política pública. Es un problema de Valoración Social de Impacto Ambiental y se asume universalmente que el tema necesita de una reducción en unidades de medida monetaria, de allí el planteamiento organizacional que sigue en las siguientes líneas de este documento.

El problema de la valoración de impacto ambiental reside en que gran parte de ellos no tienen precio de mercado, nadie puede decir de la observación directa de un fenómeno ambiental, esto cuesta el daño sobre la capa de ozono, nadie compra o vende (por ahora) el aire que respiramos, no posee mercado, en consecuencia hay que estimarlos indirectamente, y en eso, la única respuesta que existe es la de la teoría económica con sus diversas variantes, alcances y limitaciones.

Sistema de transporte y parque automotor
• La movilidad es una necesidad, no básica pero si muy importante; el transporte es un facilitador de procesos y servicios en una sociedad: producción, educación, salud, disfrute etc.
• Al ser indispensable en cierta medida, también es necesario que su operación se haga bajo condiciones que garanticen buena operación y un mínimo de impactos negativos.

Beneficios del transporte
• Reduce costos de producción
• Aumenta productividad e ingresos
• Establece bases para la diversificación de la economía
• Fomenta la integración externa e interna de procesos productivos
• Contribuye a mejorar la calidad vida y la destrezas laborales de las personas
• Ahorros en tiempo de viaje

Costos del transporte
• Costos de la infraestructura requerida
• Cuantificación externalidades (seguridad vial, niveles de ruido, paisajismo, contaminación, fuentes de energía)
• Costos uso del suelo
• Gobierno (subsidios, impuestos, gestión)

El problema del parque automotor fuera de especificaciones
De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año mueren cerca de unas 800.000 personas por causas asociadas a la contaminación sónica, del aire urbano, del espacio geográfico. Además, un 5% del Producto Interno Bruto (PIB) de los países en desarrollo se pierde por las consecuencias que ésta tiene, primordialmente en gastos del sector salud y en días de trabajo perdidos.
El drama no termina, se añade el efecto del calentamiento global, despilfarro de recursos naturales, ocupación indeseada de espacios,…

Marco Conceptual

Dilemas de la valoración económica
• Ausencia de un mercado capaz de auto regular el consumo de bienes ambientales vía precio de equilibrio (imperfecciones y externalidades)
• Falta de definición de los derechos de propiedad de los recursos naturales y ambientales (costos de transacción)

Consideraciones sociales:
• Distribución del Ingreso. Los supuestos fundamentales sobre los cuales se basan los proyectos de desarrollo, permiten que la eficiencia sea medida sin tener en cuenta a quién corresponden los beneficios y costos, y sin considerar si la sociedad se preocupa por la distribución prevaleciente del ingreso
• Equidad Inter generacional. Los impactos de los proyectos sobre los recursos naturales y ambientales pueden ser sentidos a lo largo de varios períodos, y algunos de los impactos futuros pueden ser negativos, perjudicando a las generaciones futuras. Este efecto negativo futuro es muy difícil de medir en los procesos de valoración que actualmente se realizan

“…en la búsqueda de la eficiencia económica, cuando estamos ante fenómenos dañosos (externalidades), nos enfrentamos con un problema recíproco que lo que se debe hacer es evitar el daño más grave (entendido éste como evitar la eliminación de la actividad productiva más valiosa). Evitar el daño más grave significa permitir que siga con su trabajo que tenga una producción con un mayor valor”
GONZALO CABALLERO MIGUEZ. Economía ambiental: perspectiva institucional. Revista Galega de Economía, vol. 11, núm. 2 (2002), pp. 1-13, ISSN 1132-2799. Pág. 5

Sobre los métodos

Criterios
• La naturaleza del impacto a evaluar,
• La disponibilidad de datos e información de campo (según las investigaciones de cada grupo experto)
• La disponibilidad de información y datos de aceptación internacional de:
o Organismos internacionales calificados y,
o La existente en instituciones venezolanas reconocidas

Métodos con base en precios de mercado

Cuando los efectos son cuantificables directamente vía precios del mercado

Cambios en productividad
Se basa en el análisis tradicional de costo beneficio. Se consideran los cambios físicos en la producción y los insumos, valorándolos a precios de mercado, dentro y fuera del sitio de estudio, los costos y beneficios de la ejecución o no del proyecto, así como su efecto en el tiempo

Pérdida de ganancias (costos de enfermedad/capital humano)
Mide el cambio en la productividad humana. Comprende la pérdida de ingresos y costos médicos resultado del daño ambiental causado por un proyecto o actividad económica determinada. Esta técnica no pretende dar un valor “real” a la vida o al ser humano consecuencia de una enfermedad o la muerte, puesto que estas consideraciones implicarían problemas éticos, morales y religiosos. Por lo tanto, más bien busca valorar en términos monetarios el efecto negativo de la contaminación por las diversas actividades económicas sobre los seres humanos, considerando las causas y efectos

Costos de oportunidad
Se basa en el supuesto de que los costos de usar recursos que no poseen precio o no son transados en el mercado, pueden ser estimados a través de la cuantificación de los ingresos potenciales de estos usos del suelo (actividades productivas alternativas) para la toma de decisiones

Métodos con base en valoración directa de costos reales y potenciales

Cuando los efectos son cuantificables directamente vía valoración directa de impactos

Análisis costo-efectividad
Es apropiado para los programas sociales de salud y población y para el análisis de efectos ambientales. Se basa en fijar un objetivo o estándar predeterminado, analizando diferentes medios para alcanzarlo y evaluando el costo de cada uno. Alternativamente se pueden fijar varios objetivos y decidir cual de ellos es el mejor después de considerar el costo de cada uno de ellos, dada la tecnología existente. En el proceso se debe identificar la alternativa de menor costo que puede ser alcanzada

Gastos preventivos
Establece el valor mínimo que las personas están dispuestas y pueden gastar en prevenir el daño en el ambiente. Este método es también conocido como gastos de mitigación

Costos de mantenimiento
Son los costos adicionales que se producirían si las actividades económicas internas dentro de un país, en un período contable, se hubieran modificado o si sus repercusiones se hubieran mitigado de tal manera que no se hubieran dañado los niveles cuantitativos y cualitativos a largo plazo del medio natural interno y externo

Costos de restauración
Se basa en la medición de los costos potenciales del daño, medidos por estimadores ingenieriles o contables ex-ante de los costos de reposición o restauración de un activo físico o recurso natural producto del daño si la contaminación tuviera lugar

Costos de reemplazo
Este método se basa en los costos estimados a incurrir en la reubicación de un determinado recurso natural o bien el traslado de una determinada actividad productiva o comunidad debido al efecto de un daño ambiental directo o indirecto o bien controlado o no en el ambiente.

Métodos con base en mercados hipotéticos

Cuando los efectos no son cuantificables directamente vía precios o vía valoración directa de impactos

Precios hedónicos (precios de la propiedad)
Se basa en determinar los precios implícitos con respecto a ciertas características que determinan su valor. Por ejemplo el valor de una casa está determinado por factores tales como calidad del entorno, vecindario, ubicación, tamaño y construcción entre otras.

Diferencia de salarios
Consiste en estimar el diferencial de salario requerido por un trabajador para aceptar un trabajo a realizar bajo condiciones ambientalmente distintas a aquellos en que habitualmente se desarrolla

Costos de viaje
Provee información sobre el valor económico de oportunidades de recreación, las cuales son medibles con valores de mercado, a través de la suma de costos de transporte y otros gastos de viaje. Por ejemplo, la demanda de visitas al área (parque), lo que permite valorar indirectamente el valor de un área de recreación pública o privada

Valoración contingente
Se basa en la creación de un mercado hipotético con el cual se busca la determinación del valor para un recurso (principalmente recursos naturales), que no posee valores de mercado. Se le pregunta a los consumidores cuánto estarían dispuestos a pagar o bien cuánto estarían dispuestos a aceptar, por mantener una determinada área protegida o por reducir la contaminación de las aguas, por ejemplo

Experimentos de selección múltiple
Se basa en examinar las respuestas de los individuos (preferencias) a cambios tanto en los atributos de un escenario, como del escenario mismo

Análisis de múltiples criterios (MCA)
Estos métodos aunque no se consideran de valoración económica sino más bien de evaluación económica, permiten el uso de los resultados obtenidos en los procesos de valoración. Además ofrecen procedimientos flexibles para tratar con los diversos efectos cualitativos y cuantitativos ambientales, producto de las decisiones. La principal ventaja de estos modelos consiste en que se puede considerar una gran cantidad de datos, relaciones y objetivos (con frecuencia en conflicto) que por lo general están presentes en un problema de decisión específica del mundo real, de modo que ese problema de decisión concreto puede analizarse desde múltiples perspectivas. El principal objetivo de este tipo de metodología es proveer instrumentos para la toma de decisiones


Variables origen de pérdida social y mecanismos compensadores

Relacionados con el vehículo

Costos externos directos del uso de vehículos
• Polución ambiental:
o Sónica
o Emisiones de olores
o Emisiones de gases
El monóxido de carbono (CO)
Los óxidos de nitrógeno (NOx)
El bióxido de azufre (SO2 )
Partículas de hidrocarburos (PM por sus siglas en inglés)
El plomo (Pb).
• Calentamiento global
• Accidentes
• Congestión vehicular
• Ocupación indeseada de espacio
• Dilapidación de recursos no renovables
• Daños sobre el paisaje, los bienes culturales, históricos
• Líquidos de transmisión y otros aceites hidráulicos, aceites del motor, aceites del diferencias y de caja de cambios
• Líquidos de frenos
• Filtros de combustible
• Líquidos de refrigeración y anticongelantes
• Baterías de arranque
• Filtros de aceite
• Componentes con mercurio
• Fluidos del sistema de aire acondicionado, del depósito de gas licuado y cualquier otro fluido peligroso
• Condensadores de PCB/PCT
• Sistemas “air-bags”
• Zapatas de freno con amianto
• Componentes y materiales que contengan plomo, mercurio, cadmio y/o cromo
• Hexavalente (baterías de níquel-cadmio)

Impactos derivados (en función de lo que lleva o carga un vehículo de transporte pesado)
• Impactos visuales
• Impactos ambientales asociados con la gestión de los Cauchos Fuera de Uso (NFU)
• Impactos ambientales asociados con la gestión de los Residuos de Construcción y Demolición (RCD) y Residuos de Desmontes
• Impactos ambientales asociados con la gestión de los lodos
• Impactos ambientales asociados con la gestión de residuos de matadero, decomisos, sanitarios y animales muertos y animales enteros
• Impactos ambientales asociados con la gestión de los residuos sanitarios
• Impactos ambientales asociados con la gestión de los residuos agrarios, forestales y ganaderos
• Impactos ambientales asociados con la gestión de purines y gallinaza
• Impactos derivados
• Impactos ambientales asociados con la gestión de los residuos urbanos

Dispositivos internos de control de emisiones
Diesel
o Filtros de partículas diesel (DPFs por sus siglas en inglés: Diesel Particulate Filters)
o Catalizadores de oxidación diesel (DOCs por sus siglas en inglés: Diesel Oxidation Catalyzers)
o Absorbedores de NOx
o Recirculación de gases de escapes (EGR, por sus siglas en inglés: Exhaust Gas Recirculation) que extrae una porción de los gases de escape y los usa para modificar el proceso de combustión mismo
o Reducción catalítica selectiva (SCR, por sus siglas en inglés: Selective Catalytic Reduction)

Gasolina:
o Control en las tasas aire - combustible mediante inyección electrónica y control instantáneo computarizado,
o Regulación de encendido (Ignition timing) que afecta la economía de combustible y la emisión de NOx y HC
o Mejoras en la tasa de compresión que mejora la eficiencia térmica provocando un menor consumo de combustible y aumentando la potencia de los motores.
o Sistemas de diagnóstico a bordo, que permiten evaluar mediante sensores y dispositivos electrónicos el buen desempeño del motor complementando estos avances.
o Los convertidores catalíticos de tres vías que utilizan los vehículos que usan gasolina

Disposiciones externas de control de emisiones
o Uso de diesel de bajo azufre (LSD, por sus siglas en inglés: Low Sulfur Diesel) para un rendimiento óptimo.
o En el caso de vehículos a gasolina, el eliminar completamente el plomo de su formulación permitió el uso general de convertidores catalíticos
o Disminuir el azufre en la gasolina repercute en una mayor durabilidad de los convertidores catalíticos de tres vías
o Uso de combustibles duales (gasolina – gas)
o Manejo de fluidos, piezas y partes
Origen, impactos, métodos y proveedores de información
(buscar en los enlaces documentos para la descarga)

Experiencias alternas
o Los costos del Transporte son mucho más altos en ciudades extensas que en las ciudades densas o compactas: ciudades con una densidad poblacional alta (hay que crear incentivos para la desconcentración, hay que regular,…)
o La congestión y una insuficiente infraestructura reducen la productividad y la viabilidad económica de un país, aumentan el costo del transporte, y deterioran el ambiente (medidas para regular la congestión y mejorar la infraestructura)
o Los costos externos ocultos del transporte público masivo desvían claramente la inversión hacia el transporte individual en vehículo privado, con un costo más alto a largo plazo. La mala calidad del servicio lo convierte en un bien inferior (hay que mejorar la calidad de los servicios públicos)
o El transporte sostenible (comprende los factores, metas e impactos en las dimensiones ambiental, social y económica, además de los instrumentos fiscales y legales necesarios y adecuados para abordar los problemas ambientales)
o Entre los principales problemas para desarrollar los escenarios urbanos y resolver sus problemas, se contemplan las incidencias de los planes de ampliación de la red de transporte masivo en las megalópolis, y de vías para la conurbación de las ciudades intermedias conformando la “ciudad región ”
o Las relaciones entre la ciudad, su economía, el transporte y la calidad de vida para los moradores, deben enfocarse a resolver la movilidad, la competitividad, el equilibrio y el saneamiento ambiental
o Cuando se agota el modelo de inversión en infraestructuras, se plantea la necesidad de apostarle a la calidad antes que a la cantidad
o Mejorar el servicio de transporte y optimizar la infraestructura existente, son prioridades que anteceden a la creación de la nueva y costosa infraestructura
o La experiencia de los sistemas de transporte masivo, ha mostrado importantes repercusiones demográficas, sociales y culturales, relacionadas con la planificación urbana y el fomento de las actividades económicas.

Requerimientos necesarios

Se espera que los expertos proporcionen data histórica suficiente para armar series cronológicas que tengan al menos diez años de manera que califiquen desde el punto de vista estocástico (sobre todo en lo referente al parque automotor, consumo de combustible, siniestros,…)

Enlaces:
http://www.franciscocontreras.com.ve/Autom/FJCM_LOCTI_UC.pdf
http://www.franciscocontreras.com.ve/Autom/LOCTI_IA.pdf

Francisco J Contreras M
http://www.franciscocontreras.com.ve
http://franciscojcontrerasm.blogspot.com
http://www.franciscojcontrerasm.com/prospectiva
acad@franciscocontreras.com.ve


21 septiembre 2009

LA INFLACIÓN DEL MES DE AGOSTO DEL 2009

Según información aparecida en el sitio internet del Banco Central de Venezuela , la inflación correspondiente al mes de agosto alcanzó 2,2%. Por octavo mes consecutivo la inflación se ubica en un nivel por debajo de lo esperado por los expertos y por encima de lo anticipado por el Gobierno. Para que la meta del Gobierno (26%) se alcance, la inflación mensual debería ubicarse en lo sucesivo en 2,16%, para que ocurra lo esperado por los expertos (más de 32,55 % en promedio) la inflación mensual debería sobrepasar el 3,46% en los meses sucesivos del año en curso. Debemos tener en cuenta que el Gobierno ajustó la meta esperada de la inflación en 11 puntos, desde 15 % a 26%, es de recordar que hasta el presente, durante los últimos 60 años los Gobiernos venezolanos jamás han alcanzado las metas propuestas. Podemos esperar que esta vez el gobierno pueda estar cerca de la meta ajustada, y que definitivamente los expertos, al no revisar sus pronósticos hacia abajo, tengan un mayor error de predicción.

En estos últimos dos meses nos parece que de una coyuntura predominantemente recesiva, se esté evolucionando hacia una coyuntura expansiva e inflacionaria derivada de un mayor gasto interno. Sin embargo, este impulso de demanda tiene poco efecto sobre la economía real por la severa restricción existente a nivel de aprovisionamiento de divisas a través de CADIVI, lo cual impide que un mayor gasto se acompañe de una mayor producción. De una situación donde la gente estaba comprando menos, ahora quiere gastar más y no encuentra lo que quiere, y lo que puede adquirir solo será posible pagando un precio más alto. Con sus variaciones, la inflación tiende a repuntar, es lo que se observa al comparar la serie del año 2007-08 con la serie 2008-09. La polarización política sigue impidiendo que el buen juicio sobre los acontecimientos se imponga a la hora de evaluar el entorno. En términos estratégicos, utilizando como criterio los hechos, las acciones gubernamentales tienen una mayor alineación que las de la oposición, a título de ejemplo, aún cuando en el seno del gobierno pueda haber desacuerdos, La Ley Orgánica de Educación fue promovida de manera integral por todas sus fuerzas, por el contrario, aún cuando la oposición toda esté en su contra, sus propuestas no son de consenso único, y a veces contradictorias, así unos se inclinaron por un abrogatorio y otros disintieron, no hay alineación.

Una vez más somos el país de peor desempeño en términos de estabilización dentro de América Latina, lo más próximo de nuestro caso son Honduras y Argentina. La inflación en Venezuela no tiene las consecuencias empobrecedoras de otros países, somos la excepción a la regla, y ello tiene su razón de ser en la naturaleza petrolera de la nación. En países pobres y no petroleros, en sus diversas escalas sociales, las posibilidades de reducción de gasto es prácticamente nula, de manera coloquial, otro latinoamericano frente a la inflación no tiene opción, debe reducir compras esenciales, el Venezolano puede emparejar su situación reduciendo la ingesta de licor, las compras de celulares de moda, y con algo de picardía rebuscarse y apropiarse de una renta sin esfuerzo y sin sacrificios fundamentales.

Dos eventos de fuerza contradictoria, por un lado la estabilización y recuperación de los precios del petróleo que tiende a reducir el riesgo soberano, y por otra parte, la inestabilidad política generada por la radicalización e intensificación de la propuesta política del Presidente Chávez, que conduce a mayor riesgo país, ambas dan como resultado un riesgo país menor que el de hace doce meses pero con tendencia al deterioro. No sería atrevido pensar que el país a pesar de la crisis financiera mundial disfruta todavía de la bonanza petrolera. Es difícil razonar en términos hipotéticos, pero no deja de tentar en qué estado estaría el país hoy, con una menor conflictividad interna y externa, y con una política industrial auténticamente venezolana, donde en lugar de propiciar la importación de vehículos, se incentivara su producción nacional, donde en lugar de lidiar con la creación costosa de complementariedades con Argentina, se consolidara la que existe con Colombia.

Si en medio de la crisis financiera las reservas internacionales, no se redujeron de manera sustancial y más bien se mantienen, se puede esperar un cambio en la política económica de Venezuela, el regreso al tradicional empuje de demanda a través del gasto. La percepción de una estabilización del mercado petrolero con leve tendencia de mejora de los precios y el recién descubrimiento de reservas gasíferas, facilita para el Gobierno el regreso de lo corriente en este país: la flexibilización de las finanzas, la aprobación y facilitación de divisas a través de CADIVI, la expansión para financiar el empleo. Los anuncios de nuevas medidas ratifican la repetitiva forma con que todos los Gobiernos desde hace 60 años desarrollan política pública: desplegar acciones de naturaleza coyuntural sin una aproximación de largo plazo. La política económica cortoplacista resulta bien efectiva para amortiguar y frenar la protesta social, la presión de los medios, la crítica opositora.

El nuevo escenario de gasto corrige la inflación hacia arriba, creemos que aún el nivel de precios no alcanzará el 30%.

Cuando sobreviene una onda expansiva, la de mayor liquidez de fin de año, aunada a la expectativa de gasto expansivo por parte del Gobierno, el aparato productivo donde la capacidad instalada apenas se utiliza en no más de 50% puede beneficiarse de una mayor absorción de los gastos fijos y, ese es el dilema, y es la alerta que se dispara: podríamos estar a las puertas de un repunte inflacionario, si el desmantelamiento industrial ha sido definitivo y el suministro de componente importado no se flexibiliza y se ejecuta a costo unitario de divisas medio de 3,5 Bs / dólar. Ya se nota un fenómeno propio de situaciones expansivas: el impulso de precios.

Creemos que la fuerte contención de la actividad de la Industria Automotriz Venezolana y sus sectores conexos (autopartistas) continuará, la flexibilización del otorgamiento de divisas por parte de CADIVI, llega tarde para lo que queda de año, ponerse al día con proveedores y recuperar su confianza y asegurar los despachos requiere un lapso superior a tres meses. El mercado de vehículos es donde mejor se refleja la distorsión que produce en el mercado los controles de precios o divisas: el precio de los vehículos nuevos es más bajo que el de los usados. Mientras las listas de espera para la adquisición de un automóvil nuevo crecen y el ciclo de espera en promedio se extiende a más de siete meses, los negocios de vehículos de segunda mano lucen abarrotados. Es por ello que hemos opinado que la inflación es relevada por la escasez. El mercado automotriz es un buen revelador de lo que acontece en el país, un vehículo es en Venezuela, al mismo tiempo, status, refugio de valor y una necesidad básica.

Otro tema importante es el de la construcción de soluciones habitacionales. La falta de conducción estratégica política, sobre todo a nivel de clase media, dio lugar a la desaparición del esquema del ajuste por IPC, y de planes flexibles para la adquisición de vivienda. La consecuencia, de tratar de resolver un problema sin comprenderlo, ha sido la de dejar fuera del mercado a una gran proporción de la clase media. El ciclo de fabricación de viviendas requiere mínimo 24 meses, si la inflación por año se ubica en 20 %, el impacto anualizado de costos para el período es de 44%, con esa incertidumbre cómo se proponen precios para el bien final, sin error de predicción, cómo evitar pérdidas o ganancias extraordinarias. La consecuencia: el esquema de venta prácticamente es de contado: 40-60% de inicial y 60%-40% al final. De esta manera un apartamento de unos 80 metros cuadrados cuyo valor es Bs 428.000, requiere una inicial de Bs 256.800 distribuida en 24 meses a la razón de Bs. 21.400 y al final disponer de Bs 171.200 para el cierre de la operación, una transacción prácticamente de contado accesible sólo para quien posea ingresos sobre Bs 71.333 mensuales (si no posee ahorros equivalente a la inicial), y si la posee requeriría Bs 14.732 mensuales.

Se nota gráficamente la validez de nuestra hipótesis sobre la estabilización del mercado petrolero y la flexibilización cambiaria, con alzas y bajas, pero últimamente con tendencia a la estabilización del valor del bono soberano entre 5 $ y 6 $, insinúa que el momento de impacto de la crisis financiera ya pasó, en términos sísmicos pareciera que lo que resta son réplicas del movimiento mayor.


Francisco J Contreras M
http://www.franciscocontreras.com.ve
http://franciscojcontrerasm.blogspot.com
http://www.franciscojcontrerasm.com/prospectiva
acad@franciscocontreras.com.ve

04 septiembre 2009

Zona de descarga

I. Entorno


Reportes sobre la inflación en Venezuela:



Informes sobre la economía venezolana



Economía internacional



Temas especiales



II. Finanzas



III. Gerencia Estratégica y Control de Gestión



IV. Política



V. Prospectiva y Previsión


Materiales sobre Planificación Estratégica del Programa de Gerencia Avanzada del Centro de Extensión y Asistencia Técnica a las Empresas de la Universidad de Carabobo:

    01 agosto 2009

    Un mercado cambiario distorsionado entre Venezuela y sus socios comerciales: Colombia y USA

    Si el comercio internacional, reflejara en su balanza comercial, las inflaciones relativas a cada país, sería imposible exportar desde Venezuela hacia Colombia, nada absolutamente que no sea Petróleo y derivados del hierro y del aluminio. Significa esto que una empresa no tradicional en Venezuela tendría que superar un efecto neto de desventaja de costos de 152% (tomando como base Julio del año 1996) para ser competitiva frente a sus similares en Colombia. Esta es una de las consecuencias de un anclaje del tipo de cambio, en un país con una inflación muy superior a la media mundial. Las variaciones en la inflación de ambos países no compensadas con modificaciones de la tasa de cambio acumulan un diferencial de una vez y media a favor de Colombia.

    Igualmente ocurre con el otro socio comercial de Venezuela: Estados Unidos. Tomando como base, la tasa de cambio (bolívares por dólar), bien sea de Julio del año 1994, o de Junio del año 1996, a la fecha del mes de Junio del 2009, la tasa de cambio debería estar entre 5,86 Bs / US $ (base 94) y 5,41 (base 96). Un analista externo, que no conociera a nuestro país, no comprendería como aún así se exporta alguno que otro producto no tradicional a Estados Unidos. El cómo se manufactura en Venezuela, está fuera del alcance de explicación teórica alguna, la hipótesis que resta es que el sistema de precios está tan distorsionado, que las etiquetas de precios en los bienes y servicios constituyen tan sólo una ficción, y que por supuesto existe un mercado subterráneo y desconocido donde opera un sistema paralelo que no deja rastro alguno.


    El mismo ejercicio lo podemos efectuar en relación con nuestro hermano país, la conclusión la misma, estamos inmersos en una tremenda distorsión del sistema de precios relativos. Si el tipo de cambio de Venezuela se ajustara para reflejar los estados de inflación en Colombia y en nuestro país, con base en los precios del año 1994, debería ser 3,18 bolívares por peso, con base en los precios del año 1996, el nivel tendría que alcanzar 2,51 bolívares por peso. El Colombiano añora los sueldos venezolanos y el Venezolano los precios colombianos, ambos quisieran un sueldo de Venezuela y el precio de un automóvil de Colombia. No se puede esperar más de estos pueblos macondianos, por supuesto todo referido a una tasa de cambio de 2,15 bolívares por dólar.


    En Venezuela, los expertos realizan muchos ejercicios, uno de ellos consiste en relacionar la liquidez monetaria ampliada con el nivel de reserva, otro seguir el comportamiento de los bonos soberanos, en ambos casos se les toma como referencia gerencial a la hora de estimar costos y precios cuando existe componente importado. Es una maraña de evaluaciones donde sólo al final, una vez cerrado el ciclo de producción, distribución y venta, es que se despeja la incertidumbre, que por supuesto introduce costos de transacción e ineficiencias. De este modo solo se puede sobrevivir en un ambiente inflacionario y de crecimiento de liquidez que permita cubrir los errores de predicción. Las tasas de cambio referenciales oscilan entre el nivel oficial de 2,15 bolívares por dólar, 6,04 bolívares por dólar, hasta 7,10 bolívares por dólar, al final en algún lugar estará. Nada que ver con la realidad de un empresario chileno donde montar una operación de comercio internacional, en comparación con nuestra travesía, es como salir a retirar efectivo de un cajero electrónico del banco de la esquina.



    Somos tan volubles como el comportamiento de las reservas internacionales netas, mientras en Colombia se nota un comportamiento estable y creciente, en Venezuela es creciente con grandes fluctuaciones. Tan fácil como mandar a la pareja a la Conchinchina y luego plagar a la ciudad de grafitis pidiendo el regreso de la persona amada, tan fácil como escuchar a un candidato a elecciones decir que en tres meses lo resuelve todo, y sin dinero, y luego afirmar que su Institución está técnicamente cerrada, tan fácil como cerrar una frontera y obligar a dos pueblos a averiguárselas a pie y decir que somos hermanos del alma, apoltronado entre óleos de pintores famosos y pleno de comodidades, tan fácil como afirmar “como vaya viniendo vamos viendo”, tan fácil que nos hemos habituado a esperarlo todo del país y a no hacer nada por él. En Venezuela los responsables son los otros: “el imperio”, “Chávez”, “la pareja”, “el jefe”, “el trabajador”, “el capitalismo”, “el socialismo”, “Uribe”, “Insulza”, “la OEA”, nadie se responsabiliza de nada, y menos el Gobierno.

    Todas estas circunstancias condicionan el éxito de propuestas empresariales en Venezuela. Organizaciones como FARMATODO, CHURROMANÍA, QUICK PRESS, son ejemplos emblemáticos, en ese país, del éxito de organizaciones fundadas esencialmente en intangibles: talento humano, innovación y capital de organizacional. Con un Estado tan regulador de la actividad económica la única manera de sobrevivir y ser exitoso está en la capacidad organizacional, más que en las posesiones de maquinarias, equipos y edificaciones. En esta área de empresas fundadas en crecimiento e innovación, Venezuela sólo es superada por México y Brasil en el desarrollo de franquicias[1] : 65 % de las 380 empresas establecidas en el país son venezolanas. Es más difícil la apropiación, expropiación y/o confiscación de posiciones intangibles que de tangibles.
    Como lo hemos venido analizando y más adelante compartiremos, detallaremos los condicionantes del éxito competitivo bajo régimen de intervención extrema y de volatilidad económica. Venezuela es un buen laboratorio viviente para determinar esos condicionantes. El tipo de empresa ideal es la pequeña y mediana empresa familiar o no con una buena acta constitutiva, en un futuro próximo lo expondremos.


    [1] http://www.franquiciashoy.com/article.cfm?id=960





    30 julio 2009

    Colombia y Venezuela lo que pudo haber sido y nunca fue: Una referencia del buen desarrollo y de la grandeza Iberoamericana

    Pocos vecinos en el mundo han tenido la oportunidad de estos dos pobres países, hoy. Juntos contienen unos de los más bellos parajes tropicales, una de las mayores masas demográficas de lengua española, un cúmulo de culturas compartidas, un mismo origen, una dotación envidiable de toda variedad de recursos naturales. Coloquialmente hablando, pareciera que al momento de la creación, Dios en medio de su agotadora jornada, para lograr hacer más justa la repartición celestial, nos envió a nosotros colombianos y venezolanos, para compensar el error de habernos colocado casi a las puertas del Edén.

    Fuente: cuadro resumen elaborado a partir de datos proporcionados por el Centro de Estudios Latinoamericanos (CESLA), http://www.cesla.com/.

    Paradojas y contradicciones, en Colombia las FARC con toda su carga de violencia, el día 24 de Julio del 2009, ante los acontecimientos de Honduras ha llamado al respeto de la constitucionalidad y a la paz que en su país arrastra por el suelo. En Venezuela, donde expresar cualquier inocente comentario que no sea de apoyo al Gobierno, es motivo para el vilipendio, para el insulto, hasta para recibir acusaciones de “vende patria”, ese mismo Gobierno hace llamados al pueblo de Honduras para que haga en su suelo, lo que aquí condena y le niega a los suyos. Al menos los colombianos demuestran su orgullo por García Márquez, cuando en Venezuela muchos no saben ni siquiera quien fue Don Andrés Bello.

    De un lado lo que es la historia, pues el centro del mundo prácticamente ya no constituye el Atlántico, se ha desplazado al Pacífico: el futuro. Al igual que el Canadá, EEUU, Centroamérica, Colombia-Venezuela mostrarían juntas, historia y futuro, costas hacia al Atlántico y al Pacífico de equivalente extensión y con una posición privilegiada hacia el sur. Dos países con una frontera muy viva e interrelacionada por vínculos de sangre, no los de la guerra sino de gente que de lado y lado tiene lazos de consanguinidad. La gente de ese extensa frontera comparte lazos culturales más profundos que los de cada quien hacia su propio país. El Pacífico es, desde ya, el centro de gravedad mundial sobre el cual se asientan las regiones de mayor dinamismo cultural, tecnológico, económico y político: la costa oriental de China, Japón, la costa occidental de EEUU y la costa occidental de Canadá, El Pacífico nos espera. Allí se encuentra nuestro destino, en el cómo insertarse en esa conurbación que se creará más allá de los nacionalismos y soberanías.

    En términos prospectivos, en el corto y mediano plazo, la dotación de energía fósil otorga ventaja a Venezuela, en el mediano y largo plazo, con un mundo volcado al Pacífico, la ventaja es de Colombia. En un mundo diferente y mejor, aquí y ahora y de ahora a siempre, colombianos y venezolanos podrían estar a las puertas de una verdadera gran nación, si lo económico se preciara tanto como lo político. Si estos países no fuesen la vitrina donde se enfrentan dos modelos políticos, con uno excluyente como el llamado “Socialismo del Siglo XXI”, los sueños de un mundo mejor para esos pueblos estarían en el camino de la felicidad. La fortaleza de Venezuela: la energía fósil, tiene su lado débil: más de 44 % de su PIB, proviene del petróleo y servicios.

    Para tener una idea más en detalle de estos países, nuevamente recurrimos a los datos proporcionados por el Centro de Estudios Latinoamericanos (http://www.cesla.com/).
    Fuente: Centro de Estudios Latinoamericanos (CESLA). http://www.cesla.com/

    Podemos ratificar la hipótesis de la inestabilidad que introduce en una economía, estar sujeta a la dinámica de un producto como el petróleo. Durante más de un siglo de disfrute de la ventaja de tener una dotación privilegiada de una mercancía estratégica, Venezuela no ha logrado “sembrar” el excedente dentro de sus propias fronteras. La riqueza que debería retornar el negocio petrolero, transitoriamente entra bajo forma de poder de compra externa, que brevemente pasa por el país para regresar al resto del mundo, no se ha quedado en Venezuela. Como ave migratoria, los proventos del petróleo pasan una breve estación en nuestro país, y larga estación en el resto del mundo, donde se reproduce.

    Fuente: Banco Central de Venezuela. http://www.bcv.org.ve//
    Banco de la República. http://www.banrep.gov.co/

    El crecimiento del PIB en ambos países, valida la hipótesis de la mayor volatilidad de la economía venezolana, y también, el vínculo entre ambas economías, estos vecinos tienen condiciones estructurales de complementariedad, aún cuando no ha sido política de Estado, en las dos naciones, el potenciar las ventajas competitivas derivadas de una coordinación de sus políticas económicas. En algún momento, el peso de la historia descargará su veredicto sobre todos esos líderes, que conduciendo a sus países en nombre del pueblo, no supieron responder a la altura del encargo que les obligaba.

    A pesar de la colosal ventaja que otorga a un país el tener una abundante dotación de factores, y entre ellos, de petróleo que es la base de la energía que sostiene la civilización actual, Colombia ha venido emparejando la cuenta. La brecha entre Colombia y Venezuela, de la productividad por habitante, en términos de generación de reservas internacionales, ha venido disminuyendo, a pesar de los ininterrumpidos 10 años de bonanza petrolera que ha disfrutado Venezuela. Para los años sesenta esa diferencia era de 95%, hoy en día se ha reducido a 49%.
    Fuente: cálculos propios.

    Generar un dólar de reservas internacionales netas por habitante, representaba para el año 1960, un 95 % más de esfuerzo para un colombiano en relación con un venezolano, la diferencia es aún grande: 49%, pero se ha reducido a la mitad.
    Fuente: cálculos propios

    El peso que ha tomado la economía petrolera en Venezuela es de tal magnitud que en los últimos diez años, el saldo de la balanza comercial, entre ambas naciones, se ha hecho tremendamente deficitario en contra de Venezuela. El desequilibrio no es deseable para ambas naciones, por un lado introduce una situación de dependencia agroalimentaria y fabril de aprovisionamiento para Venezuela, y por otra parte, coloca a Colombia, en una situación de volatilidad inducida de la economía venezolana, al constituir ese comercio más del 20 % de las exportaciones colombianas. Es por ello que consideramos una obligación moral, de los líderes de ambas naciones, el crear condiciones institucionales de largo plazo que subordinen los intereses políticos al bienestar de sus pueblos, asegurando estabilidad económica de largo plazo.

    El peligro más allá de la diatriba política binacional, es económico, hay que encauzar, armonizar y coordinar la política económica de ambos países, el daño colateral económico y social a los pueblos , es mayor que cualquier otro beneficio ideológico o político circunstancial que tengan los que conducen cada país, más allá de sus supuestas buenas intenciones. El comercio puede caer estructuralmente, no tanto por razones políticas, sino por falta de acuerdos, una morosidad como la mostrada en el cuadro siguiente es mayor amenaza que cualquier otra.
    Fuente: http://www.andigraf.com.co/noticias_boletines/home/vip/VENEZUELA_APOYO_A_COLOMBIA_MAYO_20.ppt

    El comercio binacional, seguirá siendo importante, difícilmente una complementariedad económica, social, cultural y tecnológica pueda ser desplazada por cualquier otra relación, sea con el Caribe, Ecuador, Argentina o Brasil, quienes se suponen podrían llenar el vacío comercial de comercio entre Venezuela y Colombia. Hoy los países que se disputan la supremacía en el destino mundial inobjetablemente son China y EEUU, sin embargo, con modelos políticos, historia y cultura bien diferentes, están coordinando sus estrategias. Usted jamás verá una guerra de improperios entre Obama y Hu Jintao, esto sólo es propio del atraso cultural y cívico del liderazgo político latinoamericano, que monta sus shows para perpetuarse en el poder apostando a la ignorancia de sus pueblos.

    Francisco J Contreras M

    13 julio 2009

    REPORTE SOBRE LA INFLACIÓN DEL MES DE JUNIO 2009 DE VENEZUELA

    Según información aparecida esta semana en el sitio internet del Banco Central de Venezuela [1], la inflación correspondiente al mes de junio alcanzó 1,8%. Por sexto mes consecutivo la inflación se ubica en un nivel por debajo de lo esperado por los expertos y por encima de lo anticipado por el Gobierno. Para que la meta del Gobierno (20%) se alcance, la inflación mensual debería ubicarse en lo sucesivo en 1,33%, para que ocurra lo esperado por los expertos (más de 32,55 % en promedio) la inflación mensual debería sobrepasar el 2,74% en los meses sucesivos del año en curso. Debemos tener en cuenta que el Gobierno ajustó la meta esperada de la inflación en 5 puntos, desde 15 % a 20%, es de recordar que hasta el presente, durante los últimos 60 años los Gobiernos venezolanos jamás han alcanzado las metas propuestas.


    Por primera vez, durante los últimos siete meses, los expertos comienzan a plantear la naturaleza recesiva de la coyuntura actual en Venezuela. Así, José Guerra opina sobre el bajo nivel de precios en comparación con lo observado que: "La otra explicación sería la fuerte contracción de la demanda que está viviendo el país, que implica que la gente está comprando menos" [2] . Efectivamente, el que gente está comprando menos es una verdad en sí misma. Con sus variaciones, la inflación tiende a ser menor en el tiempo, es lo que se observa al comparar la serie del año 2007-08 con la serie 2008.09. La polarización política impide que el buen juicio sobre los acontecimientos se imponga a la hora de evaluar el entorno, muy nocivo pues, una buena estrategia es la que se funda sobre el enunciado de cursos de acción posibles, y no sobre el deseo de que las cosas vayan mal, bajo la creencia de que eso perjudica al Gobierno, todo lo contrario le favorece, vivir anunciando catástrofes que nunca se materializan, se traduce a posteriori en una pérdida de crédito para el experto y en votos para el Gobierno.


    En lo que va de año, sigue siendo nuestro país el de peor desempeño en términos de estabilización dentro de América Latina, lo más próximo de nuestro caso es Argentina. En ambos países la dotación ventajosa de recursos naturales, permite a sus gobiernos sustraerse de la necesidad de acometer políticas económicas de regulación a través del mercado, pero la contraparte de ese comportamiento es la inestabilidad de los precios internos. Alternativamente, pudiéramos asumir que en esas naciones sus ciudadanos relevan a los gobernantes de la responsabilidad social de mantener la estabilidad y el crecimiento económico, de otra manera el costo político lo impediría, y perderían elecciones, excepción esta semana cuando el Gobierno de la Sra. Cristina Fernández, sufrió una derrota electoral que le obligó a realizar cambios en su gabinete. En Venezuela y Argentina la fortaleza fiscal de sus Gobiernos no requiere de un sector privado productivo eficiente que les proporcione financiamiento.


    Las reservas internacionales, en términos reales, a pesar de la disminución del precio del petróleo, no se han reducido de manera sustancial. El Gobierno ha sido efectivo en el manejo de las reservas internacionales lo que ratifica la ortodoxia: si tus ingresos caen reduce el gasto, si el valor de lo exportado baja, procura una baja equivalente en las importaciones, así ha ocurrido. Esta si es una excepción en Venezuela, este ha sido el único Gobierno, durante los últimos 60 años, que ha podido mantener bajo control el mercado cambiario. Se confirma la regla: sólo gobiernos fuertes pueden ejecutar políticas ortodoxas de contención cambiaria. No se puede esperar un cambio en la política económica de Venezuela, los hechos ratifican el carácter ortodoxo y fondomonetarista de la política de ajuste económico, el actual Gobierno ha logrado una reducción de Gasto Público que nunca pudieron acometer los Gobiernos de la llamada cuarta república. Es la ventaja de los Gobiernos sin contrapesos de poder, no están sometidos a la protesta social, a la presión de los medios, a la desaprobación de los otros poderes públicos, definitivamente se tienen las ventajas de Gobiernos autoritarios. Fue la ventaja que en el pasado los Gobiernos, como el de Taiwan (los años de la guerra fría), Corea del Sur (sometida permanentemente a amenazas de Corea del Norte), Chile de Pinochet, disfrutaron y que les permitió fuertes reducciones en el gasto público real sin consecuencias políticas.

    Si se mantiene el estado actual de política económica, sin desbocamiento del gasto público, estadísticamente las predicciones para lo que resta del año son las siguientes:


    Cómo sobrevive un aparato productivo a la caída de la demanda cuando tiene una gran proporción de gastos fijos y donde la capacidad instalada a penas se utiliza en no más de 50%, ese es el dilema, y es la alerta que se dispara: podríamos estar a las puertas de una severa recesión y a un desmantelamiento industrial. Ya se nota un fenómeno propio de situaciones de fuerte recesión, el desborde de las capacidades de almacenamiento de productos donde hay retornables, por ejemplo, botellas y gaveras, el ciclo genera acumulación de inventarios de productos finales y la resaca del regreso de retornables sin reutilización, una acumulación adicional.

    Una de las consecuencias de la fuerte contención del mercado cambiario ha sido la caída de la actividad de la Industria Automotriz venezolana y sus sectores conexos (autopartistas). Es una situación donde mejor se refleja la distorsión que produce en el mercado los controles de precios: el precio de los vehículos nuevos es más bajo que el de los usados. Mientras las listas de espera para la adquisición de un automóvil nuevo crecen y el ciclo de espera en promedio se extiende a más de siete meses, los negocios de vehículos de segunda mano lucen abarrotados. Es por ello que hemos opinado que la inflación es relevada por la escasez. El mercado automotriz es un buen revelador de lo que acontece en el país, un vehículo es en Venezuela, al mismo tiempo, status, refugio de valor y una necesidad básica. Si el auto usado gana valor, el mismo se transforma en un refugio de valor para la familia, en una Nación donde el ahorro es penalizado, pues es la norma el mantenimiento eterno de tasas de interés negativas, de manera que el patrimonio familiar se protege con la posesión de un auto. Así como en México el sueño de una familia es poseer una vivienda de bloques, en Venezuela lo es la posesión de un vehículo, el que tiene un automóvil hasta se le facilita encontrar pareja, es status, es símbolo de fertilidad y supervivencia. En Venezuela, el servicio público de transporte es uno de los peores de América Latina, e inseguro, no sólo por los accidentes (por abuso de los conductores o mal estado de las unidades), sino por los atracos a que son sometidos los usuarios por la delincuencia, esta es la evidencia que nos conduce a la hipótesis de que en este bello país tropical el mercado automotor es un buen indicador de coyuntura y de las distorsiones estructurales de la economía venezolana.

    Las colas, las colas constituyen una buena fuente de información para el análisis de economías con distorsiones en el sistema de precios relativos. Dos sectores llaman la atención: el de la producción de soluciones habitacionales y el de atención médica. Al Sector Construcción se le quiere forzar a producir soluciones, en un ciclo de producción que requiere mínimo 24 meses, si la inflación por año se ubica en 20 %, el impacto anualizado de costos para el período es de 48%, con esa incertidumbre cómo se proponen precios para el bien final sin error de predicción, cómo evitar pérdidas o ganancias extraordinarias. Por otra parte, se presiona a la socialización de los servicios de salud y se privatiza (se asegura) el financiamiento de la demanda, cómo ajustar la disparidad entre demanda y oferta, igualmente como podemos garantizar el flujo de efectivo necesario para sostener decentemente la infraestructura e intangibles necesarios para la realización del acto médico.

    El socialismo exitoso (China, India, Chile, países nórdicos, España), ha sido incompatible con la inflación y con la escasez, resulta imposible, utópico planificar con la inestabilidad. Los socialismos exitosos lo han sido, no destruyendo el mercado, sino administrando sus fallos, no destruyendo el capital sino acumulándolo, no destruyendo el patrimonio de las familias sino acrecentándolo. El futuro de un país se construye promoviendo una poderosa clase media emprendedora, ampliándola, extendiéndola, no proletarizándola, al revés hay que “desproletarizar” la pobreza y, empoderar al venezolano para permitirle realizarse como ciudadano emprendedor, dueño de su de su destino.

    El enlace para la descarga de este documento es:

    http://www.franciscocontreras.com.ve/Archivos/Sexto_reporte_inf_Jun_09_v93.pdf

    Francisco J Contreras M

    http://www.franciscocontreras.com.ve
    http://franciscojcontrerasm.blogspot.com
    http://www.franciscojcontrerasm.com/prospectiva
    acad@franciscocontreras.com.ve

    [1] http://www.bcv.org.ve/excel/4_5_7.xls?id=410
    [2] http://www.ciea.org.ve/noticias.asp?idnoticia=44

    22 junio 2009

    LA ENFERMEDAD HOLANDESA Y EL EFECTO VENEZUELA (SEGUNDA PARTE)

    Se ha retomado el debate sobre la enfermedad holandesa en Venezuela, y sirven estos últimos diez años para someter a la prueba lo que se ha llamado “Programa Nacional Popular” como aproximación del manejo de una riqueza como la del petróleo. Más allá de lo político y lo ideológico no parece que la administración de dicho recurso supere en resultados para el país con respecto a las otras propuestas. Desde la participación en regalías e impuestos por el uso de un recurso propiedad del Estado, pasando por la nacionalización, por la apertura y ahora por el PNP, no hemos tenido logros, se sigue siendo el mismo país que compra en el mercado internacional casi todo y que fuera del petróleo no existe más nada, todo esto sin adentrarnos en el análisis de la empresa estatal PDVSA, en términos gerenciales, de progreso técnico, de creación de riqueza.

    Vale la pena recordar un poema de Jorge Alberto Zalamea:
    “De Venezuela la rica, la más rica, la mil veces rica, la riquísima – inesperado centro de musicalia, sede de la más audaz arquitectura, lonja de artistas, mecenas estrellado (¡oh antifaz, oh máscara, oh irrisión!) -, de Venezuela humeante de petróleo, humeante de pan, han venido cinco millones de pobres venezolanos y los millares de sombras que toman aquí, entre vosotros, vacaciones de los penales, presidios y cárceles en que pagan el planteamiento de un pleito: ¡el vuestro, el nuestro!” El sueño de las Escalinatas (Bogotá 1964)[1]

    El poema de Zalamea nos remite a la tragedia de los países que en medio de la abundancia que le depara la naturaleza, lejos de alcanzar alguna referencia de desarrollo económico y social, se encuentran en el estancamiento o la involución. No obstante, acostumbrados a fijar la atención en ejemplos de mal desarrollo, hay excepciones, países con cuantiosos recursos naturales que superaron la susodicha maldición de la abundancia: Australia, Canadá, Finlandia, Noruega, Nueva Zelanda y Suecia. O, como lo vienen intentando durante los últimos decenios, países como Costa Rica, Chile, Malasia, Mauricio y Botswana. La regularidad en estos procesos está en una fuerte convicción cívica que impide ceder a la tentación del uso de esos recursos con fines esencialmente políticos, a través de formas de legitimación electoral. Es el Estado al servicio de la gente y no al revés, la clave de éxito.

    Se sigue hablando de la Enfermedad Holandesa en Venezuela, y el verdadero problema es que se sigue pensando que los objetos y las cosas poseen atributos morales[2], cuando estos corresponden a los humanos, así se plantea que el petróleo, estiércol del diablo, es la fuente de las desgracias de este país, ¡pues no! , está en la propia gente, en los venezolanos. Pensamos que tampoco la causa está en los líderes que han dirigido este país, ellos simplemente han aprovechado la oportunidad que brinda un pueblo cuya cultura, por alguna razón, esta imbuida de inmediatismo, amante de la retórica, y con valores poco propicios para el desarrollo de la ciudadanía.

    Cuadro de Hipótesis: La posesión de recursos que no son productos del trabajo, con cualificación rentística, sume a los pueblos en una suerte de maldición de abundancia.

    Tesis I: La renta petrolera ha desbordado la capacidad de absorción de capital de la economía venezolana: La estrechez del mercado estableció límites a la expansión industrial, la sobrevaluación del bolívar, con el cierre del mercado externo, se erigió en obstáculo al desarrollo. Venezuela, por la estrechez de su mercado interno, a nivel de formación de precios, está constituida por oligopolios técnicamente inevitables. Tanto el cierre al sector externo como la apertura sin regulaciones son extremos y no pueden ser la guía para la instrumentación de políticas económica.

    Tesis II: El ingreso intermitente y masivo de divisas lleva a una sobrevaluación del tipo de cambio y a una pérdida de competitividad, lo que perjudica al sector transable. Al apreciarse el tipo de cambio real, los recursos se reasignan desde la manufactura hacia los segmentos no transables y a la rama primario-exportadora en auge. Esto distorsiona la estructura de la economía al distraer los fondos que podrían dirigirse a los sectores que propician más valor agregado, empleo, progreso técnico y efectos de encadenamiento.

    Tesis III: Esa abundancia de recursos externos, alimentada por los flujos que generan las exportaciones y los créditos fáciles, lleva a un auge temporal del gasto e inversión improductiva: generalmente significa un desperdicio de recursos que impulsa la sustitución de productos nacionales por importados. Más grave aún cuando es el Estado el administrador de los sectores con ventaja comparativa de costos, porque los incentivos perversos operan a favor del deseo de perpetuidad en el poder, de quienes lo detentan, a costa de los intereses del propio país.

    Tesis IV: La explotación de los recursos naturales no renovables en forma de enclaves crea poderosos Estados empresarios dentro de débiles Estados Nación. Una regularidad en los países con poco éxito en la administración de la abundancia, es que dan lugar a Gobiernos Empresarios, con un Estado de débiles instituciones. De los fallos del mercado pasamos a los fallos del ejercicio del poder sin límites, ni contrapesos.

    Tesis V: El problema radica en los gobiernos, los empresarios e incluso la ciudadanía de nuestros países con mal desarrollo: no han sido capaces de idear las políticas económicas y las reformas legal-estructurales requeridas, ni se ha podido conformar las alianzas y los consensos necesarios para aprovechar las enormes potencialidades y asegurar la transición de economías dependientes hacia economías autosustentables, con integración nacional y mercado interno; en suma, hacia sociedades más justas y equilibradas.

    Estas reflexiones hemos querido compartirlas entre nosotros, con grupo de profesores perteneciente a la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, de la Universidad de Carabobo, como parte de nuestra propia actividad. Ha sido redactado este escrito por Francisco J Contreras M, y no compromete al grupo lo escrito en el mismo.

    Francisco J Contreras M


    [1] Jorge Alberto Zalamea. “Sueño sobre las Escalinatas”. Bogotá, 1964.
    http://www.palabravirtual.com/index.php?ir=ver_voz1.php&wid=2479&p=Jorge%20Zalamea&t=Ya%20est%C3%A1is%20aqu%C3%AD,%20creyentes%E2%80%A6%20(El%20sue%C3%B1o%20de%20las%20escalinatas%203)&o=Jorge%20Zalamea

    [2] Existe un buen trabajo donde se puede encontrar una aproximación del planteamiento, citamos al Profesor Jesús Puerta: “Raíces de esa semantización moral del petróleo las encontramos ya en Alberto Adriani, cuando considera al petróleo como una mina más que daña el ambiente natural y no contribuye a formar la ética del trabajo y el ahorro del "homo economicus" que Venezuela requiere para poder desarrollar una economía independiente”, aún cuando pensamos la idea de Alberto Adriani corresponden más bien un planteamiento económico del cómo utilizar un recurso y transformarlo en fuente de desarrollo, es el uso el que da lugar a un incentivo perverso favorable al gasto improductivo.
    http://74.125.95.132/search?q=cache:Pwt31kWoNKcJ:servicio.cid.uc.edu.ve/faces/revista/a6n13/6-13-7.pdf+%22jes%C3%BAs+Puerta%22+petr%C3%B3leo&cd=1&hl=es&ct=clnk&gl=ve

    08 junio 2009

    REPORTE SOBRE LA INFLACIÓN DEL MES DE MAYO 2009 DE VENEZUELA

    Según información aparecida esta semana en el sitio internet del Banco Central de Venezuela[1], la inflación correspondiente al mes de mayo alcanzó 2,0%. Por quinto mes consecutivo la inflación se ubica en un nivel por debajo de lo esperado por los expertos y por encima de lo anticipado por el Gobierno. Para que la meta del Gobierno (15%) se alcance, la inflación mensual debería ubicarse en lo sucesivo en 0,78%, para que ocurra lo esperado por los expertos (más de 32,55 en promedio) la inflación mensual debería sobrepasar el 2,85% en los meses sucesivos del año en curso.


    Las cifras mostradas causan sorpresa en muchas personas que leen este reporte, piensan que la inflación es mayor. En esta oportunidad mostraremos el por qué a muchos les parece que la información sobre la inflación está subestimada. Vamos a utilizar la siguiente información sobre el ingreso nominal, supongamos que en Venezuela el patrón de distribución de ingresos es el siguiente:



    Si este fuese el caso, y si como es nuestra hipótesis, el grueso del impacto inflacionario recae sobre la clase media (estratos A, B y C) que es el 21% de la población, si quien lee este reporte, es del estrato de la clase media, tiene razón y los argumentos: por ejemplo, en la ciudad de Valencia una arepa rellena y un vaso pequeño de algún batido, en Octubre del 2008, le costaba 18 bolívares, hoy mayo del 2009, adquiere el paquete en 27 bolívares, el efecto precio fue de 53% durante el período, por supuesto está sufriendo un impacto muy superior al 14 % del período según el IPCN estimado por el Banco Central de Venezuela. ¿Cómo resulta posible que la arepa y el batido hayan subido 54% y el IPCN revele 14%? La respuesta está en la tabla siguiente:


    Como podrá observar efectivamente la inflación le impacta en 54 %, pero Usted pertenece a un grupo cuyo peso en el IPCN es de 21 %. Por supuesto la hipótesis exagera, pues el estrato AB + C está incluyendo gente (estrato C) cuyo efecto probablemente sea similar al de los estratos D y E, con lo cual la importancia atribuida al 53 % sea menor. En conclusión a Usted la arepa le aumentó en 53% pero al resto le aumentó sólo en 4%. Le recordamos que estamos refiriéndonos a un grupo familiar con dos salarios. Reiteramos, es la clase media la que soporta el mayor impacto de la inflación, sus opciones de consumo disminuyen pues la gama de productos se reduce, sufren el mayor efecto inflacionario pues los productos que compran son los de mayor componente importado (y estos todavía no han ajustado sus precios al salir de la lista CADIVI) y no pueden recurrir a otros mercados pues el costo de la búsqueda alternativa (por ejemplo en establecimientos de MERCAL) puede anular las ventajas de precios más bajos.


    Sigue siendo nuestro país el de peor desempeño en términos de estabilización dentro de América Latina, ello nos remite a nuestra hipótesis: la crisis en nuestro país es de otra naturaleza, guarda más relación con la conducción económica y política del Gobierno, que con la crisis financiera mundial, similar al caso Argentino. La naturaleza de la crisis financiera actual es esencialmente recesiva, es decir, con cierre de empresas, con caída del crecimiento, con desempleo y con disminución del índice general de precios, así lo revela la evidencia empírica en el mundo, América Latina no es la excepción, salvo los casos Venezuela y Argentina. No es azar, Argentina es uno de los graneros más importantes del mundo y Venezuela uno de los proveedores de petróleo más importantes del mundo, hace en ambos casos, que el Estado no tenga que hacer grandes esfuerzos de regulación eficiente del mercado o ser eficiente en sí mismo como productor de bienes y servicios. Es esta razón por la cual el argumento de que la tierra y la riqueza del subsuelo son generadores de renta, mas no de riqueza, es en cierta manera válido.

    Mucho se ha hablado sobre la historia económica del país durante la era petrolera, incluso llegándose a señalar al petróleo como el “estiércol del diablo”, expresión que se le atribuye a Juan Pablo Pérez Alfonzo en su diagnóstico de los setenta sobre el “efecto Venezuela”. Uno encuentra tanto en el pensamiento de derecha, como el de izquierda, la demonización del petróleo, cuando es un asunto político con efectos económicos. Mucha tinta ha corrido tratando el tema en términos sociológicos, ideológicos y políticos, ello es importante e insoslayable, pero es imperdonable el desdén con que se ha manejado la aproximación económica del asunto, al ideologizar cualquier análisis económico por considerarlo “neoliberal”, como si las fuerzas del mercado operaran sólo bajo en capitalismo, cuando peor son los males bajo las formas arcaicas del socialismo, donde brota como la mala hierba la especulación y los “mercados negros”. Las formas exitosas de socialismo, con más libertades (Chile, España,…), o con menos libertades (China) guardan relación con la manera como se conduce la política económica: a través de las fuerzas del mercado, no sustituyéndolas.

    En nuestro medio reina la retórica, de modo que se le puede atribuir a Alberto Adriani y a Arturo Uslar Pietri, inclinaciones fisiocráticas por enunciar una frase como la de “sembrar el petróleo”, cuando la expresión corresponde a una manera de hacer llegar al gran público, la idea de que ese recurso no renovable había que darle otro uso, diferente al de transformarnos en compradores de baratijas, a través del comercio internacional, así se fuera socialista o capitalista, y que había que dar un uso a los recursos derivados del petróleo anticipando las respuestas del mercado, no con la fatal arrogancia de pretender su destrucción, cuando al mercado apenas se le puede regular. El discurso académico venezolano está muy cargado de hipótesis, especulación y poca evidencia.


    Hemos construido una tabla tomando valores constantes del precio del petróleo (al año 2008), calculando los precios promedios como media geométrica de la serie mensual que va desde el año 2004 al año 2008. En estos tiempos de socialismo a la venezolana, desde el 1994, se pueden identificar tres momentos, uno de tendencia a la baja en el precio del petróleo (1994-98), otro de estabilidad (1999-04) y otro de alza (2005-08), en todo momento, con bajas o con alzas unos precios que ningún otro bien ha tenido en el mercado mundial. En ese lapso ha ingresado al país casi 872.000 millones de dólares: ¿Cuánto se quedó en el país en términos de infraestructura social, de parques industriales, de reducción drástica de la pobreza? ¿Cuánto hemos dilapidado?, de allí que califiquemos al problema como económico.


    Lo que fue una hipótesis es una realidad: diferimiento de los compromisos de pagos con proveedores y sector laboral, reducción del otorgamiento de divisas a través de CADIVI, disminución del aporte a Gobernaciones, Alcaldías, Universidades, y todavía resulta insuficiente para la contención de la inflación. De alguna u otra forma no existe alternativa, hay que contener el gasto y asegurar el uso productivo de los que nos queda, porque no tenemos recursos para sostener compras en el exterior. Neoliberal, populista o socialista del siglo XXI, un sistema de Gobierno puede mejorar las cosas pero no hacer milagros, aumentar la capacidad productiva de un país no se logra en menos de seis años, ni con discursos. La única forma de cerrar esa brecha entre el gasto y la producción en Venezuela es a través de la inversión, preguntamos: ¿Desde cuándo no se realiza un esfuerzo real de crecimiento?, buscando la respuesta llegamos de nuevo a la Venezuela de Alberto Adriani. El asunto es como desviar los proventos de la explotación de hidrocarburos desde al gasto a la inversión. No se puede vivir eternamente gastando más de lo que se produce.

    Si se mantiene el estado actual de política económica, sin desbocamiento del gasto público, estadísticamente las predicciones para lo que resta del año son las siguientes:


    La inflación del lado de los costos penaliza más que la inflación por el lado de la demanda, en los próximos meses es posible que podamos poner a prueba este planteamiento; se trata de la industria automotriz y de la industria de autopartes, las cuales se encuentran haciendo frente a dos problemas: los laborales y el aprovisionamiento de divisas para hacer frente a sus necesidades. Cuando se trata de inflación de demanda la industria puede responder con mayor producción, no pierde, ni existe riesgo de quiebra. Algo bien diferente es cuando tus costos suben y tienes dificultades para transferir los efectos a precios, es el caso actual. En el caso de inflación de costos e impacto recesivo, los efectos de costos no se limitan al aumento de precios de los insumos, se extienden, pues la absorción de los costos fijos disminuye y se distribuye entre menos unidades con una incidencia mayor de costos.


    Hasta hace algunos años la venta de vehículos reflejaba mejor la coyuntura. Hoy en día la motivación de compra no sólo responde la necesidad de uso y de status, es un medio de resguardo del patrimonio familiar, a lo cual se añade la moderación de la oferta a través del suministro de divisas de CADIVI y la programación de la importación de vehículos. El futuro es indeterminado con tendencia a la baja.

    Este documento puede ser descargado desde el siguiente enlace:
    http://www.franciscocontreras.com.ve/Archivos/Quinto_reporte_inf_May_09.pdf

    Francisco J Contreras M
    http://www.franciscocontreras.com.ve
    http://franciscojcontrerasm.blogspot.com
    http://franciscojcontrerasm.wordpress.com
    acad@franciscocontreras.com.ve

    [1] http://www.bcv.org.ve/excel/4_5_7.xls?id=410

    01 junio 2009

    EL MAL HOLANDES Y EL EFECTO VENEZUELA

    Durante el decenio de los sesenta, en el pasado siglo, el descubrimiento de grandes yacimientos de gas en el Mar del Norte, se tradujo en un aumento considerable de los ingresos de los Países Bajos. El florín se apreció, aumentando su tasa de cambio frente a otras divisas. El que la moneda nacional se aprecie se tradujo también en una pérdida de competitividad de las exportaciones no relacionadas con la energía fósil, de manera que el sector tradicional exportador (en Venezuela el sector petrolero) no deja posibilidades para el desarrollo de otros sectores de exportación.

    Lo que llama la atención es que, en Venezuela, llamen al fenómeno “Enfermedad Holandesa”, igual que en el resto del mundo. Decimos esto porque en Venezuela por los años treinta ya Alberto Adriani (ver foto) lo había anticipado y junto con Arturo Uslar Pietri enunciaron una frase que todavía retumba en los oídos de muchos sin saber por qué: “Hay que sembrar el petróleo”, y esto fue lo que hicieron los gobernantes de los países bajos, sin haber consultado a los expertos, reiteramos “sembraron el petróleo”, tal como lo aconsejaron Adriani y Uslar.

    Pensamos, que es un error asociar los males públicos del país con los vaivenes del negocio petrolero. Es como responsabilizar a los cerdos por los males del virus H1N1 y decidiéramos sacrificar a los porcinos. Pues no, ha sido responsabilidad exclusiva de los gobernantes, desde el inicio de la era petrolera, de este país, con la excepción del Gobierno del General Isaías Medina Angarita, del nefasto uso de los proventos derivados del petróleo.

    Es triste que el mundo llame mal holandés a algo que fue diagnosticado treinta años antes por nuestros venezolanos, y que el tributo de las prescripciones se le acrediten a Warner Max Corden y J. Peter Neary, cuando cincuenta años antes esos mismos pensadores venezolanos lo hicieron en nuestro país.

    Eso que se llama “Mal Holandés” existe en nuestro país en diversas presentaciones. En el ámbito de la Gerencia Pública, no es lo más destacado en el estado del arte de la cosa pública quienes son responsables del destino de la nación, en la Gerencia Privada el éxito no lo signa la naturaleza emprendedora, en la Actividad Académica lo más preciado y lo más premiado es la pertenencia a algún grupo y la posibilidad detentar algún cargo administrativo o de autoridad. Todo ello se explica en ese “laizzer faire, laizzer passer” que rodea al ejercicio del poder.

    Así como el sector transable (exportador) se ve afectado por el mantenimiento de una paridad cambiaria adversa, así mismo un Estado Asistencialista promueve el mercantilismo contra el espíritu emprendedor en el sector privado, promueve valores diferentes a lo académico en las Universidades y el clientelismo sectario en sus entrañas. Menos mal que existe mundo y algunas formas de valor no son controladas por el Estado, al menos hay reconocimiento al talento de Johan Santana y Gustavo Dudamel, no son confiscables, no son expropiables, sobretodo, no dependen de su adscripción alienada a un Presidente, a un Gobernador, a un Alcalde, a una Autoridad Universitaria, a un Mercader. No se sienta aludido, si Usted no es Mercader de oficio, Populista en ejercicio o Profesor sin academia.

    31 mayo 2009

    SOBRE EL COSTO DE RECURSOS PROPIOS EN VENEZUELA, O DEL CUÁNTO SE DEBE ESPERAR GANAR DE UNA INVERSIÓN

    En este país llamado Venezuela donde reina la improvisación, la retórica, donde se formula y se evalúa proyectos toda vez que ya se ha tomado la decisión de ejecutarlos, se está acercando el momento en el cual las decisiones, que involucran recursos, serán evaluadas para asegurarse de que puedan crear valor y no dilapidarlo. Al margen de las consideraciones morales o éticas, toda acción tiene su costo: el sacrificio de otra opción, la que se supone la próxima mejor, pues: “no se puede estar en la misa y en la procesión a la vez”. El que tiene su patrimonio, su fondo de retiro, su pequeña empresa creemos debe también realizar un pequeño esfuerzo para conocer cuánto se debe esperar del buen uso de ese patrimonio, de ese fondo. Aquí pretendemos iniciar la reflexión para tratar de llegar, con nuestro esfuerzo, a una compresión fácil de un tema complejo. Este documento sólo tiene propósitos didácticos, de reflexión, de ayuda, no debe utilizarse con otros fines. En él falta describir la metodología aplicada y su validación, como el crédito y reconocimiento a otros autores tomados como referencia en este trabajo. Al final, un valor alrededor de 17,11 %, es el mínimo que debe exigir después del pago de impuestos, en retorno sobre la inversión, considerando en el flujo de efectivo neto las incidencias cambiarias e inflacionarias, que usted anticipe. La inflación es una variable que afecta de manera diferente cada proyecto o negocio, por ello es mejor formular escenarios sobre flujo de ingresos y el de egresos, considerando diferentes estados de la inflación. Adicionalmente, recordemos que los ingresos y los costos, usualmente no son afectados de igual manera por las alzas de precios.

    En el ámbito de la estimación del costo de recursos propios no existe una teoría general, hay versiones unas más académicas, otras menos, otras prácticas, otras intuitivas. La vía que hemos tomado es la de seleccionar un conjunto de modelos aplicados en economías emergentes, a partir de su consistencia, no tanto estadística o empírica, sino a partir del sentido común, en términos, de exclusión de modelos con resultados extremos, o muy bajos o muy altos. El costo de recursos propios en un país emergente no puede ser inferior al de empresas en EEUU, ni tan alto como para suponer la inexistencia de aliciente para invertir.

    El modelo de valuación de activos de capital (CAPM) es una herramienta financiera que permite valorizar activos de acuerdo a los riesgos asumidos y los retornos esperados por aplicar recursos propios en ellos. El CAPM calcula la tasa de retorno apropiada y requerida para descontar los flujos de efectivo futuros que producirá un activo, dada la percepción de riesgo que tiene ese activo, en otras palabras, el CAPM permite estimar la rentabilidad exigida por el inversionista al asumir una alternativa diferente a la tasa de inversión sin riesgo. En nuestra aproximación asumimos que esa tasa libre de riesgo es la referida al rendimiento de los bonos del tesoro norteamericano (media geométrica de la serie temporal 1928-2008, http://pages.stern.nyu.edu/~adamodar/).

    Según este enfoque el mercado compensa al inversionista por asumir riesgos sistemáticos (no diversificables) pero no por tomar riesgos específicos (diversificables). Si el inversionista tiene una cartera diversificada, los riesgos específicos da cada activo se compensan unos con otros, pero no así aquellos eventos que afectan a toda la cartera. Con una cartera está diversificada el inversionista tan sólo se expone por el riesgo sistemático.

    El beta refleja la sensibilidad específica al riesgo no diversificable del mercado. El mercado, como un todo, tiene un beta de 1. Puesto que es imposible calcular el retorno esperado de todo el mercado, usualmente se utilizan índices, tales como el S&P 500 o el Dow Jones. En nuestro caso, hemos asumido como referencia las estimaciones formuladas por el Profesor Aswath Damodaran (http://pages.stern.nyu.edu/~adamodar/)[1]. Un activo con un beta alto debe ser descontado a una mayor tasa, como medio para recompensar al inversionista por asumir el riesgo que el activo acarrea. Esto se basa en el principio que dice que los inversionistas, entre más riesgosa sea la inversión, requieren mayores retornos. Para efectos de este documento se tomó como referencia el rendimiento del mercado accionario de Estados Unidos (serie temporal 1928-2008 S&P 500), calculado a partir de datos estadísticos publicados por el Profesor Damodaran (http://pages.stern.nyu.edu/~adamodar/).

    Para la estimación de la prima de riesgo país, de Venezuela se utilizó el EMBI+ (Emerging Marquets Bond Index) desarrollado por la firma JP Morgan Chase, de periodicidad diaria. Este indicador está constituido por una canasta de instrumentos en dólares emitidos por el Gobierno, la Banca y las Empresas en países emergentes, los datos pueden ser descargados en http://www.mf.gov.ve/archivos/200109/Riesgo%20Pais%20y%20sus%20indicadores.pdf.

    Para el caso del riesgo crediticio de Venezuela se aplicó el criterio de utilizar las tablas de Bonos Corporativos de Estados Unidos de la misma calificación de riesgo "rating" del bono venezolano usado como referencia (B y BB), la información puede ser localizada en el sitio internet: http://screen.yahoo.com/bonds.html. Estos datos estadísticos se procesaron aplicando media geométrica de los mismos y análisis descriptivo simple. El rendimiento del mercado de capitales de Venezuela puede ser ubicado en el sitio web de la Bolsa de Valores de Caracas: http://http://www.caracasstock.com//.

    Para el año 2005 el Profesor Elvis Zabatti (http://www.avaf.org/website/pres/todas.doc) realizó un estudio presentado en la Instituto Avanzado de Finanzas: " Riesgo País Venezuela y su Impacto en la Rentabilidad de los Negocios". A partir de ese estudio los modelos se actualizaron con data y procedimientos diferentes (a nivel de rendimiento del mercado de capitales de USA y de los bonos del tesoro norteamericano, tomado un horizonte temporal como el sugerido por el profesor Damodaran).

    Para generar información sobre el costo de recursos propios de Venezuela se utilizaron los siguientes modelos:

    El significado de cada símbolo usado es:

    Se trabajó con datos estadísticos de Venezuela y de datos publicados en la página web del Profesor Aswath Damodaran. Se construyó esta tabla evaluando unas catorce formas de cálculo de costo de recursos propios para países emergentes, seleccionando los siete, cuyos resultados se presentan en esta hoja. Estas formas de cálculo se seleccionaron excluyendo aquellas cuyos resultados mostraban valores inferiores a los de EEUU y excluyendo también aquellos cuyos resultados eran mayores a 40%. El resultado fue el siguiente:

    Como premisa para no destruir riqueza, debe interpretarse que en promedio el retorno esperado de los recursos propios en la formulación de proyectos o en la valoración de activos y empresas, debe ser superior a 17,11 %, después del pago de impuestos. Debemos recordar que las incidencias de la inestabilidad económica a nivel de variables resultados (inflación y tasa de cambio) deben ser incorporadas en el análisis en los flujos de efectivo esperados y no en el costo de recursos propios. A título de ejemplo, el beta de procesadoras de alimentos es 0,80, para ese nivel el costo de recursos propios será 15,88%, para inversión en acciones el beta es de 2,08, para ese nivel el costo de recursos propios es de 23,60 %.

    Otro autor importante en el estudio del problema de la valoración en economías emergentes es el Profesor Jaime Sabal, su enfoque y publicaciones pueden ser consultados en el sitio internet: http://www.sabalonline.com/website/site/p_index.php.

    Francisco J Contreras M
    http://www.franciscocontreras.com.ve/
    http://franciscojcontrerasm.blogspot.com/
    http://franciscojcontrerasm.wordpress.com/


    [1] Aswath Damodaran: Es profesor de Finanzas en la Stern School of Business en la Universidad de Nueva York. Conduce cursos sobre finanzas corporativas y valoración, sobre todo con participantes de MBA. Creo que es uno, sino el único profesor que generosamente comparte sus investigaciones, data estadística y experiencias de manera extensiva.